“La preocupación nuestra son las violaciones y los suicidios que subieron abismalmente”

La pandemia por el covid-19 y el confinamiento decretado en sus distintos niveles, ha traído consigo una red compleja de violencias y abusos en contra de las mujeres que se han visto obligadas a convivir con su agresor y que, como única salida, muchas han optado por quitarse la vida.

PL Plus
Lucrecia Vásquez es jefa de la Secretaría de la Mujer del Ministerio Público. (Foto Prensa Libre: MP)
Lucrecia Vásquez es jefa de la Secretaría de la Mujer del Ministerio Público. (Foto Prensa Libre: MP)

El hallazgo del cuerpo de Litzy Amelia Cordón (20 años) y del asesinato de la maestra de preprimaria Laura Daniela Hernández (22 años) en menos de una semana en Teculután, Zacapa volvió a poner en discusión la violencia constante en la que viven las mujeres en Guatemala.

Pero la llegada de la pandemia del covid-19 al país y las medidas de restricción en la movilización que se decretaron para evitar contagios, puso a las mujeres en un círculo de violencia interminable. Muchas se vieron obligadas a compartir el espacio con sus agresores las 24 horas del día.

Las desapariciones de mujeres y las 15 violaciones sexuales que se reportan cada día han puesto en alerta al Ministerio Público (MP). Pero hay algo más que preocupa a la Secretaría de la Mujer del MP y son los suicidios.

La cifra de mujeres que han decidido quitarse la vida subió en estos seis meses de pandemia. Lucrecia Vásquez, jefa de la Secretaría de la Mujer detalla cómo se ha agravado la situación de violencia en la que viven las mujeres en el país.

¿Aumentaron las denuncias de violencia contra la mujer en estos siete meses de pandemia?

Cuando empieza la pandemia el viernes 13 de marzo, se cerraron muchos lugares. De 175 casos diarios, hubo un descenso a 54 casos en las primeras dos semanas, pero luego vimos cómo las denuncias empiezan a subir de 70, 90, 120 y ahora regresamos a un promedio de 165 diarias, casi alcanza el nivel de denuncia que teníamos antes. La violencia de la mujer continúa, persiste y nos preocupan esos espacios que tenemos y quiénes están en confinamiento. Empezamos a construir diferentes rutas para dar el servicio a todas estas mujeres víctimas, está el 1572 para recibir denuncias y dar asesoría de psicólogas por teléfono y este 12 de octubre habilitaremos un call center para que los médicos informen de una manera más rápida los casos de embarazos en niñas menores de 14 años. En el caso de violaciones tenemos un promedio de violaciones mensuales son 390, eso quiere decir que hay entre 13 a 15 violaciones diarias solo en mujeres adultas. A veces el violador es familiar y otras veces es un desconocido que es otra complejidad.

¿Cómo afectó la pandemia al seguimiento de las denuncias?

El covid es complejo, hasta el sistema de justicia lo vino a afectar. Tenemos más de 30 mil denuncias de violencia físico y psicológicas hasta el 30 de septiembre, pero qué podemos hacer con esas denuncias si los juzgados están trabajando en diligencias urgentes. Es un estancamiento muy fuerte provocado por el covid que vino a afectarnos,

¿Cambió la forma de violencia debido al confinamiento?

La preocupación nuestra es también la violencia sexual y los suicidios que subieron abismalmente. Estamos preocupadas porque subió en un porcentaje muy alto, tenemos 89 posibles suicidios que están en investigación. De ellas 27 son menores de 18 años y 59 adultas. Entre el 20 por ciento vivían en un círculo de violencia que no habían denunciado, pero lo sabemos porque las familias nos lo contaron. Seguramente por el tema del confinamiento y el estar encerradas con lo que están viviendo, toman la decisión de quitarse la vida. Otro porcentaje de mujeres no tienen a su pareja porque se fue, se quedaron solas con sus hijos, la falta de recursos, la angustia y preocupaciones las lleva a tomar la decisión de quitarse la vida, esa es nuestra hipótesis. Al principio la mayoría murió por suspensión y pensamos que tomaban esa decisión porque no podían salir a la farmacia o a algún otro lugar por la falta de transporte. En mayo fue la subida más abismal, tuvimos 26 posibles suicidios y luego vemos que entre junio y julio empiezan más suicidios pero en forma de pastilla como la del maíz u otro veneno.

¿En qué regiones han reportado estos casos de posibles suicidios?

Las regiones que más tenemos en el caso de la niñez está Guatemala, Huehuetenango, Alta Verapaz y Chiquimula. En el caso de las adultas hay en Guatemala, Quiché, Alta Verapaz y Santa Rosa. Hemos visto que en caso de las mujeres que eran madres, los niños les quedan a las abuelitas y eso también es preocupante.

¿Cómo le da seguimiento el MP a estos casos?

