Un emprendedor debe reunir ciertas características, poco comunes, para alcanzar el éxito

Si no hay propósito, no hay emprendedor y por consiguiente, no hay empresa.

Publicado el
Guardar Compartir

Después de permanecer durante años en el ecosistema emprendedor, asesorando, brindando mentorías, restructurando y apoyando a tantos emprendedores, me he dado cuenta de que hay ciertas características que se deben reunir para llevar a cabo el camino del emprendimiento, trascender, ser exponencial y no caer en lo que llamamos el “valle de la muerte”.

Según datos estadísticos del Monitor Global de Emprendimiento (Global Entrepreneurship Monitor), que es un estudio minucioso sobre el tema a nivel global, he descubierto que un emprendedor debe ser constante en lo que dice, lo que estructura y lo que practica, ser disciplinado y tener una rutina de objetivos y metas diarias para poder avanzar a corto y mediano plazo.

Además, tiene que ser una persona perseverante, que a lo largo de los años continúe enfocado en la estrategia, misión y visión de su empresa; ser resiliente o sea, poder adaptarse a cualquier cambio, resistiendo a toda vicisitud; atravesar problemas, obstáculos y distintas circunstancias que a lo largo del camino va a encontrar; y a pesar de caerse, levantarse una y otra vez. Pero sobre todo, debe tener pasión por lo que hace.

LEA TAMBIÉN:
El modelo de negocio que aplican las empresas puede ser una fuente de oportunidades y ya lo estamos viendo

Para ello, se necesita un propósito de vida, y si no ha descubierto cuál es, no puede haber un propósito de empresa o de emprendimiento, ya que un negocio (en idea o establecido) se tiene que alinear con los objetivos de vida del emprendedor.

Cuando hay propósito es cuando se puede trascender. Cuando día a día, a pesar de los obstáculos, las adversidades y todos los problemas que conlleva un emprendimiento, se mantiene la pasión, visión y amor por lo que se hace.

Mi mayor recomendación es que los emprendedores puedan encontrar, antes que nada, su propósito de vida. Y no se trata de una tarea más en la agenda: realmente es un proceso de internalización muy minucioso, donde se debe estar dispuesto a dar tiempo, esfuerzo y el espacio necesario para que este proceso se dé de una manera auténtica.

También se requiere mucha sinceridad y quitarse toda máscara para poder entender cuál es el  propósito de vida. Actualmente, hay muchas herramientas en el mercado y ofrecen cómo descubrir ese objetivo, pero es el emprendedor quien debe descubrirlas y saber cuáles le convienen para llegar a entender la razón por la que están aquí y el motivo de su emprendimiento.

Mi recomendación es, primero, tomar la decisión de querer encontrar ese propósito, luego tomar acción, y para eso se necesita un mentor, una herramienta o una estrategia.

A lo largo de los siguientes artículos, estaremos compartiendo un poco más de esas herramientas, para buscar la razón por la que un emprendimiento fluya. Tenemos que tener claro, que el proceso de descubrir el propósito no es algo abrumador o que tenga que causar ansiedad o angustia. Al contrario, tiene que ser un camino fascinante, a través del cual, nos conozcamos a nosotros mismos, nuestras fortalezas y debilidades, así como las áreas de oportunidad, pero sobre todo, esos dones y talentos y nuestra naturaleza e identidad. Donde está nuestra identidad, pensamiento y corazón, es realmente donde vamos a descubrir nuestro caminar.

Si quieren empezar a descubrir un poco sobre “¿Qué es ser emprendedor?” y “¿Qué es encontrar el propósito?”, pueden acompañarnos este miércoles a las 7:00 p.m. en Plaza Fontabella a “El orgullo de ser guatemalteco” donde estaremos, Allan Tenenbaum, Melissa Larín, Emilio Méndez y yo, compartiendo nuestros libros y nuestros propósitos y emprendimientos de vida.

***

La autora es experta en temas de emprendimiento, empoderamiento de la mujer y directora creativa. shegel@ufm.edu


0