Opinión

Urbanismo y sociedad

Quauhtlemallan

Alfonso Yurrita

Alfonso Yurrita

Archivado en:

Alfonso yurrita cuesta

El 11 de julio del 2007, en una entrevista con el Periódico, expliqué, sobre la idea de construir viviendas sin control territorial, el grave riesgo donde existen sismos de una cadena volcánica en el Cinturón de Fuego. En una zona de subducción, causante de los desastres volcánicos, donde hay nueve millones 242 mil personas que residen en áreas vulnerables. La subducción de placas es el proceso de hundimiento de una zona oceánica de una placa litosfera bajo el borde de otra placa en un límite convergente. Las placas de subducción que nos afectan están a lo largo de amplias zonas que se concentran especialmente en el entorno del océano Pacífico (o Anillo de Fuego). La subducción produce la fusión parcial de parte del manto terrestre, generando un magma que forma volcanes y expulsa lava y piedras a través del cono volcánico que se forma. Y ahora nuevamente pretenden depositar a los damnificados del Volcán de Fuego, sin plan urbano regional, después de que pasaron por una experiencia tremenda.

La ciudad de Santiago fue fundada el 25 de julio de 1524 por Pedro de Alvarado, y fue destruida, total o parcialmente, en varias ocasiones por sismos. Así, desde los años 1547, 1585, 1586,1607, 1651, 1689, 1717 y 1751, al grado que después de los terremotos de 1773 debió abandonarse. A la Ciudad de Santiago, hoy Antigua, el emperador Carlos V le concedió un escudo de armas, del cual lo obtuvo la Nueva Guatemala de la Asunción por el traslado al Valle de la Ermita. Forman este tres volcanes: Acatenango, Agua, en medio el de Fuego, con una columna de humo, piedras y lava descendiendo. En el campo superior, el apóstol Santiago. Pareciera como si fuera una premonición de los desastres volcánicos que vivirían estas ciudades.

En Guatemala existen aproximadamente 37 volcanes. De estos, solo ocho tienen reportes de actividad en tiempos históricos. Cuatro son los volcanes más activos: Fuego, Pacaya, Tacaná y Santiaguito. Todo esto proviene de depósitos subterráneos de material fundido que alcanza la superficie de la tierra y se le denomina lava. Y en algunas erupciones fuertes, la lava emerge por las fisuras existentes en los flancos y en la base del volcán.

El terremoto de Santa Marta de 1773 se inició con una serie de sismos que destruyeron la ciudad de Santiago de los Caballeros. De acuerdo con descripciones de la época, tres “monstruosos” volcanes la rodeaban de acuerdo con descripciones de la época: el Volcán de Agua, Acatenango y de Fuego, que eran considerados como los responsables de las constantes destrucciones de la ciudad.

Se ignoran las fallas activas y potenciales, como la del Motagua (1976), Chixoy, Cocos. Mixco y Santa Catarina Pinula: “En Guatemala tiembla todos los días. Eventualmente hay eventos en la cadena volcánica y en estas fallas” (Sánchez Insivumeh). ”La estructura del valle de la ciudad de Guatemala es una depresión de origen tectónico, tipo Graben –conjunto de dos fallas paralelas con las fallas de Mixco y Pinula” (C. Pérez). Por consiguiente, las construcciones deben diseñarse bajo reglamentaciones estructurales y dentro de un ordenamiento territorial y no empíricamente, causante de las grandes catástrofes que ha sufrido Guatemala. Como resultado del desastre del Volcán de Fuego (¿de Agua?: Dip. Valenzuela). Al momento, hay un millón 702 mil 136 damnificadas, tres mil 271 evacuadas, 46 heridos y un puente destruido (Conred). Catorce comunidades existían en zonas de riesgo. “Sabemos que en Guatemala hay necesidades, pero aquí la situación es preocupante”, expresó Canahuí, un residente, “pero el Gobierno no hace nada” (PL).

alfonsoyurritacuesta@gmail.com