Hoy (9 de octubre) tuvimos una mesa de suicidios porque es un fenómeno que no existía en los niveles que está y se está analizando para saber por qué está pasando esto y qué debemos hacer a nivel de prevención. La ley es clara que toda muerte debe ser investigada hasta descartar que no haya sido inducido por otra persona. Tuvimos un caso en que el hermano había dicho que su hermana se quitó la vida y que cuando entró ella ya estaba sin vida, pero al constatar no había ningún poste de donde ella haya podido cometer eso. Empiezan las sospechas contra el hermano y ahora está por ahí la línea de investigación.

¿Cuáles son las edades de estas mujeres que han decidido quitarse la vida?

De menores tenemos desde 10 a 17. Hay una nena de 10 años que entra al baño para cometer quitarse la vida, pero todavía no hemos descartado que haya sido inducido por otra persona. Ella es la más pequeña y en adultas la mayoría son entre 23 a 33 años. Tenemos que entender el fenómeno para saber por qué está pasando esto porque si lo comparamos con el año pasado, no eran los índices que tenemos ahora. Para el 2019 tuvimos de 8 a 10 posibles suicidios cada mes, pero ahora hablamos de 14 al mes y en mayo hubo 17 solo de adultas y 9 menores. Ese mes fue el que nos alarmó muchísimo y empezamos a darle seguimiento, es un problema muy serio porque no es todo girado a la violencia en contra de la mujer, pero si en cuanto a esa falta de recursos y que las mismas condiciones del covid-19 es lo que nos ha perjudicado y ellas que han sido las que se quedan con sus hijos, son las que atraviesan esta situación tan delicada. Son muchos casos y las analistas van siguiendo cada caso para conocer los componentes más importantes.

También hemos visto que hay una percepción que han subido las alertas por desaparición de mujeres ¿Qué información tienen sobre esto?

Antes del covid-19 la media eran 4 mujeres diarias. Ahora bajo un poco y la media es de 3 mujeres diarias que desaparecen. Hemos ido ubicando casi al 82 por ciento, pero ese 18 que nos queda ha sido complejo porque las líneas de investigación son muchas y no logramos determinar la hipótesis. Son casos que uno lamenta mucho, como la muerte de Litzy, la futbolista (Karen Barrera Turcios). Ahorita me avisaron que ya apareció una mujer con sus dos hijos, pero seguimos con una actividad fuerte en las llamadas de desaparición.

¿En qué condiciones han aparecido estas mujeres?

Hay un porcentaje que desaparece porque se está escondiendo de su agresor, su esposo o conviviente.  Hay otro porcentaje que salieron de su casa sin decir a donde iban y resulta que se fueron del país como migrantes, hay otro poco porcentaje de mujeres que fueron reportadas como desaparecidas pero que se quedaron sin celular y no tenían como comunicarse con su familia.  Simultáneamente hay otro porcentaje en que activan la Alerta Isabel Claudina y la Alba Kenet pero es porque las mujeres huyen de su hogar con los niños para que la pareja no los encuentre y hay otro porcentaje de mujeres que tienen alguna discapacidad o condiciones de alzhemier o demencia senil.

¿Qué pasa con ese 18 por ciento que no aparece?

Ellas son las que nos causan más dolor por no poderlas ubicar. Las hipótesis es que estén huyendo por ese círculo de la violencia y que no sepamos ni siquiera que están vivas. El 30 por ciento de esas mujeres que no aparecen son jovencitas de 18 a 20 años que es un porcentaje bastante identificativo que son el 30% sí puede ser trata, pero la línea es tan fina que tenemos que encontrarlas en las primeras horas por eso es que las actuaciones tienen que ser muy rápidas para lograrlas ubicar. Tenemos que segur creciendo en personal, apoyo logístico y sistemas, para el 2021 queremos hacer equipos locales de búsqueda con ciertos protocolos específicos para que no se infiltren los mismos agresores.  Hasta el momento Escuintla comenzó con ensayos, con ellos estamos haciendo planes pilotos y esperamos que en Villa Nueva también podamos empezar como ensayos.

¿Cómo están trabajando el caso de Litzy y Laura en Zacapa?

En el marco de la violencia en contra de la mujer en Guatemala es una lucha constante contra esas construcciones sociales, machistas y patriarcales que están presentes. Cuando nos enteramos de lo de Litzi el equipo de femicidio se fue a la localidad para prevenir femicidios posteriores pensando en que puede ser un fenómeno. La Fiscalía de Femicidio movió a su equipo en Zacapa y la investigación está en curso para saber si hay coincidencias con otros casos, pero como está en curso todavía no podemos compartir avances de la misma, pero sí estamos trabajando con el Ministerio Público de Zacapa y la fiscal de Femicidio se quedará el tiempo necesario hasta recabar los indicios y las pruebas.  Somos uno de los países de la región que más muertes de mujeres tenemos y esto nos preocupa mucho porque incluso ya se ve como algo natural o normalizado.

0