Covid: por qué Dinamarca declaró que la pandemia ya no es una amenaza en medio de su mayor ola de contagios

Las autoridades de Dinamarca han retirado restricciones a sus habitantes por la pandemia del coronavirus.

Publicado el
Coronavirus en Dinamarca
Mette Frederiksen, primera ministra de Dinamarca. Getty Images

Dinamarca decidió levantar la mayoría de las restricciones contra la covid-19, pese a que los casos del virus en este país de Europa registran niveles récord.

“Esta noche podemos encontrar la sonrisa nuevamente. Tenemos noticias increíbles, podemos remover las restricciones más recientes en Dinamarca”, comentó, por su parte, la primera ministra Mette Frederiksen en una conferencia de prensa.

“Estamos listos para salir de la sombra del coronavirus, decimos adiós a las restricciones y le damos la bienvenida a la vida que teníamos antes. La pandemia sigue, pero hemos pasado la etapa crítica”, agregó.

Magnus Heinicke, ministro de Salud de Dinamarca.
Getty Images
Magnus Heinicke, ministro de Salud de Dinamarca.

Frederiksen, de acuerdo con varios medios, siguió los consejos de la Comisión de Epidemias de Dinamarca. Las restricciones se levantarán el próximo 1 de febrero, aunque los viajeros internacionales deberán realizarse una prueba del virus antes de ingresar al país.

Pero ante la nueva realidad, los locales nocturnos podrán abrir nuevamente. Los restaurantes, además, podrán servir alcohol luego de las 10:00 p.m. y no sería necesario que los comensales muestren pruebas de vacunación. Tampoco se usarán mascarillas en interiores.

Entre los demás países europeos que han tomado medidas similares están Reino Unido y Países Bajos.

¿Qué razones impulsaron la nueva política?

Pese al aumento de contagios, el gobierno danés tomó la decisión de flexibilizar las restricciones por la baja ocupación en los hospitales y el alza en las tasas de vacunación.

Personal mèdico realiza una prueba de covid-19 en un hospital de
Getty Images
Los viajeron deben continuar presentando pruebas negativas del virus antes de entrar a Dinamarca.

En el país se han registrado 46.747 nuevos casos en las últimas 24 horas, nueve veces más que hace un año en el pico de la segunda ola, pero solo hay 938 personas ingresadas, medio centenar menos que entonces.

De esa cantidad, entre un 30 % y 40 % fueron hospitalizadas por otros motivos y luego dieron positivo al coronavirus.

Asimismo, el total de pacientes en cuidados intensivos es de 40, la mitad que hace apenas unas semanas, según la agencia Efe. La ministra Frederiksen considera que esto es una señal de que omicron es una variante menos letal.

“Puede parecer raro y paradójico que eliminemos las restricciones con las actuales cifras de contagio, pero hay que fijarse en más cifras, una de las más importantes es la de enfermos de gravedad y esa curva se ha roto”, comentó la funcionaria.

Frederiksen aludió también a las altas cifras de vacunación como el segundo factor decisivo: el 80,6 % de los daneses recibió las dosis completas y el 60 % la dosis de refuerzo.

Las autoridades danesas cuentan con que el elevado número de contagios se mantenga durante algunas semanas, aunque creen desproporcionado mantener las restricciones actuales.

Una mujer sostiene la mano de un paciente en un hospital de Dinamarca.
Getty Images

Dinamarca, que en el último mes y medio registró un incremento en los fallecimientos, presenta de todas maneras uno de los índices de mortalidad más bajos de Europa, con 62,59 fallecidos por cada 100.000 habitantes, tres veces menos que países como España, Portugal o Francia.

Cambios paulatinos

Aunque la mayoría de las restricciones serían levantadas una vez el Parlamento apruebe la propuesta de la primera ministra, hasta la primavera se mantendrían algunas recomendaciones para proteger los grupos de riesgo.

En los hogares de personas mayores será requerido el uso de mascarillas, lo que se une a la petición de tests para los viajeros del extranjero.

El gobierno dijo que luego entrará en una segunda fase, en la que vigilará el comportamiento del virus y se preparará para el invierno. Frederiksen indicó que para esta fecha es “muy posible” que la población deba vacunarse nuevamente.