Pasos para alcanzar la prosperidad y no solo se trata de dinero

Despertar a un nuevo día y estar conscientes de qué se nos permite vivir y disfrutar es el primer paso para empezar a descubrir la prosperidad que nos rodea.

PL Plus
La prosperidad se vive en muchos aspectos de vida y no solo en el plano económico.  (Foto Prensa Libre: Pexels).
La prosperidad se vive en muchos aspectos de vida y no solo en el plano económico. (Foto Prensa Libre: Pexels).

Para hablar de la prosperidad comenzaremos con una anécdota de una pareja que se ha distinguido por sus alcances económicos, por sus conferencias y por estar entre los creadores de los libros más vendidos en la temática de finanzas.  Kim Kiyosaki, en el libro Mujer Millonaria explica que al principio de su relación de noviazgo con Robert Kiyosaki (Padre rico, padre pobre) , él le preguntó si le disgustaría ser rica, ella contestó que a quién le disgustaría eso.

Pero, el famoso empresario y escritor le contestó que a muchos les parecía ofensivo enfocarse en hacer dinero,  “piensan que es superficial tener como meta ser rico.  Hay muchas personas en el mundo que piensan que el dinero no es un tema que se deba discutir abiertamente.  Es sorprendente que hablar de dinero, algo que usamos todos los días del año, sea un tabú… pueda que el dinero no sea lo más importante en tu vida, pero afecta todo lo importante, afecta el nivel de cuidado de salud que recibes, la educación de los hijos, la alimentación”.

Jorge Rodríguez, director de Kon-tacto Empresarial y quien imparte cursos sobre finanzas personales comparte que el  concepto de prosperidad desde un punto de vista económico es la acumulación de bienes que se refleja en una mejor calidad de vida.

En diferentes seminarios y libros dedicados al tema de finanzas personales se toca este tema porque es importante comprender cuál es el concepto personal del dinero, la prosperidad y abundancia que se tiene.

Es probable que algunas creencias limiten que la persona se sienta merecedora o tome decisiones que no le permitan disfrutar de ella.

Existen preguntas básicas importantes a plantearse como qué decían los padres o los adultos en casa del dinero, cuáles son las ideas propias y cómo son diferentes a lo que se aprendió en la niñez, qué representa el dinero y en general cómo en la vida se crea la prosperidad y abundancia.

Responder a estas interrogantes resulta un ejercicio saludable que lleva a encontrar creencias erróneas y a tomar acciones que lleven a un mejor resultado.  Este termómetro podría llevar a buscar apoyo de expertos, conocer cómo otros han alcanzado niveles impresionantes de prosperidad y practicar para alcanzar avances personales.  En otras palabras es encontrar soluciones frente a una limitante que se ha detectado.

Más allá del dinero

Lili Gutiérrez, terapeuta emocional explica que la prosperidad es todo, una energía abierta en cada área de nuestra vida porque se ve reflejado en la salud, el amor, la alegría, espiritual, pero también la energía que es básica para estar bien en cada parte de la vida.

“El dinero es una energía que hay que reconocer y agradecer, llega a nuestra vida por medio de un salario, donaciones, regalos, una herencia o de la jubilación y es la que nos apoya para pagar cuestiones que van desde el pago del servicio de energía, hasta ropa, alimentos y otras necesidades”, dice Gutiérrez.

En el tema de salud, por ejemplo, cuando nos ejercitamos y dedicamos ese tiempo a nosotros, eso ya es prosperidad y una inversión.   Esto también se representa en otros aspectos como el agua que bebemos, la energía del sol que recibimos, el ver la naturaleza, pequeños o grandes detalles que también nos permiten la plenitud son parte de la prosperidad.

Ana Cortés, entrenadora personal y de negocios tiene un concepto importante que también refuerza lo anterior.  “La abundancia es la acumulación de sabiduría que permite tomar decisiones que crean momentos de felicidad”, según describe en su libro Cruza el puente de tus finanzas.

A diario es posible hacer un listado de agradecimiento, un principio de la prosperidad para estar consciente de lo que ya tiene en su presente. (Foto Prensa Libre: Migs Reyes/Pexels)

Para ella la abundancia es la conjugación de siete áreas en la vida que incluye espíritu, familia, dinero, relaciones personales, salud, mentalidad y propósito de vida, “entendí que las finanzas personales son también el resultado del trabajo de otras áreas de mi vida…”, describe.

Andrés Panasiuk, reconocido escritor de libros dedicados a finanzas personales también expresa que la prosperidad integral, no depende exclusivamente de nuestra capacidad económica.  Depende la forma en que elegimos vivir cada día  y tiene que ver con una actitud del corazón que con estado de una cuenta bancaria. “Vivir en abundancia también significa extender la mano amiga a los pobres, a los necesitados”, agrega.

El ayudar a otros también es un principio que atrae la prosperidad espiritual y es una manera de ser pleno en la vida. (Foto Prensa Libre: Puwadon Sang-ngern).

La prosperidad espiritual también está presente en la carencia de elementos que van a dar intranquilidad al ser humano, dice Rodríguez.  El dar a otros o tenderles una mano fortalece esta área porque acumula sentimientos positivos.

