Guatemala

Peronia busca convertirse en municipio

Quienes desean llegar a Ciudad Peronia, zona 8 de Villa Nueva, deben hacerlo por Mixco. Es el ingreso más viable que tienen, aunque la lluvia de la semana pasada dejó en malas condiciones el puente de acceso.

Por POR LUIS ÁNGEL SAS

<p>EL PUENTE de ingreso a Ciudad Peronia está a punto de colapsar. Las autoridades dicen que construirán otro.</p>
EL PUENTE de ingreso a Ciudad Peronia está a punto de colapsar. Las autoridades dicen que construirán otro.

La estructura, cuentan los vecinos, se hizo en forma “provisional” a principios del 2006 porque la tormenta Stan barrió con el anterior. La obra “formal” nunca llegó y la estructura que era para unos meses se quedó por unos años y ahora pende de un pedazo de tierra.

“Eso es lo que ha significado y significa Ciudad Peronia para los alcaldes de Villa Nueva: abandono. Solo vienen en época de elecciones y después se van”, dice Alfredo Caná. Él es uno de los impulsores del sueño de algunos habitantes de Ciudad Peronia: convertirse en un municipio al que tentativamente bautizarían como “Gran Ciudad Peronia”, expresa Caná, quien tiene 75 años y 28 de vivir en ese lugar.

Habían pasado solo diez años desde el terremoto y Caná fue uno de los primeros que llegaron cuando el gobierno de Vinicio Cerezo (1986-1991) ofreció un plan de vivienda que nunca se efectuó.

Al final todo quedó en palabras y ellos terminaron siendo invasores. “Acá se ofreció terrenos a trabajadores del Estado: de Correos, Caminos, Salud, pero nadie quiso porque estaba lejos y sin un camino en condiciones, pero nosotros nos instalamos y fundamos la Ciudad Peronia”, afirma Caná, quien desde hace 15 años se autoproclamó alcalde auxiliar.

Sueños independentistas

Hace cinco meses un grupo de vecinos que estaban en comités de desarrollo se unieron y presentaron a comunidades la propuesta de convertirse en municipio y así poder llevar “más desarrollo el pueblo porque si dependemos de otros no avanzaremos”, refiere Pablo Ramírez, otro de los vecinos que impulsan el sueño independentista.

Así crearon el Movimiento Ciudad Peronia, que buscó las más de 20 mil firmas que presentaron hace seis meses a la Gobernación Departamental.

Según el Código Municipal —que norma los procedimientos para la creación de un municipio—, se debe presentar una solicitud con la firma o huella dactilar de más del 10 por ciento de los vecinos con “ejercicio de sus derechos”. Acto seguido, el gobernador tiene 30 días para dar una audiencia si se cumplen los requisitos.

“En la actualidad el expediente de solicitud está en el Instituto Nacional de Estadística, para establecer la cantidad de población”, refiere Ramírez.

El gobernador departamental de Guatemala, Luis Alfonso Palma, indica que están en la investigación y comprobación de los datos en la solicitud hecha por los vecinos de Ciudad Peronia, para establecer la veracidad de lo entregado. De ser así, pasará al Ministerio de Gobernación, que tomará en cuenta todos los estudios realizados por las diferentes entidades del Estado y la oposición de entidades o municipalidades a que se cree un nuevo municipio. De ser autorizado, pasará a la Presidencia, donde el Ejecutivo puede presentar una iniciativa de ley para que sea el Congreso de la República el que autorice la creación de un nuevo municipio.

Este procedimiento puede tardar años o más de una década, aclara.

“Yo no me opongo”

Según el Código Municipal, las autoridades deben tomar en cuenta a quien se oponga a la creación de un nuevo municipio. En la mayoría de ocasiones, si no en todas, el municipio del que se separan siempre presenta argumentos para evitar perder territorio. Al final de cuentas es como un divorcio, donde quedan cuentas pendientes. En este caso, el alcalde de Villa Nueva, Edwin Escobar, explica que no se opone a la separación de Ciudad Peronia, pero cree que es mala idea tratar de separarse si no se tiene las condiciones necesarias para subsistir.

“Es una ilusión querer separarse. Entiendo su descontento porque por años fueron abandonados por los anteriores alcaldes y ese es un motivo para querer hacerlo, pero ahora sí estamos apoyándolos, estamos invirtiendo millones en ese lugar”, afirma Escobar, quien tiene proyectado instalar una mini sede municipal para facilitar trámites e integrarlos más.

