“Exorbitantes” e “irresistibles”: Las engañosas estafas que funcionan alrededor del uso de las criptomonedas (y cómo prevenirlas)

Las estafas electrónicas se producen en todas partes y los intercambios e inversiones con criptomonedas no son la excepción.

Publicado el
Guardar Compartir
Han surgido nuevos esquemas para defraudar a las personas que no conocen el mercado. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Han surgido nuevos esquemas para defraudar a las personas que no conocen el mercado. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Previo a sumergirse en el mundo de las criptomonedas es necesario informarse y educarse para dar los primeros pasos, luego caminar y después correr, pero con el conocimiento necesario para evitar caer en fraudes o estafas, que también evolucionan conforme crece el número de usuarios.

Especialistas de la firma Kaspersky Latinoamérica recomiendan que a la hora de buscar empresas digitales dedicadas a los intercambios en criptomonedas es necesario confirmar que estas se basan en cadenas de bloques, lo que significa que hacen un seguimiento de la información detallada de la transacción. Además, sugieren comprobar que disponen de planes de negocios sólidos destinados a resolver problemas serios.

Las empresas deben especificar su liquidez de moneda digital y las normas de oferta inicial de monedas (en inglés, Initial Coin Offering o ICO). Las empresas deben estar conducidas por personas reales. Si la empresa emergente sobre la cual investiga no cuenta con algunas de estas características, es mejor analizar la decisión de manera aún más minuciosa, enfatizan los expertos de Kaspersky.

LEA TAMBIÉN:
Criptomonedas: 3 etapas para construir una estrategia empresarial piloto (y 5 preguntas sobre su viabilidad)

Randall Romero Aguilar y Keylin Jiménez Elizondo miembros de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Monetario Centroamericano publicaron un artículo llamado: Las vulnerabilidades del bitcóin donde explican sobre la posibilidad de robo de criptomonedas mediante hackeos a las plataformas de intercambio.

Los distintos hackeos que han sufrido plataformas que intercambian criptomonedas (bitcóin entre ellas) ponen en duda la seguridad de tales portales.

Entre los casos más notorios destacan el de Mt. Gox, una empresa con sede en Tokio que en febrero de 2014 perdió bitcoins valorados en ese entonces en cerca de US$450 millones, así como el de Coincheck (otra DEX japonesa), de donde desaparecieron tokens de NEM (una criptomoneda) valoradas en US$400 millones en enero de 2018, y más recientemente el caso de la estafa iFan/Pincoin, dos criptomonedas operadas como un esquema de Ponzi, el cual fue puesto en evidencia en abril de 2018, luego de que se había estafado un valor cercano a los US$650 millones de inversionistas en Vietman.

Cabe resaltar que en estos episodios los clientes de las plataformas son los más afectados ya que, al no contar las criptomonedas con regulación ni garantías similares a las de una entidad financiera, los clientes de las plataformas “hackeadas” acaban perdiendo el valor de sus criptomonedas.

Bloqueos y Regulaciones

Otro de los desafíos a los que se enfrentan bitcóin y demás criptomonedas es el de los bloqueos por parte de instituciones financieras y de empresas publicitarias, así como regulaciones oficiales.

Bloqueos y cierres por parte de instituciones financieras: una manera de pagar con bitcóines es “pre-cargarlos” en una tarjeta de crédito o débito, para lo cual se adquieren bitcóines a cambio de fondos de cuentas expresadas en monedas de curso legal.

No obstante, diversas entidades financieras han bloqueado las tarjetas de crédito que utilizan bitcóin. Ahora bien, aunque los proveedores devuelvan las criptomonedas de manera tal que sus clientes no pierdan sus recursos, este tipo de bloqueos le resta liquidez a bitcóin, al no poder ser utilizado fácilmente como medio de pago.

Además, bancos comerciales alrededor del mundo (por ejemplo en Colombia y Australia) han bloqueado cuentas de plataformas que operan con bitcóin. Por su parte, muchos bancos centrales advierten sobre el peligro de utilizar bitcóin y otros criptoactivos, por no contar los mismos con ningún respaldo institucional.

Los especialistas indican que no es en vano que todos los bancos centrales miembros del Consejo Monetario Centroamericano se han pronunciado sobre ese tema, enfatizando los riesgos que el público enfrenta al utilizar criptomonedas, recordando que a excepción de El Salvador, ninguna de ellas tiene curso legal en otro país de la región y que cada persona que “invierte” en ese tipo de activos lo hace bajo su propio riesgo.

