Hemeroteca

Linchan a turista japonés en 2000

El 29 de abril de 2000 ocurrió un confuso incidente en el municipio de Todos Santos Cuchumatán, Huehuetenango, en el que fue linchado un turista de origen japonés y un piloto guatemalteco.

Por Hemeroteca PL

Titular del 30 de abril de 2000. (Foto: Hemeroteca PL)
Titular del 30 de abril de 2000. (Foto: Hemeroteca PL)

Por tomar fotografías, en especial a un grupo de niños en un día de mercado, un turista japonés y un guatemalteco fueron linchados por una turba.

Según dijo la comisaría 43 de la Policía Nacional Civil (PNC), con sede en el mencionado departamento, todo empezó a eso de las 10:30 horas, cuando dos autobuses que conducían a 23 turistas japoneses llegaron al lugar.

La PNC informó que el grupo sabía que era día de mercado en Todos Santos, por lo que pidió a sus guías le llevara para conocer dicha tradición.

El grupo de extranjeros se distribuyó por la plaza tomando fotografías a las vendedoras, niños y todo aquello que les llamaba la atención.

Por si no lo vio: Así se ha despedido Guatemala de sus presidentes

Inexplicablemente, en cuestión de minutos, unas 500 personas enardecidas empezaron a atacar con piedras y palos a los sorprendidos visitantes.

El autobús donde viajaban los turistas japoneses también fue destrozado por la turba en Todos Santos Cuchumatán, Huehuetenango. (Foto: Hemeroteca PL)
El autobús donde viajaban los turistas japoneses también fue destrozado por la turba en Todos Santos Cuchumatán, Huehuetenango. (Foto: Hemeroteca PL)

Los confunden

Según se indicó, los vecinos, al ver que les tomaban fotos a los pequeños, pensaron que los turistas eran robaniños, por lo que decidieron lincharlos.

Al ciudadano japonés Tetsuo Yamahiro fue a quien primero alcanzó la multitud y le destrozó el rostro a pedradas.

A unos 300 metros de donde cayó el turista fue linchado Edgar Castellanos, piloto de uno de los autobuses a quien, además, le prendieron fuego, según el reporte policial. Los cuerpos de los dos fallecidos fueron llevados a la morgue del Hospital Nacional de Huehuetenango.

Lea además: La botica de Huehuetenango que tiene 133 años y sigue atendiendo

En el incidente también fueron lesionados dos turistas más, así como el guía del grupo. Asimismo, resultaron lesionados los agentes de la PNC, Esvin Joél López, inspector, y Edgar Augusto Castillo Rodríguez, agente. Los vehículos donde se transportaban los visitantes fueron destruidos parcialmente.

Se dio a conocer que los 12 agentes de la PNC destacados en la subestación de Todos Santos fueron insuficientes para detener la ira de las personas, por lo que tuvieron que acudir unos 25 efectivos de las Fuerzas Especiales Policiales (FEP).

Hubo tensión todo el día y fue hasta el anochecer cuando la tranquilidad abandonó la plaza. A pesar de la gravedad de los hechos, los agentes de la PNC no reportaron capturados.

Le puede interesar: ¿En realidad desaparecieron las lagunas en la capital?

Reacción japonesa

El ministro consejero de la embajada de Japón, Hatsuhiko Shigemitsu, calificó de lamentable el hecho, aunque señaló que no tenían claros los detalles de lo ocurrido.

Por ese motivo, indicó, fue enviado personal diplomático al lugar, a fin de que se establezca con certeza lo acontecido.

Agregó que en ningún momento se imaginaron que algo así sucedería a sus connacionales, y afirmó que requerirían la información necesaria sobre lo acaecido.

El ministro consejero manifestó que, por el momento, lo que más les preocupaba era el estado de salud de otros turistas que resultaron heridos.

Le recomendamos leer: Los amores de Jorge Ubico

Más control

Monseñor Víctor Hugo Martínez, presidente de la Conferencia Episcopal de la Iglesia Católica, señaló que el Instituto Guatemalteco de Turismo debe ejercer mayor control para proteger a los visitantes extranjeros.

Especialmente, dijo, en Todos Santos existe la creencia por parte de sus habitantes de que a quien se le toma una fotografía pierde el espíritu.

En ese sentido, señaló, el Inguat debió advertir a los turistas sobre las características de la mencionada región, para que no se diera la lamentable situación. Sin embargo, monseñor Martínez indicó que de ninguna manera la cultura justifica el linchamiento.

Sitio donde fue asesinado el turista japonés Tetsuo Yamahiro. (Foto: Hemeroteca PL)
Sitio donde fue asesinado el turista japonés Tetsuo Yamahiro. (Foto: Hemeroteca PL)

Clima de tensión provocó sicosis

Desde hacía dos semanas se vivía un clima de temor en Huehuetenango, ante el rumor de que se llevaría a cabo una convención de pandillas que practican ritos satánicos.

Lo anterior fue expresado por el gobernador de Huehuetenango, Julio César López Villatoro, al explicar que la información creó una sicosis generalizada que, incluso, obligó a la mayoría de familias en la cabecera departamental y otros lugares, como Todos Santos Cuchumatán, a resguardarse temprano y evitar salir de sus casas, después de las 18 horas.

El funcionario destacó que las iglesias y algunos medios de comunicación magnificaron el rumor, y hasta los maestros suspendieron las clases el viernes útimo, para reunir a los padres de familia e indicarles que tuvieran cuidado con sus hijos.

"Eso creó un ambiente propicio para que la población reaccionara con violencia y linchara al ciudadano japonés Tetsuo Yamahiro, de 40 años, y el guatemalteco Edgar Castellanos, que conducía el microbús de turismo", dijo el funcionario.

Lea también: El Imparcial, el abuelito de los periódicos

Responsables

En los días siguientes se ordenaron 10 órdenes de captura contra presuntos responsables del linchamiento, sin embargo fueron procesados únicamente cinco fueron procesados, sin embargo no se pudo comprobar su responsabilidad en el hecho.

Contenido relacionado

> Documentos poco conocidos de la Independiencia

> Doña Dolores Bedoya hizo más que quemar cohetillos

> Parque Navidad, un jardín al sur de la capital en el siglo XX