“La crisis migratoria se ha convertido en el principal problema político del Gobierno de EE. UU.”: Moisés Naím

Estrategias para reducir la migración serán abordadas en el corto y largo plazo.

PL Plus
Moisés Naím es uno de los analistas más influyentes de la actualidad. (Foto Prensa Libre: EFE)
Moisés Naím es uno de los analistas más influyentes de la actualidad. (Foto Prensa Libre: EFE)

El escritor, periodista y politólogo Moisés Naím considera que para el Gobierno de EE. UU. el tema migratorio es de gran importancia, no solo desde el punto de vista humanitario, sino también político, puesto que es un problema que la sociedad estadounidense sigue de cerca.

En los primeros meses del gobierno del presidente Joe Biden, dicen Naím, el mandatario ha recibido una aprobación generalizada en casi todos los problemas que ha enfrentado, pero con la crisis humanitaria ha recibido ciertas críticas. De ahí la relevancia que su administración le da al tema.

El politólogo venezolano, considerado uno de los intelectuales más influyentes en la actualidad, dice que EE. UU. dividirá su estrategia migratoria en dos partes, una de corto plazo para contener la crisis en la frontera sur y otra, enfocada en un plan de desarrollo a mediano y largo plazo en los países expulsores de migrantes.

¿Qué opina de la estrategia que está impulsando EE. UU. para disminuir la migración irregular, un problema que, parece, con los años se agrava?

Así es. Ellos están buscando respuestas inmediatas a una emergencia en la frontera sur que ya se está transformando en un importante problema político en Estados Unidos y para el presidente Joe Biden. Entonces, están buscando soluciones rápidas, pero también tienen conciencia de que esto es un problema de larga historia y que hay que atenderlo con una visión amplia en el tiempo.

Lea también: así ha sido el Impacto de las remesas en la vida de familiares de migrantes

Hay que comenzar a invertir en los países del Triángulo Norte de Centroamérica con el fin de disminuir las fuerzas que motivan a la gente a arriesgar las vidas y las de sus hijos con tal de salir del infierno en el que viven con la esperanza de venir a Estados Unidos. Entonces, hay una estrategia de corto plazo para atender la emergencia, y otra estrategia a largo plazo.

Migrantes se atraviesan el río Suchiate, fronterizo entre Guatemala y México. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

¿Cómo ve que EE. UU. se centre en la lucha contra la corrupción para disminuir la migración desde el Triángulo Norte, cree que hay relación entre ambos hechos?

En primer lugar, los países son diferentes. Honduras y sus circunstancias políticas son diferentes a las de Guatemala o El Salvador, hay que tener cuidado de no ponerlos a todos en el mismo canasto. Todos sufren de problemas similares, la corrupción, es un problema importante pero los detalles son diferentes. Yo no creo que ellos —EE. UU.— crean que la lucha contra la corrupción es la prioridad en la construcción de una política migratoria sostenible, humana y viable, pero —la lucha contra la corrupción— es algo que tienen que hacer y pueden hacer en el corto plazo y que les sirve para mandar señales al resto de países.

Pero públicamente EE. UU. ha dicho que ese será el enfoque e incluso ha señalado a élites depredadoras como las causantes de la migración.

Yo creo que cuando ellos dicen eso se refieren a que hay una infraestructura de organizaciones de traficantes de personas, de coyotes y de gente que maneja el tráfico de seres humanos y que cobra a la gente por trasladarla de sus ciudades con la promesa de llegar a Estados Unidos, detrás de eso hay un gran negocio. Mucha gente está haciendo dinero con eso y por supuesto no se trata solo de corrupción, eso claramente es el crimen organizado, que por supuesto hay que enfrentarlo.

Lea también | Verificamos por usted: ¿Disolver la SAAS garantizaría austeridad en gastos presidenciales?

¿Entonces, cuál debería ser la prioridad de EE. UU. o a qué le debe apuntar para reducir la migración irregular?

Creo que ellos entienden que necesitan una estrategia de decisiones inmediatas y una política a largo plazo para disminuir la migración y retener a la gente en sus países, pero eso requiere inversión económica e inversión para proporcionar seguridad a las personas.

