EE. UU.: Los gigantes de la manufactura y de la tecnología no pueden darse el lujo de perder más mano de obra

El sábado, un grupo de destacados líderes empresariales instaron al presidente Donald Trump a no poner fin a un programa que afecta a unos 800.000 jóvenes inmigrantes a los que se protege de la deportación, con el argumento de que perturbaría la economía e impactaría en la batalla contra el coronavirus.

Archivado en:

Clave económicapl plus
PL Plus
El presidente Donald Trump sale del avión presidencial Air Force One en la Base Conjunta Andrews en Maryland, el 10 de julio de 2020, después de un viaje a Florida. (Foto Prensa Libre: Samuel Corum/The New York Times)
El presidente Donald Trump sale del avión presidencial Air Force One en la Base Conjunta Andrews en Maryland, el 10 de julio de 2020, después de un viaje a Florida. (Foto Prensa Libre: Samuel Corum/The New York Times)

La carta, de los miembros de la Coalición por el Sueño Americano, una alianza de líderes empresariales e industriales, apareció después de que la Corte Suprema dictaminó el mes pasado que el gobierno de Trump terminó de manera inadecuada con el programa de la era de Obama conocido como Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, o DACA, un veredicto al que se llegó por razones de procedimiento. Entre los firmantes de la carta estaban ejecutivos de Amazon, General Motors, Hilton Worldwide, Target, Apple, Google y Facebook, así como grupos como la Cámara de Comercio de Estados Unidos y casi todos los sectores de la industria manufacturera.

“Como grandes empleadores y organizaciones de empleadores estadounidenses, lo exhortamos encarecidamente a que continúe implementando el programa DACA”, escribieron los miembros del grupo sobre el programa, que aplica a las personas que fueron traídas a Estados Unidos cuando eran menores de edad. “Los beneficiarios de DACA han sido miembros críticos de nuestra fuerza laboral, industrias y comunidades durante años y han acatado las leyes y reglamentos de nuestro país para mantener su estatus conforme al DACA”.

La carta continúa diciendo que “su trabajo y compromiso con nuestras empresas, sus familias y comunidades son críticos para la fortaleza de nuestra nación, especialmente porque hay decenas de miles de beneficiarios del DACA que trabajan como médicos y enfermeras de primera línea y en otras industrias críticas luchando contra la COVID-19”.

“Este no es el momento para afectar la recuperación económica de nuestras empresas y comunidades ni de poner en peligro la salud y la seguridad de estas personas vulnerables”, decía la carta, señalando que las encuestas han demostrado sistemáticamente que los electores no quieren que se deporte a los beneficiarios del DACA. “Le pedimos que continúe implementando DACA y se abstenga de tomar cualquier acción administrativa adicional que pueda impactar negativamente este programa”.

Trump ha sugerido que nuevamente intentaría rescindir el programa, mismo que ha alabado y criticado alternativamente.

Confusa declaración

En una entrevista con la cadena de televisión en español Telemundo, Trump hizo una confusa declaración sobre sus planes de emitir una orden ejecutiva relacionada con la inmigración dentro de unas cuatro semanas.

“DACA va a estar bien”, dijo Trump, añadiendo que planeaba emitir una “gran orden ejecutiva. Tengo el poder de hacerlo como presidente y voy a incluir a DACA en ella”.

Acto seguido, agregó: “Pero, lo pusimos, y después probablemente lo saquemos”. En otro momento, dijo que sería un “proyecto de ley muy grande” que requeriría que la inmigración estuviera basada en méritos, y contaría con una disposición relativa a DACA. También mencionó que la orden ejecutiva incluiría un “camino a la ciudadanía”, que en repetidas ocasiones confundió con una legislación. Los presidentes no pueden crear un camino a la ciudadanía sin la acción del Congreso.

Casi inmediatamente después de la entrevista de Trump, un vocero de la Casa Blanca emitió una declaración que difería bastante de lo que el presidente dijo. La declaración decía que Trump estaba trabajando en una orden ejecutiva para: ”establecer un sistema migratorio basado en méritos a fin de proteger aún más a los trabajadores estadounidenses”, algo que la Casa Blanca ha estado planeando desde hace semanas. La declaración dejó claro que no estaría relacionada con DACA ni con un “camino a la ciudadanía”.

c.2020 The New York Times Company

0