Guatemala

Enfermos en fase terminal tienen limitado acceso a servicios y medicamentos 

Un estudio de una organización estadounidense defensora de los Derechos Humanos revela que guatemaltecos tienen limitado acceso a medicamentos y cuidados paliativos, es decir, los que se brindan cuando una persona enfrenta la fase terminal de una enfermedad.  

Por Roni Pocón

Según el Incán, los precios de los tratamientos paliativos son relativamente bajos en comparación con los de otras especialidades. (Foto Prensa Libre: Roni Pocón).
Según el Incán, los precios de los tratamientos paliativos son relativamente bajos en comparación con los de otras especialidades. (Foto Prensa Libre: Roni Pocón).

La detección de enfermedades crónicas en el país va en aumento, junto a ello crece la necesidad de atención médica y tratamientos especializados.

El crecimiento registrado motivó a la organización Human Rigths Watch (HRW) a desarrollar un estudio en el país sobre las condiciones de vida de personas con enfermedades crónicas y en fase terminal y lo complejo de recibir atención especializada.

La organización Human Rights Watch presentó estudio sobre condiciones de vida de enfermos terminales. (Foto Prensa Libre: Roni Pocón)
La organización Human Rights Watch presentó estudio sobre condiciones de vida de enfermos terminales. (Foto Prensa Libre: Roni Pocón)

Difícil acceso a cuidados y medicamentos

El estudio señala que hay limitaciones para acceder a los tratamientos que alivian los síntomas comunes que las personas experimentan cuando están en la fase terminal, cualquiera que sea,

“Pacientes que viven en el occidente o el norte del país y que están en una condición muy difícil por que se encuentran en la fase terminal de un cáncer, tienen que hacer largos viajes en buses para llegar a la capital”, relató Diederik Lohman representante de HRW.





El estudio revela que en Guatemala unas 30 mil personas son desahuciadas cada año  y se enfrentan al proceso de la etapa terminal de una enfermedad crónica, algunos despues de haber vivido una larga lucha de supervivencia. Se estima que del total de los diagnosticados en fase terminal, menos de 10 mil tienen acceso a tratamientos y más de 11 mil mueren sin cuidados ni medicamentos para mitigar el sufrimiento.

Personas reciben servicios en las clínicas del Instituto Nacional de Cancerología. (Foto Prensa Libre: Roni Pocón)
Personas reciben servicios en las clínicas del Instituto Nacional de Cancerología. (Foto Prensa Libre: Roni Pocón)

La organización recomienda al Estado facilitar el acceso de estos servicios con la implementación de unidades de cuidados paliativos en departamentos clave y no solo en la capital como hasta ahora. También resalta la necesidad de reformar las regulaciones de venta de medicamentos contra el dolor como la morfina.

Tratamientos son de bajo costo

Víctor Samayoa, oncólogo del Incán

Es preocupante porque son pacientes vulnerables y delicados que presentan múltiples síntomas, el dolor es el más importante porque hasta gritan del sufrimiento y nuestro sistema de Salud no les ofrece algo ideal para tratarlo. Aparte, es una fuerte carga emocional para la familia.

Según el jefe de la unidad de cuidados paliativos del Instituto Nacional de Cancerología (Incán) que atiende a unos tres mil pacientes cada año, los precios de tratamientos en esta etapa son relativamente bajos, comparado con otras especialidades que requieran procedimientos como cirugías, quimioterapias o radioterapias.

Síntomas comunes

  • Dolor agudo
  • Pérdida de aliento
  • Fatiga o falta de energía
  • Náuseas
  • Ansiedad nerviosa
  • Insomnio

Solo cuatro hospitales ofrecen servicios de cuidados paliativos y todos están en la capital.

  1. Hospital Roosevelt
  2. Unidad Nacional de Oncología Pediátrica
  3. Instituto Nacional de Cancerología
  4. Consulta Externa de Especialidades, Autonomía, IGSS, zona 9
El Incán es uno de los cuatro hospitales del país que cuentan con una unidad especializada en cuidados paliativos. (Foto Prensa Libre: Roni Pocón)
El Incán es uno de los cuatro hospitales del país que cuentan con una unidad especializada en cuidados paliativos. (Foto Prensa Libre: Roni Pocón)