¿El metano daría indicios de vida en Marte?

El robot estadounidense de la Nasa Curiosity detectó gas metano en Marte. Ahora surge la incertidumbre sobre si realmente hubo vida en el planeta rojo.

Por POR REDACCIÓN BUENA VIDA

<p><br _mce_bogus="1"></p>

Según datos recolectados por el robot, existen bajos niveles de ese gas constantemente en la atmósfera, pero también registró chorros esporádicos en los que se detectó una cantidad 10 veces mayor de metano.

Lo interesante de la presencia de este gas en Marte es que en la Tierra, por ejemplo, el 95 por ciento del metano proviene de organismos microbianos. El hallazgo fue anunciado durante un encuentro de la American Geophysical Union en San Francisco.

El equipo no logró identificar de donde proviene el metano pero cree que puede estar almacenado bajo el suelo y que sale a la superficie con regularidad. Sushi Atreya, científico del proyecto y profesor de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, dijo que los llamados clatratos posiblemente tienen algo que ver en este proceso, según el sitio BBC Mundo

"Estas son estructuras moleculares de agua helada en las que está atrapado el gas metano. De tanto en tanto, estas pueden desestabilizarse por algún factor de estrés térmico o mecánico y hacer que se escape el metano a través de las fisuras en la roca e ingrese en la atmósfera", explicó Atreya.

Lo que queda por responder es cómo el metano (CH4) llegó a los clatratos. Puede que provenga de microbios marcianos, o de un proceso natural, como la llamada serpentinización, un proceso que genera metano cuando el agua interactúa con ciertos tipos de roca.

El hecho de que el robot no había podido detectar metano hasta ahora tenía preocupados a los investigadores debido a que el gas había sido observado por naves que orbitan el planeta y por telescopios en la Tierra.

Curiosity se encuentra en un cráter de más de 150 kilómetros de diámetro llamado Gale, cerca del ecuador marciano. Desde que llegó allí en 2012, está inspeccionando el aire y analizando sus componentes. Según detectó, la concentración de metano es de 0.7 partes por mil millones (ppbv) en volumen.

"Hay alrededor de cinco mil toneladas de metano en la atmósfera", señaló Chris Webster, del Laboratorio de Propulsión Jet de la NASA, quien lideró la investigación.

"Eso lo puedes comparar con la Tierra, donde hay cerca de 500 millones de toneladas. La concentración aquí en la Tierra es de 1.800 ppbv", añadió.

El aumento repentino del metano -picos de metano- se registró en cuatro ocasiones durante un período de dos meses. La concentración durante estos picos osciló entre 7 y 9 partes por mil millones en volumen.

Es posible, dicen los investigadores, que el gas esté siendo liberado relativamente cerca de donde está el robot, dentro del cráter o justo afuera.

La estación climatológica del Curiosity indica que está llegando desde el norte, desde el borde del cráter. Una forma de investigar si el metano en Marte tiene origen biológico o geológico es analizar los tipos, o isotopos, del átomo de carbono en el gas.

Pero, lamentablemente, los volúmenes de metano detectados por el Curiosity son muy pequeños para hacer esta clase de experimento.

Otro descubrimiento del robot anunciado en San Francisco fue la detección de compuestos orgánicos -ricos en carbono- en muestras de rocas que extrajo de la superficie marciana.

Curiosity detectó compuestos orgánicos en una muestra de la roca apodada Cumberland. El instrumento llamado SAM del robot halló evidencia de clorobenceno en un trozo de roca apodada Cumberland.

Clorobenceno es un anillo de carbono con cinco átomos de hidrógeno y uno de cloro. Los investigadores no están seguros si este compuesto estaba presente en la roca o se sintetizó cuando se la calentó para su análisis.

El interés de los investigadores en estos compuestos orgánicos se debe a que la vida, tal como la conocemos, solo puede existir si tiene la posibilidad de intercambiar moléculas de carbono.

Lea también: Curiosity consigue más pruebas que sustentan que hubo un lago en Marte