Gobierno insiste en que “no hubo amenazas” para firma de acuerdo migratorio con Estados Unidos

El ministro de Gobernación Enrique Degenhart y la canciller Sandra Jovel defendieron, en conferencia de Prensa, la firma del convenio de asilo migratorio entre la cartera del Interior con el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos EE. UU.

Ministro de Gobernación, Enrique Degenhart y la Canciller, Sandra Jovel. (Foto Prensa Libre: Andrea Orozco)
Ministro de Gobernación, Enrique Degenhart y la Canciller, Sandra Jovel. (Foto Prensa Libre: Andrea Orozco)

Debido a presiones del presidente de EE. UU., Donald Trump, las autoridades guatemaltecas cedieron para firmar un acuerdo de asilo migratorio que permitiría recibir a migrantes de El Salvador y Honduras.

Aunque Relaciones Exteriores y Gobernación afirman que no fueron obligados a firmar, sí insisten en que no hacerlo habría representado pérdidas para millones de guatemaltecos. “No nos obligaron en ningún momento”, dijo la canciller guatemalteca.

“No hubo amenazas” afirmó por su parte Degenhart, quien insistió en que “es un convenio de cooperación, no es de tercer país seguro”, pese a que EE. UU. lo reconoce como tal.

Según Jovel, este acuerdo permitirá luchar contra el crimen organizado, específicamente contra quienes trafican con migrantes y destacó la oportunidad que recibirán los guatemaltecos que podrán optar a una visa temporal de trabajo para el sector agrícola, pero a largo plazo para quienes trabajan en la construcción y los servicios.

La funcionaria también resaltó que la responsabilidad de la firma con EE. UU. fue de Degenhart porque se trata de un tema de seguridad nacional y que el ministro pudo hacerlo por contar con el respaldo y la autoridad del presidente Jimmy Morales delegada en él.

Lea también: Este es el acuerdo migratorio firmado entre Guatemala y Estados Unidos

Los diez puntos que resaltan las autoridades guatemaltecas:

1.- Estaban en riesgo un millón de puesto de trabajo, según la opinión del ministro de Gobernación, Enrique Degenhart.

2.- Permitir que Donald Trump cumpla su amenaza de aplicar cargos a las remesas afectaría el bolsillo de los guatemaltecos.

3.- “Es totalmente falso que Guatemala se esté convirtiendo en un campo de concentración, como algunas personas han dicho”, dijo Degenhart.

4.- No se recibirán solicitudes de niños no acompañados, ni mujeres embarazadas en el tercer trimestre, ni criminales o personas con capacidades especiales.

5.- El convenio tendrá una vigencia de dos años y tendrá una evaluación trimestral para vigilar su cumplimiento.

6.- Los salvadoreños y hondureños podrán solicitar medidas de protección en un punto de ingreso a Guatemala o en otro lugar.

7.- No representaría un gasto mayor al que ya se destina, porque serían tratados con el mismo proceso que se realizan en la actualidad las recepciones migratorias.

8.- “Guatemala es la que va a definir, quién viene, cuándo viene y con qué frecuencia”, informaron las autoridades de Gobernación.

9.- Firmar el acuerdo permite abrir las puertas a otro convenio de visas temporales para trabajadores del sector agrícola.

10.- Con la colaboración de los oficiales federales que vendrán a Guatemala, se podrán hacer procesos de investigación de bandas criminales vinculadas al tráfico de personas.

Lea también: Viceministros desconocen si acuerdo firmado con EE. UU. debe ser aprobado por el Congreso

Degenhart explicó que Guatemala “no se está convirtiendo en un campo de concentración” y que tampoco será una cárcel en donde se mantendrán encerrados los hondureños y salvadoreños, pues estas personas tendrán libre movilidad y serán monitoreados con los controles migratorios actuales.

Los dos ministros criticaron al Procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas, a excancilleres y al excandidato a la Presidencia, Manfredo Marroquín, por haber interpuesto recursos de amparo en la Corte de Constitucionalidad para evitar la firma de este convenio y los señalaron de ser “malos guatemaltecos” y que serán los responsables de dañar a millones de personas si se concretan las amenazas de Trump.

“Tengan mucho cuidado señores que están bloqueando este proceso, pueden afectar directamente a millones de guatemaltecos que el día de mañana los harán a ustedes directamente responsables, no pierdan de vista que la responsabilidad la tienen ustedes”, indicó Degenhart.

Sobre por qué Guatemala todavía no se adhiere al Plan de Desarrollo Integral, liderado por México y al que ya se sumaron Honduras y El Salvador, Jovel indicó que Guatemala analiza dicho plan, para establecer cuáles son los programas que pueden ser aplicados, pero que la firma del acuerdo era urgente.

Lea también: Universitarios toman instalaciones del Musac para evitar ratificación de acuerdo migratorio

Dudas que persisten

A pesar de que los funcionarios explicaron que será EE. UU. quien haga la erogación de presupuesto para la atención de los migrantes hondureños y salvadoreños, no se especificó de qué forma, estas personas recibirán los servicios de salud y educación, si habrá centros de atención que sean dirigidos por entidades del Estado con atención especial a los migrantes solicitantes de asilo o si una vez registrados en las fronteras, los migrantes deberán costear su vivienda y otros servicios.

Tampoco se especificó la cantidad de visas agrícolas que se otorgarán a los guatemaltecos y a partir de cuándo se comenzarán a dar. Tampoco se han socializado los requisitos para aplicar a estas.

Contenido relacionado:

>Gobierno de Guatemala firma acuerdo de asilo con Estados Unidos

> Reacciones al acuerdo migratorio firmado entre Guatemala y EE. UU.

> Norma Torres dice a guatemaltecos que no están solos y que no pierdan la esperanza