Nuevos planes de Donald Trump podrían incluir la separación “voluntaria” de familias, según el NYT

Enfrentando a una oleada de familias migrantes que ingresan a los Estados Unidos y con las elecciones de mitad de período a dos semanas, el gobierno de Trump está sopesando una serie de nuevas políticas que espera disuadan a los centroamericanos de viajar al norte, según una publicación de este lunes del New York Times.

Publicado el
Los padres se verían obligados a elegir entre renunciar voluntariamente a sus hijos al cuidado de crianza o permanecer encarcelados juntos como familia. (Foto Prensa Libre: AFP)
Los padres se verían obligados a elegir entre renunciar voluntariamente a sus hijos al cuidado de crianza o permanecer encarcelados juntos como familia. (Foto Prensa Libre: AFP)

Cada una de las políticas, que van desde una nueva forma de la práctica ampliamente criticada de la separación familiar hasta los requisitos más estrictos sobre el asilo, enfrentarán importantes desafíos legales y logísticos. Pero la Casa Blanca está ejerciendo una fuerte presión sobre las autoridades federales de inmigración para que encuentren una solución para asegurar la frontera suroeste, cita la nota del diario estadounidense.

 
La Patrulla Fronteriza detuvo a 16 mil 658 personas en unidades familiares en septiembre, una cifra récord, según datos gubernamentales no publicados obtenidos por The New York Times. El número total de familias que ingresaron al país en el año fiscal 2018, que terminó el 30 de septiembre, superó las 100 mil por primera vez en la historia reciente.
 
El aumento está ocurriendo incluso cuando el número total de cruces fronterizos, incluidos los adultos individuales y los niños que viajan solos, se mantiene muy por debajo de los números observados a fines de los años 90 y principios de los 2000.
 
La frustración del presidente Trump volvió a despertarse esta semana con la noticia de que una caravana de miles de solicitantes de asilo de América Central se dirigía a los Estados Unidos. En Twitter, amenazó con llamar a los militares y cerrar la frontera sur si México no lograba detener el “ataque violento” de los migrantes.
 
Una serie de reuniones intensas a puerta cerrada entre funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional, el Departamento de Justicia, la Casa Blanca y el Departamento de Estado comenzaron poco después de que una protesta pública obligara al Presidente Trump en junio a dejar de separar a las familias migrantes detenidas, a menudo cientos o miles de millas de distancia, como elemento de disuasión.
 
Cualquier nueva política que adopte la administración debe navegar por el complejo terreno de la ley federal y los decretos de consentimiento de los tribunales que limitan las condiciones de detención de los migrantes. (Foto Prensa Libre: AFP)

Los arquitectos del enfoque de separación familiar han estado trabajando arduamente en alternativas, según personas informadas sobre los esfuerzos del grupo. Su objetivo es anunciar un plan antes de las elecciones de noviembre que puede soportar los desafíos legales que paralizaron los intentos anteriores del gobierno.
 
El cargo del grupo en la Casa Blanca es simple y explícito: reemplace lo que la administración describe como “captura y liberación”, la práctica de liberar a los inmigrantes de la detención mientras esperan las audiencias judiciales.
 
La alternativa más comentada sería una variación de la política de separación familiar. Los padres se verían obligados a elegir entre renunciar voluntariamente a sus hijos al cuidado de crianza o permanecer encarcelados juntos como familia. La última opción requeriría que los padres renuncien al derecho de su hijo a ser liberado de la detención dentro de los 20 días.
 
El objetivo de esta opción, conocida como “elección binaria”, sería “maximizar la disuasión y las consecuencias para las familias”, según una persona familiarizada con la agenda de una de las reuniones de funcionarios.
 https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1054354059535269888

Otra idea sobre la mesa es acelerar los casos legales de las familias migrantes y procesarlas por primera vez, primero en salir, con la esperanza de que la noticia vuelva a Centroamérica de que los cruces fronterizos están siendo deportados rápidamente.
 
El grupo de trabajo también está considerando fortalecer el estándar de prueba en los casos de asilo, un estándar que ya ha aumentado bajo el presidente Trump, con el fin de eliminar a más familias durante la primera etapa del proceso, conocida como la entrevista del “miedo creíble”. Las dos ideas finales que se están discutiendo son extender el uso de monitores de tobillo GPS y arrestar inmediatamente a cualquier persona que reciba una orden de deportación para asegurarse de que abandonan el país.
 
Los funcionarios de la Casa Blanca y el Departamento de Seguridad Nacional se negó a discutir los próximos planes de la administración para la vigilancia fronteriza. Katie Waldman, una portavoz de Seguridad Nacional, dijo en una declaración que “en ausencia de una acción del Congreso, el departamento está examinando todas las opciones para asegurar la frontera”.
 
Con las elecciones a menos de tres semanas, Trump y los candidatos conservadores están ansiosos por reunir a los votantes en torno a una nueva política de línea dura sobre la inmigración, cita el New York Times.