Internacional

Pesquisas apuntan a que copiloto tenía intención de destruir el avión

Cuando el piloto de Germanwings salió de la cabina el copiloto cerró la puerta y presionó el botón que activa la pérdida de altura, no respondió a llamados de emergencia de la torre de control o otros aviones, detalla Brice Robin, fiscal de Marsella, Francia. La investigación continúa.

Por Agencias

Autoridades investigan aún causas del accidente. (Foto Prensa Libre: AFP)
Autoridades investigan aún causas del accidente. (Foto Prensa Libre: AFP)

“Nuestra primera interpretación es que el copiloto, por acto voluntario, decidió no abrir la puerta de la cabina al comandante abordo”, informó la fiscalía durante una conferencia de prensa para informar de los hallazgos hechos en la caja negra.

“El copiloto tenía intención de destruir el avión” afirma Robin y detalla que cuando estuvieron cerca del suelo se escucharon golpes de personas que intentaron tirar abajo la puerta de cabina, pero esta estaba blindada como dictan las normas internacionales.

“Los pasajeros murieron instantáneamente y que no se dieron cuenta de que el avión se estrellaba hasta el último momento".según el fiscal.

En el audio recabado en la caja negra se escuchaba la respiración del copiloto, por lo que determinaron que estaba vivo al momento en que ocurrió el accidente.

El copiloto fue identificado como Andreas Lubitz, de nacionalidad alemana. Las autoridades confirman que no debía haber ningún problema al estar solo en cabina, ya que era apto para conducir el avión él solo, además el avión estaba en piloto automático cuando el piloto salió de la cabina.

La fiscalía francesa informa que abrió una investigación por homicidio involuntario para dar seguimiento al caso. Se movilizaron 700 policías.

Los investigadores determinaron que los pasajeros no eran consientes de la tragedia hasta el último minuto.

La tripulación

Lufthansa ha rechazado identificar a los dos pilotos, pero explicó que el copiloto se incorporó a la compañía de bajo coste en septiembre de 2013, justo al terminar su formación, y había volado 630 horas.

El capitán tenía más de 6.000 horas de vuelo y estaba en Germanwings desde mayo de 2014, dijo Lufthansa añadiendo que antes había volado con aeronaves de su compañía y de Condor.

german-3.jpg

Investigadores sacan algunos objetos de la casa de Andreas Lubitz, tras cateos en Alemania. (Foto Prensa Libre: AP).

El Airbus A320, que cubría la ruta entre Barcelona y Duesseldorf, comenzó a descender inexplicablemente desde una altitud de crucero y se estrelló contra una zona de montaña remota en los Alpes franceses, matando a las 150 personas que iban a bordo.

Desde los ataques terroristas del 11 de septiembre, las aerolíneas de Estados Unidos no permiten que un piloto se quede solo en cabina. El procedimiento estándar es que si uno de los dos sale — por ejemplo al servicio — un asistente de vuelo ocupe su lugar en la cabina. No estuvo claro de inmediato si las aerolíneas europeas han adoptado la misma práctica.

El director ejecutivo de Lufthansa, Carsten Spohr, describió a los pilotos como " experimentados y entrenados" durante una rueda de prensa el miércoles por la noche en Barcelona.

Todo apunta al copiloto

La investigación sobre la catástrofe del Airbus A320 de Germanwings en los Alpes franceses dio el jueves un giro inesperado, con la revelación por la justicia francesa de que el copiloto habría provocado voluntariamente el estrellamiento del avión.

Esta revelación espectacular, debida al análisis de una caja negra encontrada el martes en el lugar de la catástrofe, coincidió con la llegada a Francia de familias de las 150 víctimas, que tuvieron la primicia de esas informaciones, antes de la conferencia de prensa dada por el fiscal de Marsella Brice Robin en el aeropuerto de Marignane (sur).

“Nuestra primera interpretación es que el copiloto, por acto voluntario, decidió no abrir la puerta de la cabina al comandante abordo”, informó la fiscalía

Los motivos del copiloto, un alemán de 28 años llamado Andreas Lubitz, siguen sin aclararse, pero el fiscal precisó que no estaba "registrado como terrorista", información confirmada después por Berlín.