EE. UU. tiene que atender la crisis migratoria en el corto plazo ¿Hacia qué debe ir encaminada la estrategia de largo plazo?

Acá hay dos temas indiscutibles sobre los cuales todo el mundo está de acuerdo: el primero es que hay que proporcionar seguridad a la gente con esto de las extorsiones, las pandillas, los ilícitos, el tráfico de drogas, la violencia… Todo eso, la gente se siente desesperada —porque— los estados los han dejado solos, eso hay que cambiarlo, la gente se tiene que sentir cobijada por su gobierno y su estado y protegida de las extorsiones, secuestros y otras amenazas. Es inútil hacer cualquier cosa hasta que la gente no sienta que puede estar en su ciudad, barrio y casa sin que ellos o sus seres queridos corran peligro.

Migrantes llegan a la frontera sur de EE. UU. luego de cruzar el río Bravo. La llegada de indocumentados comienza a generar una crisis humanitaria. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Y lo otro, es la creación de empleos bien remunerados, dinamizar las economías y promover inversiones para que haya empleos. Estas dos cosas son necesarias y sobre eso hay un consenso, sobre lo que no hay es en los detalles de cómo deben hacerse.

¿Qué tanto importa a EE. UU. el abordaje de esta problemática?

Estados Unidos tiene que atender la emergencia de la gente que está caminando hacia el norte. En estos momentos Biden está muy bien en las encuestas en Estados Unidos, la gente de ambos partidos simpatiza con lo que está haciendo. En la única área donde los sondeos de opinión revelan alguna insatisfacción es en el desempeño de Biden es en el tema migratorio y la crisis de la frontera sur, eso se ha convertido en el principal problema político interno del presidente de Estados Unidos.

La gente lo apoya en la forma cómo ha enfrentado el tema de Rusia, de China y la pandemia. Todo eso, la gente lo reconoce y le da crédito, lo único en lo que lo critican es en la política migratoria y el manejo de la crisis fronteriza, eso lo oyen muy claramente en la Casa Blanca y por eso es que le dan la prioridad y visibilidad que estamos viendo.

Escuche: Una guatemalteca cuenta cómo vive la pandemia en Italia

¿En su opinión, cuáles son las principales causas por las cuales la gente sale de estos países?

No es mi opinión, sino son sondeos y todos dicen que la gente sale por la inseguridad personal y por la falta de oportunidades económicas.

¿Y cree que la corrupción dificulta enfrentar estos problemas?

En los gobiernos de los tres países, los funcionarios y toda la estructura de los gobiernos tienen larga data de tener problemas de corrupción importantes, eso no es una novedad para nadie y no sorprende a nadie.

La pobreza e inseguridad obligan a los ciudadanos centroamericanos a migrar a EE. UU. (Foto Prensa Libre: AFP)

En lo que se desarrollan planes a largo plazo la gente va a seguir migrando, ¿cómo va a enfrentar EE. UU. esto?

En eso están. Va a ser muy importante la visita que haga la vicepresidenta Kamala Harris a estos países, ellos no tienen aún definida cuál va a ser la estrategia a largo plazo, la están desarrollando, pero esa visita va a ser muy importante en contribuir con esa definición.

¿La estrategia dependerá de la visita que haga Kamala Harris a la región?

Creo que va a ser lo que hemos dicho y no habrá sorpresas. Es decir, hay que disminuir las razones por las que la gente se quiere ir de sus casas, hay que buscar cómo mejorar las condiciones para que la gente se quiera quedar y también mejorar las economías, que la gente pueda vivir con un empleo bien remunerado.

Lea también | Policías Municipales: ¿Cuáles son las funciones y su límite?

¿Y de qué depende alcanzar esto?

Son planes de inversión y también de reformas institucionales, de las policías, de las cárceles, del sistema judicial, de la lucha contra el crimen organizado, contra las maras. En eso tampoco hay mucha es sorpresa, eso es lo que hay que hacer, garantizarle a la gente su seguridad.

El presidente de EE. UU. Joe Biden ha recibido la aprobación de los estadounidenses, según sondeos, menos en el tema migratorio, donde hay cierto descontento. (Foto Prensa Libre: AFP)

0