Los retos del trabajo ante la modalidad híbrida

A medida que la pandemia por covid-19 altera la sociedad, las empresas se enfrentan a una disrupción laboral y humana producto del nuevo trabajo híbrido.

PL Plus
Los retos del trabajo ante la modalidad híbrida
Luego de la pandemia por covid-19 la mayoría de empresas mutaron a un formato tanto remoto como presencial. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

Hace un año las cosas eran distintas. Aún con el creciente miedo por el contagio de covid-19, muchos tuvieron el privilegio de permanecer en casa donde se adaptaron al inesperado giro que dio la sociedad.

En 2021, la dinámica social comienza a ser adaptada en un formato marcado por el distanciamiento entre las personas, razón por la que distintas áreas, en especial el trabajo, han sido propuestas para realizarse de manera híbrida con el teletrabajo.

En muchas empresas alrededor del mundo se ha normalizado que los trabajadores permanezcan tanto en sus hogares como en las oficinas. Esta dualidad ha creado un impacto notorio.

La empresa Microsoft dio a conocer en marzo de este año su primer Índice de Tendencias Laborales titulado El siguiente paradigma es el trabajo híbrido: ¿estamos listos?, que reveló varios datos que se vinculan con el grado de productividad, expectativas y consideraciones de distintos trabajadores.

Panorama laboral y humano

La tecnología, vista como principal medio de trabajo, tuvo muchas implicaciones. Una de las principales, sostiene Microsoft, es que las redes se han contraído.

Desde la investigación, la empresa revela que debido al distanciamiento, muchas personas han buscado desde las herramientas digitales -ya sea correos, chats o reuniones- a quienes integran sus redes más cercanas.

Carlos Lone, especialista de Soluciones de Microsoft argumenta que “ante las circunstancias aisladas, las interacciones que se buscan son con la gente con quien se tiene mayor confianza”. Esto se ha visto correspondido en el trabajo, expresa Lone.

Gracias a las mismas redes, muchos compañeros de trabajo han logrado tener mayor acercamiento entre ellos. Incluso, se ha revelado una empatía entre ellos, puesto que están en las mismas circunstancias sociales.

A pesar de la distancia, muchos compañeros de trabajo sintieron más cercanía con sus pares, producto de la empatía por la coyuntura sanitaria. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

Esa misma concientización por el factor humano ha permitido que los trabajadores se percaten de sus necesidades más básicas.

De acuerdo con el informe de Microsoft, 54% de los trabajadores remotos en América Latina sienten más libertad para ser ellos mismos, pero el 48% se siente más aislado en el trabajo a nivel social, en comparación con el promedio mundial.

Carlos explica que esto responde a una brecha generacional, puesto que el gran porcentaje de los que se sienten aislados son jóvenes que comienzan a vivir solos y que son más propensos a querer interactuar con más personas.

Por otro lado, quienes dicen sentirse cómodos suelen ser personas más allá de los 30 años que tienen familias y un círculo social establecido. A estos, el teletrabajo les ha permitido sentirse más cerca de sus allegados, comenta el especialista en Soluciones.

Franklin Espinoza, psicólogo industrial y especialista en ambiente ocupacional, apunta que también en esta nueva modalidad laboral se han manifestado problemas que no parecían obvios como sentir el estrés en casa, la soledad e incluso dificultades en las interacciones humanas.

El trabajo remoto ha permitido que las personas tengan mayor atención frente a sus espacios más personales. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

Espinoza agrega que, aunque muchas personas trabajan actualmente tanto en su casa como en las instalaciones del trabajo, las comodidades ergonómicas en la empresa se contraponen a la sensación de confort de estar en casa.

El estrés de movilización hacia y desde la oficina también se contrasta a la dificultad de manejar horarios eficientes desde el hogar debido al incremento de responsabilidades.

“El hecho de adoptar nuevos modelos de trabajo desconocidos hasta el momento contribuye a que se tenga una sensación de sobrecarga laboral”, comenta el psicólogo industrial.

A consideración de Carlos Lone, la flexibilidad es algo que debe primar en el trabajo híbrido. Para encausarlo mejor se debe partir de una consciencia acerca de tres capitales: el social, de conocimiento y el humano.

La ergonomía de los colaboradores en el hogar también es un factor a considerar por parte de los contratantes. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

El social parte del compromiso con las responsabilidades de cada puesto y la modalidad en que este se desarrolle. El de conocimiento debe buscar una facilitación al acceso de aprendizaje y desempeño de los trabajadores; mientras que el humano se enfoca en desarrollar el talento de cada persona.

Franklin Espinoza comenta que el modo híbrido ha permitido el ahorro en cuanto al uso de instalaciones o gastos fijos de operación en las oficinas, por lo que el modelo también ha funcionado como “gancho” atractivo de talento, ya que se ve como un beneficio adicional.

Tanto Espinoza como Lone comentan que es recomendable que los empleadores tomen consciencia de la manera en que se garantiza el bienestar dentro del trabajo de sus colaboradores. Para efectuarlo comparten estas consideraciones:

  • Asegurar condiciones laborales: Se deben tomar en cuenta los requerimientos básicos para el desempeño laboral como una conexión estable a Internet, un espacio aislado que garantice la concentración e incluso la ergonomía (mientras permanecen sentados). Esto aplica tanto para la oficina como para el hogar. Lone comenta que hay empresas que han procurado garantizar estos elementos a sus colaboradores aún en sus casas.
  • Identificar las responsabilidades: Para llegar a un acuerdo muto entre trabajadores y empleadores debe existir una plena consciencia de las responsabilidades que estos tienen. En la medida que se formalicen las estrategias que garanticen un buen desempeño laboral e incluso emocional, podrá existir una mayor flexibilidad.
  • Propiciar descansos: En momentos donde la mayoría de las reuniones se llevan a cabo de manera virtual, es necesario que los empleadores tomen en cuenta el tiempo que suponen los encuentros, ya que muchas veces se da el fenómeno del cansancio digital. Es recomendable dar un tiempo de 10 minutos después de los encuentros (de ser constantes durante un día) para que los trabajadores digieran la información, se organicen y puedan despejarse.
  • Procurar un bienestar completo: Al tratarse de la fuerza laboral de las empresas, los colaboradores deben permanecer cómodos para rendir. Por ello, los líderes deben procurar que se lleven a cabo iniciativas de bienestar psicológico, financiero, físico e incluso educativo.
  • Tener claridad: Ser abierto, directo y documentar los acuerdos de modelos de trabajo es importante para el cumplimiento de las metas. “Si una persona no está cómoda, lo peor que puede hacer es quedarse callado”, comenta Espinoza.
  • Acoger las plataformas tecnológicas: Se pueden tomar en cuenta aplicaciones y sitios web diseñadas para que ayuden a desarrollar habilidades y hacer más eficiente los modelos laborales, y que a la vez sean fáciles de entender y utilizar.

0