¿Hacia dónde van las decisiones de la JM respecto al combate a la inflación?

El mandato de la banca central es promover la estabilidad en el nivel general de precios y para lograrlo, ha subido la tasa de interés líder de 1.75% a 4.25% en menos de un año.

Publicado el
Guardar Compartir
Junta Monetaria Guatemala
Las autoridades lideradas por la Junta Monetaria han actuado en ajustar la tasa líder para controlar la inflación interanual, sin embargo, pareciera no estar teniendo el efecto deseado. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La política monetaria, cambiaria y crediticia es importante por diversas razones. Entre ellas, que es una herramienta para controlar la inflación, además de que busca favorecer la estabilización del tipo de cambio y también trata de fomentar el crecimiento económico. Este ha sido el comportamiento de la historia reciente de estas 3 variables:

La inflación, a nivel global, fue atípicamente alta en 2022 y en Guatemala, el promedio anual entre el 2010 y el 2021 fue de 3.99%, muy en línea con las metas del Banco de Guatemala (Banguat). En 2022, la inflación anual promedio, medida mensualmente, fue de 6.87% ubicándose en diciembre en 9.24%.

Esto quiere decir que los guatemaltecos perdieron poder adquisitivo en un 9.24% de enero a diciembre, o visto desde otra perspectiva, lo que se compraba con Q100 en diciembre de 2021 ahora alcanza para adquirir el equivalente de Q90.76 de ese entonces. De hecho, la inflación registrada a partir de julio del 2022, no se había tenido desde mediados del 2011.

De acuerdo con los análisis de la banca central, cerca del 70% de la inflación total en Guatemala es importada (generada en el extranjero y trasladada a través de la importación de bienes foráneos). La buena noticia es que la inflación interanual en Estados Unidos, el socio comercial más importante del país, ha venido disminuyendo desde junio de 2022, pasando de 9.1% a 6.5% en diciembre del año pasado.

En buena medida, esa disminución es atribuida a los incrementos que ha realizado la Fed (Reserva Federal de Estados Unidos) en la tasa de interés, la que pasó de 0.25% en enero de 2021 a 4.5% al final del mismo año. Ya el 1 de febrero recién pasado, la incrementó a 4.75%. Vale la pena hacer notar que la Fed no había realizado tantos incrementos y de tal magnitud en décadas.

La moneda se ha depreciado

Por otro lado, usualmente el tipo de cambio en Guatemala se incrementa en los últimos meses del año, pero si se compara el de cada mes entre 2016 y 2022, entre septiembre y diciembre del año pasado fue mayor que cualquiera de los otros años.

De forma adicional, mensualmente, de junio a agosto de 2022, solamente fue superado por los promedios de 2021. Complementariamente, si se toma el tipo de cambio promedio anual, se observa un incremento sostenido desde 2016 a 2022, pasando de Q7.3509 por dólar a Q7.7488. Esto corresponde a una devaluación anual promedio de 1.06%, aunque es menor que la inflación.

¿Y el crecimiento?

En cuanto al producto interno bruto (PIB) anual medido de forma trimestral, creció entre 2014 y 2022 un promedio de 3.57% en términos reales. En este período hubo dos datos especialmente atípicos que surgieron como resultado de la pandemia. El primero fue que en el segundo trimestre de 2020, el PIB decreció 8.78% a consecuencia del cierre del país. El segundo es el crecimiento de 15.4% observado en el segundo trimestre de 2021, fue causado principalmente por el regreso a la normalidad.

 

Al analizar el comportamiento del PIB previo a la pandemia (período de 2014 a 2019), se tiene que en promedio creció un 3.62% anual, mientras que luego de regresar a la normalidad (entre el último trimestre de 2021 y el tercer trimestre de 2022) creció en promedio un 4.27%. Es de hacer notar que en los últimos 4 trimestres ha venido disminuyendo el crecimiento, pasando de 4.7% a 3.8% ubicándose muy cerca de su promedio histórico.

