Izabal

Tráiler embiste a dos personas que observaban accidente

Dos personas que observaban un percance de tránsito fueron arrolladas por un tráiler en Lívingston, Izabal, el cual les causó la muerte.  

Por Dony Stewart / Lívingston

Un autopatrulla de la PNC también fue alcanzado por un tráiler cuyo piloto perdió el control, en Lívingston, Izabal. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)
Un autopatrulla de la PNC también fue alcanzado por un tráiler cuyo piloto perdió el control, en Lívingston, Izabal. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)

El hecho se registró en el km 308 de la aldea Cadenas, Livingston, Izabal, ruta a Petén, cuando el cabezal atropelló a dos personas que observaban un accidente de tránsito que había ocurrido minutos antes en el mismo lugar, pero que solo dejó daños materiales.

El cabezal también chocó contra un autopatrulla de la Policía Nacional Civil que resguarda el lugar del primer percance. Los cuerpos de socorro indicaron que los agentes salieron ilesos.

Emerita Yaneth Madrid Ipiña, de 47 años, murió a causa de haber sido atropellada por el tráiler, mientras que la otra persona no ha sido identificada.

El cabezal llevaba una plataforma con varias láminas, el conductor Jonathan Salvador Veliz, de 28 años, fue detenido por la policía.

Autoridades de tránsito recomendaron a automovilistas y pobladores que no se detengan a observar accidentes, pues pueden causar que los percances sean aún más graves y también ponen en peligro la vida de socorristas y otros vecinos. 

Agentes de la PNC resguardan el km 308 de la ruta a Petén, luego de accidente en Lívingston, Izabal. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)
Agentes de la PNC resguardan el km 308 de la ruta a Petén, luego de accidente en Lívingston, Izabal. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)

Accidentes continúan

Invalidez, daños cerebrales, problemas para hablar y movilizarse son algunas de las secuelas que han quedado a sobrevivientes de accidentes automovilísticos, además de la muerte de 365 personas en 98 días de este año, por lo cual   médicos y socorristas  insisten en recomendar precaución, atención y respeto a las leyes y señales de tránsito.

El 26 de marzo último, en la ruta a Puerto Quetzal, un picop volcó aparatosamente y dio varias vueltas. Según testigos, iba alta velocidad, lo cual se conjugó con el mal estado del pavimento. Cuatro personas murieron.

En los primeros días de abril, varias colisiones han dejado fallecidos. Prisa e irrespeto al semáforo han costado caro. Aunque no siempre  los conductores imprudentes son los únicos afectados.

“Me pasó la llanta encima. Gracias a Dios no me pegó directamente, si no me hubiera muerto, pero sí quedé traumada,  y cuando salgo a la calle siento que algún carro se va a salir de la carretera y me van a atropellar”, cuenta María Ester Aldana, de 60 años, quien perdió la pierna derecha en un accidente.

Su vida cambió el 4 de julio del 2015, cuando un vehículo colisionó contra la parte trasera del  microbús en que viajaba. Una de las llantas le destrozó la pierna.

A pesar de haber conservado su trabajo en una zapatería y haber recibido una prótesis,  teme quedar desempleada porque no soporta permanecer de pie más de dos horas.