El copiloto, que quedó solo en la cabina de pilotaje tras la salida del piloto, accionó el botón de descenso y no dejó abrir la puerta para permitirle volver a entrar al comandante, indicó el fiscal.

En la caja negra "se oyen varios llamados del comandante para pedir el acceso a la cabina de pilotaje, pero no hubo ninguna respuesta del copiloto", agregó.

Andreas Lubitz, cuya respiración regular se oye hasta el final, no respondió tampoco a los llamados de la torre de control que se dio cuenta del descenso anormal del aparato.

- Voluntad de destruir el avión -

"La interpretación más verosímil es que el copiloto, voluntariamente, rehusó abrir la puerta de la cabina al comandante de abordo y accionó el botón de pérdida de altitud, por una razón que ignoramos totalmente, pero que puede analizarse como una voluntad de destruir el avión", según Brice Robin.

Unas 200 personas, parientes de las 150 víctimas, llegaron este jueves a la zona de la catástrofe y fueron trasladados cerca del lugar en el que se estrelló el avión en la más estricta intimidad y lejos de la prensa.

El fiscal les aseguró que los pasajeros murieron instantáneamente y que "no se dieron cuenta de que el avión se estrellaba hasta el último momento".

german-1.jpg

Familiares de las víctimas del accidente aéreo en Francia llegan a la zona de la tragedia y les rinden homenaje. (Foto Prensa Libre: AFP).

En los últimos segundos antes del choque contra la montaña, la grabación de 30 minutos deja oír la alerta señalando la proximidad del suelo y los gritos de los pasajeros.

Después del despegue de Barcelone, en los 20 primeros minutos de grabación se oyen intercambios "joviales" entre el piloto y el copiloto. Y luego, después de una conversación del piloto con vistas al aterrizaje en D sseldorf (Alemania), el piloto deja el mando al copiloto y sale de la cabina. Pero no pudo volver a ella, pese a sus llamados y golpes en la puerta, que sólo se puede abrir del interior.

El copiloto fue contratado "en septiembre del 2013" por la compañía aérea, y tenía 630 horas de vuelo.

En los últimos días, las autoridades francesas habían indicado que "no privilegiaban" la pista terrorista.

En Colonia (Alemania), Carsten Spohr, director de Lufthansa, casa matriz de Germanwings, se declaró "estupefacto" por las revelaciones sobre el copiloto, y afirmó que "no hay el más mínimo indico" sobre sus motivos.

El presidente del gobierno español Mariano Rajoy se declaró "conmocionado" por las revelaciones de la investigación. De las 150 víctimas, 50 eran de españolas y 72 alemanas.

- Operación rescate -

Los primeros restos de las víctimas fueron heliportados el miércoles por los equipos de socorro en el lugar de la catástrofe, cerca de Digne (sudeste).

german-2.jpg

Los equipos de rescate en el área del percance intentan localizar indicios del avion. (Foto Prensa Libre: AFP).

El jueves se reanudaron las operaciones de rescate de los cuerpos y de búsqueda de la segunda caja negra, la que contiene los datos del vuelo, que sigue sin ser encontrada. Médicos legistas acompañados por gendarmes especialistas de la montaña fueron llevados en helicóptero hasta el sitio.

Según el teniente-coronel Xavier Vialenc, los gendarmes "tratan de recuperar todo lo que pueden". La tarea será "larga, muy larga, al menos 15 días", dijo.

Las familias de víctimas que llegan a la región pueden recogerse en capillas ardientes organizadas en dos localidades cercanas, Seyne-les-Alpes y Le Vernet.

Los periodistas fueron mantenidos el jueves por la mañana a una distancia de varias decenas de metros de la capilla ardiente de Le Vernet, a fin de preservar la intimidad de las familias. Los gendarmes tienen la consigna de "impedir todo contacto entre las familias y la prensa", indicó a la AFP uno de ellos.

Se va a pedir a los parientes muestras de ADN a fin de facilitar la identificación de los restos humanos. Esta identificación va a llevar "días e incluso semanas", advirtió el fiscal. Interpol envió un equipo de especialistas para ayudar a esa tarea.

El miércoles los dirigentes francés, alemana y español, Franois Hollande, Angela Merkel y Mariano Rajoy rindieron homenaje a las víctimas en el lugar del drama.