Exembajador Luis Padilla: La prioridad debe ser prestar apoyo legal a los inmigrantes guatemaltecos en los consulados

El exvicecanciller, Luis Padilla, quien durante 25 años fue embajador de Guatemala en varios países, incluso las Naciones Unidas, dice que el país debe priorizar el diálogo político con EE. UU y que su principal tema debe ser prestar asesoría legal a los migrantes que residen en ese país.

Publicado el
Luis Alberto Padilla, diplomático durante 25 años y, actualmente  Presidente del Consejo Directivo del Instituto de Relaciones Internacionales e Investigación para la Paz.  (Foto Prensa Libre:  Esbin García)
Luis Alberto Padilla, diplomático durante 25 años y, actualmente Presidente del Consejo Directivo del Instituto de Relaciones Internacionales e Investigación para la Paz. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

¿Qué opina del tuit de Donald Trump donde dice que analiza prohibir el ingreso de los guatemaltecos a ese país?

El presidente estadounidense intentó algo similar, cuando comenzó su mandato con los países donde, según él, provenían los terroristas como Somalia, Yemen, Siria y otros, pero todo eso se lo votaron las cortes, porque es discriminatorio y va en contra de los instrumentos del derecho internacional aceptados en el mundo. Una de sus obligaciones es garantizar la declaración  universal de 1948, no puede ir en contra de esto.

Por eso la defensa de Guatemala debe ir encaminada en el nivel político, porque podemos alegar que es la ausencia de desarrollo, la que genera la violencia estructural, -aparte es la del crimen organizado- la que empuja a migrar a los guatemaltecos y, por supuesto, que el desarrollo disminuiría  la migración.

La violencia estructural, independientemente de que haya mareros y otros generadores de violencia, proviene del hecho de que no se satisfacen las necesidades mínimas de la gente, por ejemplo tener empleo,  vivienda, educación salud, entre otros. Toda medida que vaya en contra del desarrollo sostenible y de los compromisos asumidos por la comunidad internacional en su conjunto de aquí al 2030, de ir eliminado la pobreza y el hambre, entre otros, favorece la violencia estructural y contraviene los compromisos adquiridos en torno a la paz positiva que equivale al desarrollo sostenible.

Lea también: Diputado quema piñatas de Donald Trump afuera del Congreso como rechazo a amenazas

¿Cómo debería abordar el Gobierno el tema de la migración?

El interés nacional debe basarse en la gente que está allá, porque están manteniendo al país con las remesas. Para esto deben fortalecerse los consulados y que estos ofrezcan asesoría a los guatemaltecos que están en situación irregular en Estados Unidos. Por supuesto, que esto estaría en función del próximo Gobierno, porque este casi terminó.  En segundo lugar los intereses de los exportadores a través del marco del Cafta y todo lo que legalmente se puede hacer.

¿Y la de los gobiernos del Triángulo Norte?

Guatemala, El Salvador y Honduras andan en una situación parecida por lo que deben promover la regularización de nuestra gente para que tengan sus papeles legales y así desaparezcan los señalamientos en sus contras, porque hay que aclarar que no están cometiendo ningún delito o crimen. Si están sin documentos migratorios, como mucha gente que se le venció la visa, lo que están cometiendo es una infracción administrativa, pero por eso no se puede detener a una persona o llevar a una cárcel, porque existe el derecho humano a migrar lo cual está reconocido por la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, aprobada por la ONU y de la cual Estados Unidos y Guatemala son parte.

Además: Crisis migratoria: ¿puede Guatemala convertirse en un “tercer país seguro” como quiere Donald Trump?

¿Este tema debe quedar en manos del nuevo presidente?

Absolutamente, porque después del 11 de agosto ya vamos a saber quién es el nuevo o nueva presidente del país, a quien, realmente, le tocará abordar esta problemática. “De manera que ahorita habría que hacer una pausa”.

¿Cómo reducir la confrontación que ha  provocado este tema?

Hay que verlo con desapasionamiento, con un poco de frialdad y serenidad porque lo que está en juego son los intereses, muy serios, de este país. El asunto de seguir dejando pasar el tiempo no nos conviene porque los dos millones 350 mil guatemaltecos, que se encuentran allá, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM),  van a terminar integrándose a ese país, quizás ocupándose en puestos de alto nivel, empresarios, profesionales y  hasta en cargos políticos.

De acuerdo con la OIM, de esa cantidad solo unos 700 mil, aunque por supuesto debe haber un subregistro, no han regularizado su situación, pero se encuentran trabajando en algún lugar y son útiles a ese país.

¿Y qué opina de que el Gobierno no comunica a la población lo que está negociando con EE. UU?

Eso es evidente, porque hasta tenemos una Ley que nos obliga a ser transparentes y estamos obligados a cumplir con ese ordenamiento. Efectivamente, en este punto el Gobierno no ha mostrado transparencia para que la gente sepa de qué se trata esta negociación, por lo que se muy nebulosa.

¿Cómo ve los mensajes que Trump ha lanzado últimamente hacia Guatemala?

Son reacciones desmesuradas que de alguna manera constituyen una amenaza a la paz y la seguridad internacional.

Notas relacionadas:

>Pompeo visitará el Triángulo Norte para presionar porque se reduzca la inmigración

>Alianza por las Reformas pide rechazar “chantajes” de Trump por acuerdo de tercer país seguro

>¿México quiere apoyar al Triángulo Norte de CA?