Verificamos por usted: ¿Son dañinos los termómetros infrarrojos para medir la temperatura corporal?

El uso de los termómetros infrarrojos para medir la temperatura corporal, medida para detectar posibles casos de covid-19, genera alarma entre la población por la creencia de que daña las neuronas y la visión, pero no hay evidencia científica que lo respalde.

PL Plus
Los termómetros infrarrojos no causan ningún daño al cerebro ni a los ojos, según expertos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Los termómetros infrarrojos no causan ningún daño al cerebro ni a los ojos, según expertos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En el camino a la nueva normalidad, la toma de temperatura corporal al ingresar a lugares público será parte de la rutina diaria. El termómetro infrarrojo es el método que en la mayoría de los lugares se utiliza para detectar si una persona tiene fiebre, uno de los síntomas del covid-19.

Aunque, no todos están de acuerdo en que se les apunte con este aparato hacia la frente. La razón es que en las últimas semanas se ha puesto en discusión el tema de si esta práctica causa algún daño en el cerebro o en la visión.

El médico José Carlos Monzón Fuentes, director del Instituto de Investigación y Estudios Superiores en Ciencias de la Salud de la Universidad Rafael Landívar, lo desmiente.

“Estos termómetros infrarrojos son receptores, y la manera en que funcionan es que reciben la radiación emitida por el calor, en este caso la temperatura de la piel, y así generan el dato en escala de grados centígrados o Fahrenheit. No es que emita una radiación que vaya a causar algún daño a los tejidos”, dice.

Para que sea perjudicial a la salud la condición es que el dispositivo emita un tipo de radiación ionizante, como los rayos x o rayos cósmicos, que son potentes y de frecuencia alta, pero estos  no lo hacen.

De acuerdo con Haroldo Dardón, Ingeniero Mecánico y termógrafo certificado por Infrared Training Center, los termómetros más bien emiten un haz de luz coherente no ionizante con una longitud de onda controlada que solo sirve para apuntar y es de baja energía, captan en infrarrojo.

Con esto se refiere a que no es capaz de emanar suficiente energía a una molécula para alterar su estructura, así lo explica la Enciclopedia de salud y seguridad en el trabajo.

Estos termómetros están diseñados para funcionar con un lector óptico que mide las radiaciones infrarrojas que emanan el cuerpo, y el que este aparato apunte a la frente para medir la temperatura de las personas tiene una explicación: entre las cejas se ubica una de las zonas donde resulta más preciso captar el calor corporal y este se asemeja a la temperatura general.

Otras áreas son las axilas, la boca y la región del recto, sin embargo, resultan inadecuadas en una pandemia. Lo más práctico es la frente. Medir la temperatura en otra parte del cuerpo, como el brazo, la muñeca o el cuello dará un reporte poco fiable.

 

El temor de las personas a que la luz infrarroja dañe las neuronas ha llevado a que la temperatura se mida en el brazo, pero acá se genera un reporte inexacto del calor corporal general. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

 

La temperatura normal de una persona va entre los 35 y 37 grados centígrados. Si el aparato marca los 37.8 o más es una señal de alerta de que podría estar incubando algún tipo de infección respiratoria, no necesariamente covid-19, puede ser influenza o un virus sincitial respiratorio.

Monzón Fuentes refiere que para tener una lectura confiable el termómetro infrarrojo debe estar a una distancia no mayor de 3 centímetros de la frente para poder captar el calor emitido por la piel. Sin embargo, no hay que obviar las recomendaciones que hace el fabricante de cada dispositivo.

No daña los ojos

La luz que emite el termómetro infrarrojo es solo para ubicar dónde se mide la temperatura. Con relación si esta lastima o no los ojos, el médico indica que no hay información científica acerca de que dañe la retina, la cual tiene células fotosensibles, pero son sensibles a la luz visible, y en este caso “el espectro de la emisión de luz infrarroja ni siquiera es perceptible por los ojos”.

A esto Dardón añade que es probable que algunos equipos vengan con un apuntador láser como para pizarrón, lo que no es adecuado, y sucede en equipos genéricos. Acá es importante conocer los aspectos técnicos de cada marca para establecer si el equipo a utilizar es confiable.

Sin embargo, los punteros láser de clase II, como el que utilizan estos termómetros, son seguros y “suponen una amenaza baja para el ojo humano” al usarse de manera responsable. Si por error la luz se dirige a la vista, por instinto natural las personas miran hacia otro lado o cierran los ojos como una medida de protección adicional, agrega.

Medición efectiva

El primer filtro para controlar la propagación del coronavirus es la medición efectiva de temperatura corporal que ayuda identificar a una persona con fiebre, uno de los síntomas más comunes entre los contagiados de covid-19.

Si bien los termómetros infrarrojos permiten tener una lectura inmediata ante un cuadro febril, la medición puede verse afectada por la temperatura ambiente, por lo que no es del todo confiable.

Además, Dardón indica que al tener que colocar el termómetro a corta distancia en la frente de una persona para medir su calor corporal, esto impide el distanciamiento físico de más de un metro sugerido para evitar la propagación del virus. Por lo tanto, hay contaminación cruzada.

Pasar el dispositivo por la frente de quien ingresa a un espacio público es un proceso lento y  genera aglomeraciones, lo que tampoco es recomendable. El dispositivo resulta útil para detectar casos que ya tienen fiebre por covid-19, pero no identifica a los casos asintomáticos, los cuales poseen la misma carga viral que un sintomático.

Otras tecnologías utilizadas para la medición de temperatura son la cámara termográfica de uso industrial, la cámara de control de acceso y la cámara térmica de uso médico.

Según Dardón, la única lectura confiable será aquella proporcionada por un equipo que cumple con las normas internacionales IEC e ISO, establecidas por la International Electrotechnical Commission y la International Organization for Standardization. Con lo que se podrá identificar con mayor precisión a las personas infectadas con síntomas de fiebre, ya que unas décimas de grados pueden marcar la diferencia para detectar un caso de covid-19.

“Estamos en el escenario crítico (de la enfermedad), estamos creciendo mucho (número de contagios) y estamos midiendo mal la temperatura. Vamos a tener más probables positivos falsos que no estamos detectando y esto no va tener fin”, refiere Dardón.

0