Según datos de la Municipalidad de Villa Nueva, en el 2009 y el 2010 no hubo ni un centavo en inversión en Ciudad Peronia. En el 2011 la inversión llegó a Q1.2 millones; en el 2012 aumentó a Q1.6 millones; el año pasado subió a Q6.4 millones y para este año se tienen proyectados Q11.8 millones.

“Si quieren separarse, está bien, pero deben esperar la inversión de su hermano mayor, que es Villa Nueva. Cuando tengan todos los servicios básicos, pueden irse si quieren, porque por ahora no llenan los requisitos. ¡Ni tienen una agencia bancaria!”, exclamó Escobar.

“Nos asustan, dicen que no vamos a poder sobrevivir sin Villa Nueva, pero si tenemos nuestros propios recursos podemos administrarlos y enfocarlos donde más necesitamos”, expresa Ramírez, quien acusa a Villa Nueva del poco desarrollo del lugar.

Escobar ve poco futuro al potencial municipio “que no paga impuestos. Ellos deben más de ocho años de Iusi —impuesto único sobre inmuebles—, deben pagar sus impuestos, porque si no, no sobrevivirán”, explica el alcalde, quien calcula el situado constitucional en unos Q3 millones anuales.

El diputado Selvin García, experto en asuntos municipales, cree que por la población de Ciudad Peronia podría obtener más recursos que los que calcula Escobar. “A los nuevos se les asusta con que no recibirán dinero, pero por la población que tiene recibirían unos Q17 millones, más los ingresos propios. Ahora, el presupuesto las alcaldías lo manejan de una forma política, y entonces se castiga a algunas municipalidades”, afirma.

Perjudicial

“No más municipios”

El presidente de la Asociación Nacional de Municipalidades (Anam), Isaías Martínez, explica que debe analizarse hasta dónde se debe llegar con el fraccionamiento del país. “Hay municipios muy pequeños que al dividirlos quedan mucho más pequeños y dejan a otros municipios ya sin las condiciones de ser municipios, es una ironía”. Martínez indica que respeta la petición de las comunidades, pero hay que empezar a preguntarse “¿hasta dónde conviene fraccionar más al país? ¿A quién benefician? Porque todo esto es por intereses políticos y no de la comunidad”.

Economía

Solidez económica

La diputada Gloria Sánchez, quien apoyó la creación del municipio San José La Máquina, Suchitepéquez —el 338 del país—, indica que cuando una comunidad tiene una economía fuerte y no es apoyada por el municipio al que pertenece debe buscar la separación, pero en cambio si una comunidad no tiene industria ni fuentes de ingresos debe continuar con el municipio. “No deben ser solo por población que deben separarse, deben tener ingresos, deben ser comunidades fuertes económicamente y tener posibilidades de desarrollo”, explica Sánchez, quien asegura que en caso contrario nacerían como en “coma”.

Proyectos

Más inversión

Según el alcalde de Villa Nueva, Edwin Escobar, para el 2014 se tiene programada una inversión de Q11.8 millones en obras para mejorar la vida de los vecinos de Ciudad Peronia. Una de ellas es la construcción de un nuevo puente en la entrada a la colonia. Además de la contratación de 17 policías municipales de Tránsito que ayudarán en la movilidad en el lugar, un nuevo pozo de agua para que los vecinos tengan agua potable, y el proyecto más grande es la construcción de una minimunicipalidad, para que realicen sus trámites, como pago de impuestos, y no tengan que viajar hasta el centro de Villa Nueva.

Municipios y aspirantes

Los últimos municipios aprobados por el Congreso de la República son:

La Blanca, San Marcos, que se separó de Ocós.

San Jorge, en Zacapa, que tomó su territorio de la cabecera departamental.

El Chal, en Petén, que se independizó de Dolores.

San José La Máquina, Suchitepéquez, que dejó a Cuyotenango.

El Congreso tiene otras solicitudes para crear nuevos municipios:

Sipacate, Escuintla, que quiere separarse de La Gomera.

San Vicente Buenabaj, Totonicapán, hasta hoy parte de Momostenango.

El Cerinal, Santa Rosa, quiere separarse de Barberena.

Toquián Grande, San Marcos, busca desligarse de Tajumulco.

Petatán, Huehuetenango, desea dejar de ser parte de Concepción Huista.

San Benito, Alta Verapaz, actualmente forma parte de Cobán.