Legislativo no apoya el plan del gobierno de convertir al país en un tercer país seguro

Representantes de varias bancadas del Organismo Legislativo señalan que es inviable la ratificación del convenio para que Guatemala se convierta en un tercer país seguro para migrantes, porque no se reúnen las condiciones mínimas para atender a su población, mucho menos para personas de otras nacionalidades.

Publicado el
La ratificación de un acuerdo de tercer país seguro sería muy complicada señalan legisladores. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La ratificación de un acuerdo de tercer país seguro sería muy complicada señalan legisladores. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Los congresistas advierten de que el presidente Jimmy Morales ya no tendría el apoyo ni de las bancadas aliadas, debido a que su mandato está por concluir y porque la aprobación de un convenio de esa naturaleza podría provocar mucho malestar en la sociedad y motivar protestas como las que ocurrieron en el 2017 por el conocido Pacto de Corruptos.

Carlos Barreda, subjefe de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), señaló que están “completamente en contra” de aprobar cualquier convenio que convierta a Guatemala en un tercer país seguro.

“Ya lo manifestamos públicamente. Al igual que nuestra candidata presidencial —Sandra Torres— y el partido, no estamos de acuerdo. Pensamos que el presidente ya no tiene ni la autoridad ni la legitimidad para estar negociando una situación de esta naturaleza y comprometer al Estado de Guatemala”, afirmó el legislador.

Barreda agregó que si en caso llega un acuerdo para ser ratificado por parte del Ejecutivo para convertir a Guatemala en un tercer país seguro, “se volvería a ratificar la posición de un rotundo no”.

Jean Paul Briere, diputado del partido Todos, consideró que es “muy poco probable y complicado” que el Congreso apruebe un convenio de ese tipo.

“El tema es muy delicado. Guatemala no está preparado para ser un tercer país seguro. No tenemos las condiciones que requiere el Convenio de Viena, firmado en 1951. Se tienen que tener estas condiciones: salud, seguridad, educación, acceso a vivienda y trabajo temporal a las personas que esperan su trámite”, explicó Briere.

 Lea también: Los partidos UNE y VAMOS buscan a los alcaldes electos para aliarse en segunda vuelta electoral

El legislador destacó: “Lamentablemente, el país no tiene la capacidad para ofrecer estas condiciones a sus habitantes, mucho menos darlo a personas de otras nacionalidades”.

“No es algo en contra de las personas. Nosotros le abrimos los brazos a gente de cualquier nacionalidad, el tema es que no tenemos capacidad. Veo muy difícil que esto sea ratificado por el Congreso”, aseveró el congresista.

Asimismo, Carlos Chavarría, subjefe de Compromiso, Renovación y Orden (Creo), indicó que está en contra de ratificar un convenio de esa naturaleza porque sería algo con lo que el país no podría lidiar.

“Creo que de llegar un convenio para ser ratificado, no se lograrían los votos necesarios para aprobarlo. Ya el partido de oposición mayoritario dijo que no apoyaría, y considero que las bancadas aliadas al oficialismo ya no darían su apoyo. El presidente está perdiendo poder”, afirmó el congresista.

Chavarría destacó que es evidente “que distintos sectores en el país se han unido en contra de esta propuesta, porque la consideran inviable y sin sentido”.

Lea además: Alejandro Giammettei se posicionó como el candidato favorito en la ciudad capital

“El presidente Morales ya no tiene la legitimidad para negociar un acuerdo de tercer país seguro. Repito, no creo que en el Congreso esta propuesta encuentre respaldo”, agregó el diputado.

Leonel Lira, subjefe de Encuentro por Guatemala (EG), también tuvo una opinión parecida a la de sus colegas al decir que es poco probable que la ratificación de un convenio encuentre apoyo en el Congreso.

“Votaría en contra. No creo que el país deba firmar ese convenio, pues no está listo para tener esa responsabilidad. Esto no tendría respaldo con todo y los posibles aliados que podría tener el presidente o el Gobierno actual”, afirmó el parlamentario.

Señaló que hay que tener en cuenta varios factores, como que el Gobierno ya va de salida y no cree que la bancada del partido de oposición que va a la segunda vuelta vaya a aprobar algo que los deje “amarrados y comprometidos”.

“El rechazo de la población también es bastante grande; por ejemplo, llama mucho la atención que personas que son antagonistas y con posturas e ideologías muy distintas convergen y coinciden en que esto no se debe firman. No creo que el Congreso se vaya a arriesgar a firmar algo que pueda generar una protesta como las del 2017”, aseguró Lira.

Fernando Linares-Beltranena, del Partido de Avanzad Nacional, se mostró a favor de que se firme el convenio, y resaltó que es crucial para que se detenga la migración ilegal.

Contenido relacionado

> Partido oficial es el mayor perdedor de las elecciones presidenciales

> TSE nombra a nuevo jefe de Informática

> Empresarios ya habían evidenciado fallas en el sistema informático del TSE