Avances y retos de la electrificación

Aún queda camino por recorrer para resolver los problemas que afronta el subsector eléctrico.

Logros

Temas pendientes

Robustez y confiabilidad del sistema, con el crecimiento y fortalecimiento de la red de transmisión y de distribución.

Completar la cobertura a nivel nacional.

Consolidar procesos competitivos para generación y transmisión.

Se sacó al país de la crisis de energía en la década de 1990, atribuida al uso de un modelo agotado que centralizaba la operación en el Estado.

Reglas claras para atraer inversiones.

Actualizar normativas sobre nuevas tecnologías, reserva y almacenamiento de energía (sin cambiar el modelo del mercado eléctrico en el país).

Se creó institucionalidad fuerte y se dejó al MEM como ente rector, además de CNEE (regulador) y AMM (operador), con lo que se ha logrado un mercado eléctrico maduro y se han creado condiciones propicias para efectuar importantes inversiones.

Lograr estándares de calidad adecuados en la prestación del servicio que se recibe en el interior del país.

Resolver el problema del hurto de electricidad, pues atenta contra la sostenibilidad del subsector eléctrico.

Apertura del mercado y competitividad, pues el servicio dejó de ser casi totalmente estatal y se privatizó (ahora, alrededor del 70% de la generación es de propiedad privada y se estableció que una misma empresa no puede ser propietaria de la generación, distribución y red de transmisión). Existen 13 empresas de transmisión, tres privadas de distribución y 16 municipales.

Acuerdos bilaterales con otros países para venta de electricidad, extendiendo las operaciones de los agentes del AMM (generadores, transmisores y distribuidores).

Mantener la institucionalidad y defender el marco regulatorio para que siga funcionando de forma eficiente y transparente.

Avances y retos de la electrificación

Aún queda camino por recorrer para resolver los problemas que afronta el subsector eléctrico.

Logros

Temas pendientes

Completar la cobertura a nivel nacional.

Robustez y confiabilidad del sistema, con el crecimiento y fortalecimiento de la red de transmisión y de distribución.

Consolidar procesos competitivos para generación y transmisión.

Se sacó al país de la crisis de energía en la década de 1990, atribuida al uso de un modelo agotado que centralizaba la operación en el Estado.

Reglas claras para atraer inversiones.

Actualizar normativas sobre nuevas tecnologías, reserva y almacenamiento de energía (sin cambiar el modelo del mercado eléctrico en el país).

Se creó institucionalidad fuerte y se dejó al MEM como ente rector, además de CNEE (regulador) y AMM (operador), con lo que se ha logrado un mercado eléctrico maduro y se han creado condiciones propicias para efectuar importantes inversiones.

Lograr estándares de calidad adecuados en la prestación del servicio que se recibe en el interior del país.

Resolver el problema del hurto de electricidad, pues atenta contra la sostenibilidad del subsector eléctrico.

Apertura del mercado y competitividad, pues el servicio dejó de ser casi totalmente estatal y se privatizó (ahora, alrededor del 70% de la generación es de propiedad privada y se estableció que una misma empresa no puede ser propietaria de la generación, distribución y red de transmisión). Existen 13 empresas de transmisión, tres privadas de distribución y 16 municipales.

Acuerdos bilaterales con otros países para venta de electricidad, extendiendo las operaciones de los agentes del AMM (generadores, transmisores y distribuidores).

Mantener la institucionalidad y defender el marco regulatorio para que siga funcionando de forma eficiente y transparente.

Avances y retos de la electrificación

Aún queda camino por recorrer para resolver los problemas que afronta el subsector eléctrico.

Logros

Robustez y confiabilidad del sistema, con el crecimiento y fortalecimiento de la red de transmisión y de distribución.

Se sacó al país de la crisis de energía en la década de 1990, atribuida al uso de un modelo agotado que centralizaba la operación en el Estado.

Se creó institucionalidad fuerte y se dejó al MEM como ente rector, además de CNEE (regulador) y AMM (operador), con lo que se ha logrado un mercado eléctrico maduro y se han creado condiciones propicias para efectuar importantes inversiones.

Apertura del mercado y competitividad, pues el servicio dejó de ser casi totalmente estatal y se privatizó (ahora, alrededor del 70% de la generación es de propiedad privada y se estableció que una misma empresa no puede ser propietaria de la generación, distribución y red de transmisión). Existen 13 empresas de transmisión, tres privadas de distribución y 16 municipales.

Temas pendientes

Completar la cobertura a nivel nacional.

Consolidar procesos competitivos para generación y transmisión.

Reglas claras para atraer inversiones.

Actualizar normativas sobre nuevas tecnologías, reserva y almacenamiento de energía (sin cambiar el modelo del mercado eléctrico en el país).

Lograr estándares de calidad adecuados en la prestación del servicio que se recibe en el interior del país.

Resolver el problema del hurto de electricidad, pues atenta contra la sostenibilidad del subsector eléctrico.

Acuerdos bilaterales con otros países para venta de electricidad, extendiendo las operaciones de los agentes del AMM (generadores, transmisores y distribuidores).

Mantener la institucionalidad y defender el marco regulatorio para que siga funcionando de forma eficiente y transparente.

Avances y retos de la electrificación

Aún queda camino por recorrer para resolver los problemas que afronta el subsector eléctrico.

Logros

Robustez y confiabilidad del sistema, con el crecimiento y fortalecimiento de la red de transmisión y de distribución.

Se sacó al país de la crisis de energía en la década de 1990, atribuida al uso de un modelo agotado que centralizaba la operación en el Estado.

Se creó institucionalidad fuerte y se dejó al MEM como ente rector, además de CNEE (regulador) y AMM (operador), con lo que se ha logrado un mercado eléctrico maduro y se han creado condiciones propicias para efectuar importantes inversiones.

Apertura del mercado y competitividad, pues el servicio dejó de ser casi totalmente estatal y se privatizó (ahora, alrededor del 70% de la generación es de propiedad privada y se estableció que una misma empresa no puede ser propietaria de la generación, distribución y red de transmisión). Existen 13 empresas de transmisión, tres privadas de distribución y 16 municipales.

Temas pendientes

Completar la cobertura a nivel nacional.

Consolidar procesos competitivos para generación y transmisión.

Reglas claras para atraer inversiones.

Actualizar normativas sobre nuevas tecnologías, reserva y almacenamiento de energía (sin cambiar el modelo del mercado eléctrico en el país).

Lograr estándares de calidad adecuados en la prestación del servicio que se recibe en el interior del país.

Resolver el problema del hurto de electricidad, pues atenta contra la sostenibilidad del subsector eléctrico.

Acuerdos bilaterales con otros países para venta de electricidad, extendiendo las operaciones de los agentes del AMM (generadores, transmisores y distribuidores).

Mantener la institucionalidad y defender el marco regulatorio para que siga funcionando de forma eficiente y transparente.