En resumen, se observa que la inflación del 2022 fue algo que se vive desde hace una década; además, incluso tomando en cuenta la estacionalidad de fin de año, el tipo de cambio promedio de 2022 fue el más alto desde 2016 y además, el PIB ha crecido en los últimos trimestres, pero más lentamente: en cada uno de los últimos 4 trimestres se ha crecido menos que en el precedente.

¿Qué podemos esperar?

El escenario descrito anteriormente presenta la particularidad de que las herramientas de política económica utilizadas para enfrentar un proceso inflacionario pueden ser contraproducentes en un momento de desaceleración económica.

La herramienta utilizada más comúnmente para combatir la inflación es la tasa de interés y un incremento en la misma, típicamente reduce el acceso al crédito debido a su encarecimiento y también se reduce la cantidad de dinero en circulación, lo que, a su vez, restringe la demanda. Una reducción en la demanda tiende a rebajar los precios. No obstante, esto actuará en detrimento del crecimiento económico.

El Banguat tiene por mandato principal “promover la estabilidad en el nivel general de precios”. En ese sentido, la tasa de interés líder en Guatemala pasó de 1.75% a inicio del 2022 a 3.75% a finales de año. Luego, en enero de 2023, la Junta Monetaria (JM) acordó incrementarla a 4.25%.

En línea con ese mandato, el banco central y los agentes tomadores de decisiones alrededor de él, tendrán como foco la reducción de la inflación para llevarla de nuevo a su nivel objetivo del 4% anual.

En ese sentido, la JM continuará realizando incrementos a la tasa líder, pero estos ya no tendrán la misma magnitud que los realizados el año pasado. Esto no solo impactará sobre la reducción de la inflación, sino que, a la vez, evitará que se puedan dar asimetrías respecto a la tasa de interés establecida por la Fed y que esto provoque la pérdida de divisas por la búsqueda de tasas de interés más favorables.

Ello tendría un impacto potencial sobre el crecimiento económico, pero la economía en general ha demostrado ser resiliente, por lo que podría continuar creciendo, pero a un ritmo menos acelerado.

En lo que respecta al tipo de cambio, se continuará con la participación del Banguat en el mercado institucional de divisas para que la devaluación sea la mínima posible, buscando, al final, la estabilidad de precios.

Los aumentos han sido efectivos: Banguat

En relación con lo anterior, se le preguntó al presidente del Banguat, Álvaro González Ricci, ¿cómo califica los resultados de las alzas de tasas de interés al momento y cuáles son los planes al respecto para este año? A lo cual respondió que las alzas de la tasa de interés líder han sido efectivas, ello por varias razones:

Han permitido que las expectativas de inflación no se hayan exacerbado, lo cual permite una transmisión más efectiva de la política monetaria. Los incrementos han sido oportunos y graduales, ello sin afectar las condiciones de actividad económica.

Los incrementos aún no se han trasladado a las tasas de interés bancarias, ello suele suceder con un rezago entre 6 y 9 meses (además el traslado no es completo, por cada 25 puntos básicos de aumento las tasas bancarias aumentan en promedio 18 puntos básicos).

El crédito bancario al sector privado se mantiene sólido creciendo más de 15% en términos interanuales y las captaciones bancarias (depósitos) han crecido a la fecha más de 10%.

Y a la interrogante ¿la JM está dispuesta a sacrificar crecimiento económico con tal de que baje la inflación?, indicó que el objetivo fundamental del Banco de Guatemala es la inflación, por lo tanto, la Junta Monetaria utiliza todos los instrumentos a su alcance para lograr ese objetivo.

Para el efecto, toma en cuenta un balance de riesgos de inflación, donde incluye un análisis integral tanto de la coyuntura económica internacional, como la nacional.

Una variable clave en el análisis es el crecimiento económico, por ende, las medidas que adopta JM toman en cuenta dicha variable.

 


0