Hemeroteca

Mapa en Relieve, maravilla de la ingeniería guatemalteca

En medio de la controversia de su autoría, el Mapa en Relieve de la República de Guatemala, cumplió 110 años el pasado 29 de octubre.

Por Hemeroteca PL

En una nota de este matutino del  30 de octubre del 2005,  se recordó  el aniversario del Mapa en Relieve, atribuido oficialmente al ingeniero y militar Francisco Vela.

Sin embargo, los descendientes de Francisco Vela Arango y Claudio Urrutia Mendaza, ligados a la construcción de la obra, se encontraron enfrentados por la autoría de la obra.

En una de las muchas visitas que hiciera Vela Arango a su amigo Urrutia Mendaza, en mayo de 1903, podría estar la clave de lo que realmente pasó y cómo surgió la idea de la construcción del mapa, considerada una obra única en su género.

Rosa Carlota Urrutia de McDonald, hija de Urrutia, recreó el diálogo que ambos sostuvieron una tarde. Urrutia Mendaza, ingeniero topógrafo, se encontraba abstraído en el último de sus proyectos cuando Vela Arango, ingeniero en telégrafos, lo interrumpió "¿Qué tiene allí?", le preguntó amistoso.

"Los Cuchumatanes en relieve", -le contestó Urrutia Mendaza con las manos llenas de yeso-. "¡Ah! y ¿Por qué no hacer el mapa en relieve de toda Guatemala?", le dijo entusiasmado. "Si usted quiere, se puede hacer".

"Son pocos los datos que me hacen falta" le respondió, y continuó con su trabajo. Días después,  Vela Arango presentó la idea al presidente Manuel Estrada Cabrera quien, encantado, lo nombró director del proyecto.

Inicia la obra

Un año después obtuvo  los recursos para hacer las contrataciones. El primer empleado fue Urrutia Mendaza, a quien nombró como subdirector de la obra y para que proporcionara los datos geográficos, orográficos e hidrográficos necesarios para ejecutarla a un costo de 65 mil pesos oro.

Al final, Vela Arango sólo recibió 20 mil.  Para la hija de Urrutia Mendaza, lo doloroso de la situación es cómo la historia hizo a un lado la figura de su padre y le dio a Vela Arango todo el crédito de la obra.  “Él tenía los datos 20 años atrás, cuando comenzó a trabajar en los límites del país con México y Honduras, lo que le permitió conocer toda Guatemala.  Tenemos sus diarios con las mediciones que él hizo con aparatos que inventó para ello”, añadió.

No obstante, reconoce que Urrutia Mendaza era un hombre al que la fama le importaba poco. “A él no le interesaban los reconocimientos. Tenía tantos proyectos, tanto en la cabeza como para eso”, argumenta.

En Quetzaltenango Guadalupe Billeb de Lavidalié, bisnieta de Vela Arango aseguró, en tanto, que su bisabuelo comenzó a recopilar los datos desde 1888, cuando era director de telégrafos en Quetzaltenango.

“El también fue revisor general de medidas, como don Claudio. Estuvo en Petén nueve meses, viajó por todo el país y tomó las medidas que le sirvieron para construir una maqueta que luego le enseñó al presidente”, señaló. Rolando Urrutia, nieto de Urrutia Mendaza, agregó que la única maqueta en relieve que existía en esa época era la de la Sierra de los Cuchumatanes. “No había otra. Nadie más había hecho nada igual”, refirió.



Francisco Vela y Claudio Urrutia fueron quienes elaboraron el Mapa en Relieve. (Foto: Hemeroteca PL)
Francisco Vela y Claudio Urrutia fueron quienes elaboraron el Mapa en Relieve. (Foto: Hemeroteca PL)


Patente de propiedad

Una patente de autoría intelectual del mapa solicitada por Vela Arango agudiza la polémica. Si bien fue otorgada en calidad póstuma a su esposa Antonia, en 1910, el documento lo legitima como el autor de la obra. Los Urrutia desconfían de la patente y centran sus dudas de las razones en cómo pudo obtenerla, cuando la obra es propiedad del Estado de Guatemala.

Vida de Vela Arango

Nació el 23 de julio de 1859, murió el 28 de febrero de 1909, estudió en la  Escuela Politécnica, gran matemático, topógrafo,  ingeniero, que dejó plasmadas sus ideas en el mapa de relieve, que ha sido imitado en Europa y América. Tenía una gran cantidad de datos geográficos de la República obtenidos por estudios personales sobre el terreno.

Datos del mapa

Monumento histórico, es quizá la obra maestra de este sitio debido a su alto contenido educativo, artístico, histórico y por su trabajo de ingeniería.

Fue inaugurado en 1905. Despierta la admiración de los visitantes nacionales y extranjeros. Esta maravilla de la ingeniería guatemalteca, que abarca más de mil 800 metros cuadrados de construcción, es una reproducción a escala del territorio nacional.

La base del mapa es de piedra y en los sitios ocupados por agua y  piedra pómez, las curvas de nivel  están hechas de ladrillo , y la capa que cubre la totalidad de cemento , las cabeceras están colocadas  en escala; los caminos, cincelados, como si prácticamente la pica del peón se hiciera paso; las líneas del ferrocarril son de plomo niquelado, los puentes de acero, y la pintura  de la más fina, un tanque de 60 metros cúbicos surte de agua la corriente de los ríos, suficiente para siete horas, y en la altura de los Cuchumatanes, está el departamento de repartición.

La escala horizontal es de 1.10.000 y la vertical  es de 1.2.000. Esta obra contó con la colaboración del ingeniero Claudio Urrutia y el artista Antonio Doninelli.