Fútbol Nacional

Aparicio: “La decisión más sabía que he tomado es jugar al futbol”

Desde que tiene memoria, Jorge Aparicio ha sido inseparable del balón. Fue a los 9 años cuando tomó en serio el futbol y hasta la fecha lo considera como una de las decisiones más sabías que ha tomado.

Por Jeniffer Gómez

Jorge Aparicio, jugador de Comunicaciones, comparte su historia de vida en el futbol. (Foto Prensa Libre: Fernando López R.)
Jorge Aparicio, jugador de Comunicaciones, comparte su historia de vida en el futbol. (Foto Prensa Libre: Fernando López R.)

La historia de Aparicio partió de sus características remarcables, aquel 9 de octubre del 2013, en su debut en Liga Nacional con Comunicaciones, cuando sustituyó precisamente a su predecesor y eterno capitán, Rigoberto Gómez.

La Chula Gómez, quien el 25 de mayo del año en curso, tras haber ganado el histórico hexacampeonato albo, anunció su retiro, dejó un espacio que ahora pertenece sin discusión al juvenil de 22 años.

“La Chula es un jugador que siempre he admirado mucho. En el equipo nos molestan porque él dijo en un reportaje que me había chineado a mí cuando era bebé, y compartimos por mucho tiempo el camerino”, expresa el jugador, antes del anunció del retiro de Gómez.

El impacto de su talento fue tal, que el rosarino Iván Franco Sopegno, en aquel entonces encargado de la estrategia del equipo crema, lo plantó en el centro del campo como encargado de poner el freno en el momento preciso.

Al finalizar el Apertura 2013 y tras la partida de Sopegno al banquillo de la Selección Nacional, abordó el reto el uruguayo Willy Olivera, quien evidenció la misma confianza en las aptitudes de Aparicio.

Es así como tres torneos después de aquel anhelado momento de su debut, el recientemente nombrado Jorge el Pulpo Aparicio es ahora el dueño de la contención en Comunicaciones, una afirmación cuya veracidad es argumentada con sus resultados.

La raíz

En la infancia de Aparicio siempre estuvo presente el futbol; su abuelo se encargó de iniciarlo en este mundo lleno de emociones.

“Yo siempre dije que quería ser futbolista, nunca bombero o policía. Y recuerdo que fue en la Sub 17, cuando jugué con la especial, le dije a mi papá que me quería dedicar a esto y él me dijo que luchara por mis sueños”, relata.

Aparicio era un niño hiperactivo y travieso, que fue parte de la Escuela de Futbol Integral de Julio César el Pocho Cortés. También Willy Olivera y Omar Pelayes formaban parte de esta. “Allí empezó mi gusto por el futbol, porque ellos tenían una visión distinta”, afirma Jorge.

“Tengo dos momentos muy especiales en mi carrera: el primero, cuando anoté el gol de penalti que nos dio el Tricampeonato. Y el segundo, que fue cuando jugué con la Selección Nacional”.

“Siempre jugué en el mediocampo. A los 13 años fui a probarme a Comunicaciones con el profe Óscar Girón y entonces estuve en la Sub 15, Sub 17 y quemé todas las etapas. Jugué en Segunda y Tercera División, hasta que se me dio la oportunidad de llegar al equipo mayor y debutar en Liga Nacional, contra Heredia”, recuerda.

Declarado abiertamente como aficionado de Comunicaciones, Aparicio viene de una familia apasionada por el club albo y es ahora un orgullo indiscutible, especialmente para su abuelito Jorge Aparicio —exdirectivo de los cremas—.

“Tengo dos momentos muy especiales en mi carrera: el primero, cuando anoté el gol de penalti que nos dio el Tricampeonato. Y el segundo, que fue cuando jugué con la Selección Nacional y mi abuelito me dijo que ya se podía morir tranquilo después de vivir eso”, reflexiona el volante nacional.

La Sele

“Mi máximo sueño con Selección es jugar un mundial. Hacer una buena eliminatoria y una buena Copa de Oro”, asegura sin titubear.

Sin duda, es parte del anhelo de cualquier guatemalteco amante del futbol. Tanto como aficionado y como jugador, espera representar los colores nacionales en una Copa del Mundo.

“Estoy teniendo la oportunidad de disputar el inicio de la eliminatoria con la Selección Nacional; espero seguir siendo tomado en cuenta por Sopegno, que es un técnico que ya me conoce, lo cual me da confianza”, refiere el jugador crema.

Según Aparicio, la Bicolor tiene el suficiente material humano para pelear por los puestos privilegiados en la región, pero falta fe para dar el paso crucial a un Mundial.

Jorge Aparicio debutó con la Selección de Guatemala en un partido amistoso contra Nicaragua, que ganó la Bicolor 3-0, el 14 de agosto del 2014, en el estadio Pensativo.

Sus gustos

El futbolista de Comunicaciones se considera seguidor del jugador del Chelsea, Remires; además, admira a Sergio Busquets y trata de aprender de ellos para aplicar su técnica en el terreno de juego.

“Son jugadores muy inteligentes, porque saben en dónde jugar y en dónde recibir la pelota. También admiro al técnico José Mourinho, porque es un entrenador que vive y sueña futbol. He leído mucho de él y es un genio. Tiene mucho ímpetu y nunca se queda atrás”, explica el Pulpo.

Aparte de sus gustos futbolísticos, el volante de contención, quien se considera una persona muy alegre, sabe disfrutar de la música.

“Me gusta mucho el reguetón y la electrónica. Una de mis canciones favoritas se llama Fanática Sensual, de Nicky Jam y Plan B”, cuenta entre risas el jugador.

También en su lista de pasatiempos incluye el ir al cine con su pareja, María Fernanda, y pasar tiempo con su pequeña hija, Camila.

“Mi película favorita es 300, por el mensaje que transmite. Me gusta ir al cine con mi señora y con mi hija, o nos quedamos en casa viendo películas y hacemos poporopos”, asegura el merengue, quien definitivamente se considera hogareño.

“Estoy teniendo la oportunidad de disputar el inicio de la eliminatoria con la Selección Nacional; espero seguir siendo tomado en cuenta por Sopegno”.

Camila es su razón de ser y quien lo motiva a ser una mejor persona día tras día. Además, la pequeña ya es una fanática más de Comunicaciones.

“Ella mira los partidos con su mamá y los vive muy intensamente —suelta una risa, casi carcajada—. Aunque todavía está pequeña, sabe que yo estoy jugando y me echa porras, ya sea viendo la televisión o cuando va al estadio”, reconoce.

En un momento cumbre en su carrera, tras haber sido titular en tres torneos del hexacampeonato crema, para Aparicio todavía queda una extensa lista de sueños por cumplir, por lo que el trabajo no baja de ritmo y la sed de destacar continúa presente.

La próxima temporada, los cremas afrontarán una edición más de la Liga de Campeones de la Concacaf, una oportunidad para mostrarse a escala internacional.

“Soy seguidor del América y me gustaría jugar en ese equipo. Sé que en México tienen un mejor nivel, pero no es algo inalcanzable y además es un país que está cerca del mío, por lo que sería una bonita oportunidad”, afirma.

Agregado a sus retos en el club y con la Selección Nacional, llega la Copa Oro 2015, que se disputará del 7 al 26 de julio, en Estados Unidos y Canadá, por lo que el camino que queda por recorrer es largo y lleno de retos para un jugador que parece tener las armas adecuadas para recorrerlo.