Haciéndose de la vista gorda

Me dirijo a la magistrada:

Me limité a copiar los nombres que en el campo pagado  del Movimiento de Unidad Progresista y Popular (MUPP), publicado en diario elPeriódico, con fecha 12 de diciembre. Creo que el nombre Eugenia Mijangos podría ser un molesto homónimo o uno de los miles de pseudónimos utilizados por la extrema izquierda para abultar su raquítica militancia.

Ahora,  respecto de  la libertad de ideologías, usted tiene toda la razón, pero lamentablemente algunas de estas ideologías irrespetan el derecho de los ciudadanos en todas las formas, estos grupos violan derechos como el de locomoción, el derecho al trabajo  y hasta el derecho a la vida.

Su reclamo debería de ser al Movimiento de Unidad Progresista y Popular, que como muchas organizaciones fantasma  de la guerrilla usan  pseudónimos que toda la vida fueron  para mantenerse en el anonimato, y si este MUPP no existe, elPeriódico le podrá proporcionar el nombre del responsable de dicho campo pagado.  Hace algunas semanas varias organizaciones de derechos humanos y personas firmaron un campo pagado en contra de Ricardo Méndez  Ruiz, casi de inmediato alguno de los que supuestamente refrendaban el documento negaron haber participado en su autoría, lo que demuestra la falta de responsabilidad de estas organizaciones, organizaciones a las que no me explico por qué se les reciben campos pagados sin que haya un responsable.

Cuando vamos de parte de cámaras empresariales a poner un campo pagado se nos piden una serie de requisitos, que van desde la representación legal, pagar el derecho de respuesta y aceptar condiciones para que no se caiga en la calumnia y se vaya en contra de la moral, pero para estas pseudoorganizaciones que cada día hacen más grande la sopa de letras de los comparsas de la guerrilla, hay un cierta condescendencia, porque dicen ser de derechos humanos, indigenistas, ambientalistas  y otros u otras  con el mismo común denominador.

Hemos visto colmos como demandas firmadas sin número de identificación de los acusadores a las que se les ha dado trámite,  tanto en el Ministerio Público como en el Organismo Judicial.

En una parte del oficio que me enviara, dice la magistrada:

“Considero que todos los ciudadanos tenemos el deber de contribuir e impulsar la evolución democrática de Guatemala, siendo parte toral de la misma, la libre expresión del pensamiento y la práctica de diferentes ideologías políticas, siempre que sea con pleno respeto a dignidad de las personas y, sobre todo, expresando opiniones con fundamento sólido y documentado, también celebro y le recuerdo que nuestro texto constitucional garantiza el libre ejercicio de las diferentes ideología políticas como debe de ser en cualquier sociedad mínimamente evolucionada”.

Yo también celebro  la sinceridad de la magistrada y que reconozca que profesar una ideología  debe  ser con el respeto a derechos plasmados universalmente y nunca en contraposición a nuestra Constitución política, derechos que el campo pagado de marras se incita a violarlos. Lógicamente por su altísimo cargo ahora la licenciada no puede pertenecer a un partido político, pues su cargo exige absoluta neutralidad durante la contienda electoral. Por otro lado, aprovecho para  mencionar algo,  que nada tiene que ver con la magistrada, la credibilidad del TSE sigue en duda, pues en el tema de la campaña anticipada se siguen haciendo de la vista gorda.

hupretij@hotmail.com