Diversidad de estafas

Eloisa Cadenas, confundadora del primer stablecoin mexicano, PXO, CEO de Cryptofintech y profesora del doctorado de criptoactivos por la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam), explicó a +Dinero de Forbes México, los principales focos rojos que debe poner atención una persona que busca invertir en criptomonedas:

En su opinión, la forma de operar estafas con criptomonedas no difiere del modus operandi con otro tipo de activos:

Rendimientos exorbitantes: El primer foco rojo está relacionado con llamar a la gente a través de rendimientos atractivos, con la euforia crypto o la euforia Bitcoin también han surgido nuevos esquemas para defraudar a las personas que no conocen el mercado.

Quienes plantean este tipo de esquemas van a buscar convencerte de que lo suyo no es una estafa, que te darán rendimientos muy atractivos, incluso rendimientos del 200%.

“Ese discurso de los rendimientos exorbitantes la verdad es imposible, por ejemplo, en México, los títulos de deuda pública como Cetes, te dan un interés anual de aproximadamente 5%; casas de bolsa reconocidas te pueden dar rendimientos de 25% y esas ya se consideran inversiones de alto riesgo. Si alguien te promete rendimientos del 80 o 90% eso definitivamente es una señal de alarma”, señala Eloisa Cadenas.

Personas con perfiles excéntricos: Algo que se ve muy claramente es que son personajes con perfiles excéntricos, es decir, que muestran automóviles de muy alto valor, ropa de marcas costosas, se presentan como gestores de inversiones e incluso hacen videos para mostrar lo que han ganado a través de sus inversiones, lo que buscan es crear todo un montaje y parecer ostentosos para convencer a la gente.

Lanzan ofertas irresistibles: Frases como “invierte ahora en esta criptomoneda porque después va a subir, es el momento de comprar porque está en descuento” son a menudo un gran señuelo.

“Si se presenta alguien con un proyecto desconocido, que quizá no tiene la documentación legal que esté respaldando el token, que no puede demostrar en qué crypto exchanges o casas de intercambio crypto van a estar listados o que no existe un equipo que los esté empujando, todo eso hace muy dudosa la oferta”, advierte la especialista en criptomonedas.

Se escudan en un sitio web que a todas luces parece legal: Otro aspecto importante es estar conscientes de que usarán sitios web profesionales para parecer legales y confiables, pero hoy cualquier persona puede mandar a hacer una página web, no hay garantía de seguridad en ello. Entrar al sitio y revisar que todo esté “en orden” no te protegerá de un fraude.

LEA ADEMÁS:
Qué es una “wallet” o monedero electrónico y qué tiene que ver con criptomonedas

Responsabilidad financiera

Brock Pierce, presidente de la Fundación Bitcoin y pionero de las criptomonedas, visitó recientemente Guatemala y en entrevista con Prensa Libre afirmó que existen formas en que pueden robar las criptomonedas o bien manipular para entregarlas y perderlas. Sin embargo, el aspecto más importante es comprender que es una tecnología nueva y hay que aprender a usarla.

“Por ejemplo, cuando salieron los correos electrónicos nadie sabia cómo usarlos y tuvimos que aprender a guardar contraseñas, practicar como enviar y recibir mensajes, es algo parecido a las criptomonedas, no abogamos porque las personas compren bitcóines o criptomonedas de manera exorbitante sino que conozcan sobre ese mundo y tengan un criterio juicioso”, expresó Pierce.

Educarse sobre cómo funciona la tecnología, aprender como sube y baja (porque es volátil), cómo crear contraseñas, cuidarlas y protegerlas, es decir, desarrollar ese criterio que permita tomar mejores decisiones.

El invertir por influencia o moda es peligroso porque se pierde el criterio juicioso, por lo tanto, abogar por la responsabilidad financiera dentro de un ecosistema que promueve la independencia y soberanía individual, y entender que es una opción, porque el sistema tradicional continuará dentro del mundo financiero, pero es necesario evolucionar juntos por el bien de la sociedad haciéndolo de una manera abierta, y que proteja la soberanía individual.

“La perfección es el enemigo del progreso, habrán momentos de duda y hay errores, pero son parte de la innovación y el futuro ya está aquí, por lo tanto, hay que avanzar”, concluye Pierce.


0