Opinión

con otra mirada

Parque de la Industria

José María Magaña Juárez jmmaganajuarez@gmail.com

Archivado en:

Parque de la Industria

La traza de la Nueva Guatemala de 1776 consideró las plazas menores o atrios ligados a los templos religiosos como espacios abiertos, siendo el más importante la Plaza Mayor.

Más de un siglo después, en 1892, el presidente J. M. Reyna Barrios completó su desarrollo urbano con el Jardín Público La Aurora, en donde terminaba el bulevar 30 de Junio. Hacia 1924 se establecieron el Observatorio Meteorológico Nacional y el Parque Zoológico.

En esos años, en donde hoy se encuentran La Terminal, Plaza España y el Parque de la Industria, estaban las famosas lagunetas de Tívoli, adonde llegaban aves migratorias. Se prolongaron la 6ª y 7ª avenidas y se crearon las zonas 9 y 10. Su rápida ocupación marcó el inicio de la arquitectura moderna y contemporánea, bajo el nuevo concepto urbano de la ciudad jardín, con casas retiradas de la banqueta.

En 1961 fue inaugurado el Parque de la Industria, como respuesta a las políticas para el desarrollo impulsadas en el gobierno de M. Ydígoras Fuentes. Son más de 10 manzanas con servicios y edificios administrativos, restaurantes, concha acústica y salones para exposición con murales en sus portadas de los maestros R. González Goyri y Dagoberto Vásquez. Destaca el monumento a la Industria en el punto más alto, hacia el sur, del que emerge el estanque en donde desembocaba un río que ‘nacía’ en el extremo sur poniente del parque. Destacan la cascada y la fuente rodeados por seres acuáticos y personajes, conjunto creado por la imaginación del maestro Efraín Recinos.

El parque estuvo abierto al público. Los vecinos y quien quisiera hacerlo podía entrar y salir a cualquier hora del día y de la noche. Pero ocurrió que, como otros tantos bienes del Estado, fue cedido a una de las primeras alianzas público-privadas (entidades diseñadas para que los privados usufructúen los bienes públicos), al Comité Permanente de Exposiciones (Coperex), que lo cerró y desde entonces cobra por estacionarse y entrar.

El Comité está integrado por cinco miembros: Organismo Ejecutivo, Asociación General de Agricultores, Cámara de Comercio y dos de la Cámara de Industria. Está destinado a administrar y mantener el Parque, sus instalaciones y anexos, ampliándolos cuando fuera necesario, así como dar en arrendamiento las instalaciones, edificaciones y demás bienes de su propiedad.. (artículo 8° de su Ley Orgánica, decreto 67-73 del Congreso de la República)

Hoy, el Parque resulta insuficiente para albergar las ferias que se promueven. Deberá ser rescatado de la mano de TuMuni, como una de las pocas áreas verdes de la ciudad y dedicarlo al ocio y desarrollo sociocultural que tanta falta hacen.

Por su parte, Coperex hará bien en buscar otras áreas en donde llevar a cabo su misión en mejores condiciones. De preferencia, fuera de la metrópoli, en donde, ante la falta de planificación territorial, pueda impulsar el desarrollo urbano e industrial de la región, con lo que todos ganaremos, y de paso, abortar la mala idea del Centro de Convenciones que las alianzas público-privadas impulsan en el Parque de la Industria.

jmmaganajuarez@gmail.com