Revista D

Remozan la icónica iglesia de San Francisco

La primera fase consiste en pintar las paredes interiores como eran originalmente.

Por Roberto Villalobos Viato

La cúpula del templo necesita ser reforzada. Foto Prensa Libre: Óscar Rivas.
La cúpula del templo necesita ser reforzada. Foto Prensa Libre: Óscar Rivas.

El templo de San Francisco, ubicado sobre la Sexta Avenida y 13 calle de la zona 1 capitalina, ha logrado sobrevivir los embates de 165 años. Como un mudo e inmóvil testigo, ha visto pasar distintos movimientos políticos, los cuales, por supuesto, le han afectado, tales como las expropiaciones o las expulsiones de las órdenes religiosas.

Además, ha sido saqueada y dañada por terremotos y hasta por explosiones con dinamita en su parte posterior.

Con la iniciativa de fray Édgar Ramírez Arias, los aportes de los arquitectos Miriam Polanco y Rony Chávez, así como con la supervisión y autorización del Instituto de Antropología e Historia, el 5 de octubre empezó su restauración. La primera fase consiste en pintar el interior.

“El templo se derrumba; vale la pena esforzarse en recuperarlo, porque es una joya que pertenece al pueblo”, expresa Ramírez Arias.

Historia

Luego de los terremotos de Santa Marta (1773) en Antigua Guatemala, la iglesia de San Francisco se trasladó provisionalmente en 1778 a la Calle Real (hoy Paseo de la Sexta) y Calle de las Beatas (14 calle), donde compartió espacio con la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios. A la capilla se le llamó San Francisco El Viejo.

Luego, la orden franciscana adquirió los terrenos para construir su propio templo, los cuales, originalmente, se extendían desde la 6a. hasta la 8a. avenidas, y de la 13 a la 15 calles del actual Centro Histórico.

Su diseño siguió el patrón de su antigua ubicación, con planta de cruz latina, de una sola nave y capillas de ingreso. Su estilo es neoclásico.

En la entrada se observa una enorme puerta flanqueada por dos columnas de fuste toscano y capitel jónico.

Adentro hay un altar para el Señor de la Preciosísima Sangre. Asimismo, está la hermosa capilla de Nuestra Señora de los Pobres. Al fondo, en el altar principal, está la venerada imagen de San Francisco. Cerca se encuentra la Virgen de la Inmaculada Concepción, la cual arribó a nuestro país en 1590.

Hoy, varias imágenes históricas se encuentran en exhibición en el Museo de La Merced, aunque el plan es que regresen a la iglesia de San Francisco, cuando las instalaciones estén en condiciones de recibirlas. “Deseamos reabrir nuestro museo, pues tenemos invaluables objetos religiosos”, comenta Ramírez Arias.



El templo de San Francisco fue construido hace 165 años. Foto Prensa Libre: Dron / Álvaro Interiano.
El templo de San Francisco fue construido hace 165 años. Foto Prensa Libre: Dron / Álvaro Interiano.


Cronología

La historia de la iglesia de San Francisco, en la capital, se remonta a finales del siglo XVIII.

1788. En ese año se diseñó; en 1800 empezó su construcción. Contó con la intervención del arquitecto español Santiago Marquí. Alrededor de 1820 se solicitó la autorización para edificar las torres con campanarios.

1829. Todas las órdenes religiosas fueron expulsadas de Guatemala. El templo, que aún estaba en construcción, fue saqueado. Por algunos años funcionó como centro educativo.

1838. Con los gobiernos conservadores se reanudaron las obras.

1851. La iglesia quedó terminada ese año bajo las órdenes de Miguel Rivera Maestre. La consagración estuvo a cargo del arzobispo Francisco de Paula García Peláez.

1871. Los inmuebles religiosos fueron expropiados por los liberales. Con ello, la capilla pasó a ser la sede del correo y el telégrafo. En 1874, la parte sur del convento se convirtió en la estación del ferrocarril que comunicaba con Amatitlán, Escuintla y el Puerto de San José; fue así hasta que se inauguró la Estación Central, en la 18 calle.

1917-1918. Los terremotos de esos años causaron graves daños en el templo. La cúpula, que era de piedra pómez, se derrumbó. En 1919, el obispo José Piñol y Batres pronunció varios discursos contra Manuel Estrada Cabrera, los cuales fueron decisivos para su caída.

1922. Se empezó el descombrar el templo. Entre 1925 y 1928 se construyó una cúpula de madera.

1932. Se restauró la fachada y se reparó la sacristía. Estos trabajos duraron dos años.

Jorge Ubico. Durante su gobierno, el antiguo convento fue demolido y luego fue ocupado por la Policía Nacional. Después se edificó el Palacio de Gobernación.

1948. Se construyó una nueva cúpula con hierro y cemento. La obra estuvo a cargo de los arquitectos Rafael Pérez de León y Enrique Riera. El maestro de obras fue Mariano Jiménez. Se concluyó en 1952.

1966. En la iglesia se instaló piso de granito y se colocó zócalo de mármol en el altar.

1976. El terremoto del 4 de febrero volvió a dañar la estructura. Pese a ello, el 13 de abril se fundó el Museo Fray Francisco Vásquez.

1979. Se empezó la reconstrucción del templo a cargo del ingeniero Óscar Martínez Dighero. Paralelamente, el gobierno de Romeo Lucas García decidió dinamitar lo que quedaba del convento, pero la explosión alcanzó a la iglesia y puso en riesgo la estructura. Hoy, ese espacio es un parqueo de la Policía Nacional Civil; los daños aún son visibles.

2016. El 5 de octubre se empezó a pintar el interior del templo, de blanco con detalles dorados. El zócalo, que ahora es café, pasará a ser amarillento. La obra está bajo la supervisión del Instituto de Antropología e Historia y cuenta con el apoyo de una empresa de pintura. La primera fase de restauración tendrá un costo de Q160 mil.



La imagen de la Virgen de la Inmaculada Concepción arribó a Guatemala en 1590. Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano.
La imagen de la Virgen de la Inmaculada Concepción arribó a Guatemala en 1590. Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano.


En números

165 años tiene el templo de San Francisco. Fue inaugurado el 21 de febrero de 1851.

24.5 metros hay desde el piso hasta el punto más alto de la cúpula, la cual, por cierto, necesita ser reforzada.

4 siglos tiene el rezado a la Inmaculada Concepción.

2 metros de grosor, aproximadamente, llegan tener las paredes. Muchas secciones requieren reparación urgente. Asimismo, se observan los grafitis de vándalos que irrespetan el patrimonio.

Fuentes: Iglesia de San Francisco y Municipalidad de Guatemala. 



Imagen de San Francisco de Asís. Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano.
Imagen de San Francisco de Asís. Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano.