Opinión

Pluma invitada

Centroamérica te invita, Antigua Guatemala te recibe

Roberto Ardon

Roberto Ardon

Bajo este atractivo eslogan, la ciudad de   Antigua Guatemala se dispone a acoger uno de los eventos más importantes del calendario anual de nuestro país. Nos referimos al XII Encuentro Empresarial Iberoamericano, que tendrá lugar en esta centenaria ciudad el 14 y 15 de noviembre. Ya se ha comentado sobre la agenda de esta actividad y sobre las implicaciones del mismo, así como la necesidad de los seguimientos que vendrán, una vez dicho encuentro haya concluido. Sin embargo, yo quisiera hablar sobre otros dos temas que revisten de gran importancia. Me refiero a los mensajes que a Iberoamérica y al mundo se envían con el mismísimo eslogan del encuentro.

Primero, hablar de la Centroamérica que invita. No es un secreto que para los ojos del mundo somos más que un conjunto de países ubicados geográficamente en una franja estrecha de tierra. Somos una comunidad de países unidos por vínculos históricos, culturales, sociales y económicos. Tenemos un ancestro común y un recorrido histórico salpicado en algunas ocasiones de esfuerzos unitarios y en otras de propósitos integracionistas. Lo cierto es que no es posible hablar de cada una de nuestras naciones sin pensar en la idea y el concepto de Centroamérica, y eso es justamente lo que sucederá durante el Encuentro Empresarial. Las comunidades empresariales de la región centroamericana darán la bienvenida a este estratégico enclave geográfico, a todas las delegaciones del resto de Iberoamérica. ¿Qué ofrecer en la conversación? Un mercado de más 30 millones de personas; apertura al mundo a través de una amplia matriz de acuerdos comerciales; vocación del Istmo hacia los dos mares; un bono demográfico prometedor y una zona de gran crecimiento logístico.

Luego debemos hablar de la ciudad que recibe: Antigua Guatemala. Como centro neurálgico del poder colonial de la región, esta urbe tiene el encanto particular de sus paisajes, de sus construcciones, de sus jardines. No hay mejor escenario para las conversaciones que tendrán lugar en el Encuentro Empresarial que el de una ciudad con más de 400 años de historia. Con un catálogo de estilos arquitectónicos que retrata cada período; con una legión de volcanes que en actitud de centinelas custodian sus márgenes y con la proverbial amistad de sus habitantes, Antigua Guatemala es garantía del éxito del Encuentro. Y se debe sumar a esto el hecho de que este cónclave empresarial tendrá lugar en noviembre, con lo que ofrece al visitante, en los celajes del atardecer, una verdadera paleta de colores en la bóveda celeste.

Con una región tan vibrante que convoca y con una ciudad tan encantadora que acoge, la mesa está servida. Queda ahora salir al encuentro de los retos y desafíos que la agenda de este evento propone. Es allí donde los empresarios, que ya en gran número han confirmado su participación, pondrán su aporte. Dos dinámicas se espera que ocurran. La primera, formal y más estructurada es la que tiene que ver con compartir experiencias, ideas y estrategias acerca de cómo las empresas y los sectores privados contribuyen al desarrollo sostenido. La segunda, más informal pero igual de fructífera, es la conversación sobre como hermanar iniciativas empresariales y aprovechar oportunidades de inversión. En estos dos planos radica el interés del Encuentro.

¡Este 14 y 15 de noviembre, centroamericanos, guatemaltecos y antigüeños uniremos nuestras manos para promover una Iberoamérica próspera, inclusiva y sostenible!

* Director ejecutivo del Cacif