Un botín llamado IGSS

El Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), fue fundado en 1946, durante el gobierno de Juan José Arévalo Bermejo. Sin embargo, de conquista social se ha convertido en lugar perfecto para el saqueo y la corrupción.

Publicado el
Sede central del IGSS en el Centro Cívico. (Foto: Hemeroteca PL)
Sede central del IGSS en el Centro Cívico. (Foto: Hemeroteca PL)

Constituye una conquista social que a lo largo de las décadas expandió sus programas y con ello el número de afiliados, aunque paralelamente han surgido reclamos por la calidad de los servicios que presta. Son sus activos económicos e inversiones los que lo convirtieron en una institución apetecida que desean controlar diversos sectores, tanto gubernamentales como privados, y a causa de ello su existencia ha transcurrido entre pugnas y codicias.

El IGSS fue creado con el fin de garantizar el derecho a la atención médica de los trabajadores del país, mediante el aporte de éstos, los patronos y el Estado.

Es uno de los principales contratistas, tanto en la compra de medicamentos e insumos relacionados, como en la contratación de pruebas de diagnóstico y servicios médicos externos. Sin embargo, ha sido uno de los principales inconvenientes para los pacientes, que en muchas ocasiones no reciben los medicamentos que necesitan o no son atendidos en las clínicas externas.

Ha trascendido la compra de medicina genérica o de productos sobrevalorados, así como casos de mala práctica médica o deficiente atención en las unidades hospitalarias, por falta de personal.

IGSS.jpg

18 capturados

En agosto de 2013, luego de un vasto operativo de las fuerzas de seguridad fue capturado el exgerente del IGSS, Arnoldo Adán Aval Zamora, junto a otras 17 personas vinculadas con un desfalco de alrededor de Q12 millones en dicha institución.

Escándalo Reyes Mayén

El 9 de abril de 2013 la polémica se desató cuando salió a la luz un video en donde se involucraba a Luis Alberto Reyes Mayén, ex presidente de esa institución, quien habría sido captado en la que era su oficina, en una relación indecorosa junto a una supuesta trabajadora del Seguro Social.

Irregularidades

Durante la administración de Carlos Wholers al frente del IGSS, la corrupción no tuvo límites; luego de una auditoría practicada  en los registros contables se constataron irregularidades por  Q2 mil 287 millones. Sobrevaluaciones, fracionamiento de compras para evitar procesos de licitación, falta de registros de movimientos contables por cantidades millonarias y gastos sin contrato son algunas de las deficiencias que figuran en la lista de 183 hallazgos.

El miércoles 20 de mayo fueron capturados el presidente del IGSS, Juan de Dios Rodríguez; Julio Suárez, vicepresidente de la institución y presidente del Banco de Guatemala, junto a 14 funcionarios más, por irregularidades y supuesta corrupción.

Este 27 de octubre de 2015, Gustavo Alejos Cámbara, financista de la Unidad Nacional de la Esperanza, burló un cerco policial que buscaba su captura. Alejos está implicado en una red de corrupción en el IGSS dedicada a montar y ofrecer contratos millonarios de medicamentos y servicios médicos por medio de siete empresas.

En un operativo en varios puntos citadinos se logró la captura de once personas, entre médicos, proveedores e intermediarios del IGSS. Entre las empresas señaladas están Droguería Colón, Servicios Meproser, Prizm, Mederi, Coporación Farmacéutica y Sabiapharma, que habrían recibido contratos anómalos por más de Q420 millones.

El 15 de junio de 2016 fue capturado el gerente del IGSS, Óscar Armando García Muñoz, por su presunta participación en el caso denominado Negociantes de la Salud ya que habría recibido comisiones por incluir medicinas en el listado básico de medicamentos. 

Pensiones cada vez más difíciles

En el año 2011 el IGSS subió las contribuciones de 180 a 240 para poder obtener la pensión, esta acción fue avalada por la Corte de Constitucionalidad a pesar de las acciones de inconstitucionalidad promovidas por la Procuraduría de los Derechos Humanos que argumentaba que se violaban los derechos de los trabajadores. 

En septiembre de 2016 trascendió que más de 16 mil solicitudes de pensionistas habían sido rechazadas, muchas de ellas por haber incumplido con la cantidad de cuotas necesarias para poder recibir la prestación. Sin embargo, las autoridades del Seguro Social afirman que la mayoría de rechazos es menor y que ya han resuelto 6 mil 889 resoluciones, la mayoría aprobadas al 31 de julio.

Proceso por caso Pisa, en el IGSS. (Video: tomado de Youtube)