Rodríguez agrega que también hay que ser cuidadosos porque los humanos así como acumulan pensamientos positivos y cosas materiales que mejoran la vida, también podrían caer en lo contrario y tener cúmulo de tristeza, depresiones y otras emociones que no dejarán disfrutar la plenitud de la vida.

La clave de la gratitud

Tuti Furlán, psicóloga, explica que los estudios de felicidad, propósitos de vida y realización personal señalan a la gratitud como uno de los componentes de las personas felices, quienes muestran la capacidad de disfrutar más la vida.  Agradecer nos hace sentir más dichosos y esparcir bienestar, agrega.

Gutiérrez también expresa que el agradecer nos hace honrar todo lo que nos rodea.  El agradecimiento es a todo momento, desde que abro los ojos hasta cada detalle del día.  Nuestro cerebro tiene la facultad de obedecer y la mente trabaja a través de la repetición y al agradecer se  asegura reconocer el presente.

También es posible agradecer por lo que todavía no se tiene como un ejercicio de fe para poner en marcha los deseos y sueños.  Un ejercicio que menciona Furlán es que diariamente, durante un minuto se diga “gracias, gracias, gracias…”  Nuestra mente inmediatamente tratará de encontrar razones por la cuales agradecer”, expresa.

Organizar las finanzas

El médico, empresario y orientador en finanzas personales Eduardo Palacios explica que la prosperidad también es sanidad y buenos resultados, “en nuestros pueblos cuando un árbol de fruta se ve lozano y productivo este árbol está bien próspero porque da muchos frutos”, dice el médico comparando que así también es la abundancia que puede estar en las personas y sus familias cuando han sanado deudas, gastan inteligentemente e invierten en el ahorro.

Llevar un control de gastos y de ahorro es esencial como técnica para alcanzar la prosperidad material. (Foto Prensa Libre: Pixabay.

En lo económico se habla de la abundancia de recursos que trata de tener lo suficiente para llenar necesidades y un poco más.  Para alcanzar esta prosperidad es vital no tener deudas, este es el primer paso de la prosperidad porque el dinero que destina al pago de deudas ya no se va a casa.

Esto lleva a practicar la cultura de contado, es decir si se tiene el dinero para adquirir se compra y de lo contrario no, se junta el dinero y ahí se hace la adquisición.

A esto se suma hacer un buen presupuesto para saber en qué está gastando y cuánto dedicar a guardar.

Elizabeth Sánchez, consejera financiera con más de 7 años de experiencia y fundadora de Mindful Finance, del canal Cuentas Claras explica que es importante contar con una manera física de visualizar el presupuesto, no solo para poder recordar los montos y categorías, sino que al llevar un registro físico es más fácil coordinar los movimientos entre las cuentas y el presupuesto final. En este aspecto, se puede usar cualquier medio, desde un cuaderno, hasta hojas de Excel o incluso aplicaciones.

También es importante con respecto a los presupuestos es que deben ser flexibles. No todo lo que está establecido tiene que cumplirse al pie de la letra, ya que es posible que se den gastos imprevistos. Es ilógico pensar que a medida que pasa el tiempo no existan modificaciones o cambios al esquema original. Las medidas tomadas previamente también nos ayudan a mantener un presupuesto actualizado, incluso si algunos de los parámetros cambian.

En general, T. Harv Eker en su famoso libro Los secretos de la mente millonaria explica que la verdadera medida de la riqueza es la fortuna neta, no los ingresos del trabajo.  La fortuna neta es el valor económico de todo cuanto posee.

Para determinar su fortuna neta material, sume el valor de todo lo que posee, incluyendo su dinero en efectivo y sus inversiones, sus acciones, sus obligaciones, sus bienes inmuebles, el valor actual de su negocio si posee uno, el valor de su residencia si es de su propiedad, y después reste todo lo que debe. La fortuna neta es la máxima medida de riqueza porque, en caso de que fuese necesario, lo que posee puede, en ultima instancia, ser convertido en dinero en efectivo.

Prepararse para la edad madura

Es importante destacar el prepararse para la edad madura.  Panasiuk insiste en que debemos planear para el futuro, para el momento en que vayamos a dejar el trabajo regular, tomando en cuenta que hay mucha gente que está viviendo cada vez más debido al continuo avance de la ciencia.

Deberíamos tener un plan de retiro para mantener el mismo estándar de vida y que genere mínimo el 75% de las entradas actuales.

Así que el camino de la prosperidad es un recorrido que permite estar consciente del ahora y de sentirse plenos no solo en el aspecto económico sino en cada rol que se juega en la vida.

La psicóloga chilena Pilar Sordo comparte la historia de un hombre con discapacidad visual que estaba deprimido y le aconsejo hacer una lista de las cosas buenas que le pasaban en el día.  Ella pensó que él no sería capaz de hacer la tarea por ser un hombre ciego de 40 años y saca cuatro cuadernos empastados de una semana de anotaciones y ella llora porque él fue capaz de sentir y vivir desde la temperatura de la ducha en la mañana, el meterse en sabanas limpias, el olor a pan tostado, el sol que le pega en la cara cuando camina, la gentileza de una cajera en el mercado, “nosotros estamos aquí lo vivimos por montones todos los días y como estamos más ciegos que Jaime no vemos nada”, explica, mientras invita a hacer este ejercicio en la vida diaria.

 

0