De nuevo mueren peces en río La Pasión

Otra mortandad de peces ocurrió en aguas del río La Pasión, en Sayaxché, Petén, por lo que autoridades de Gobernación Departamental, la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres y el ministro de Ambiente, Óscar Medinilla, declararon ayer alerta amarilla en ese municipio luego de haberse reunido con pescadores y vecinos del lugar.

Por Rigoberto Escobar / Sayaxché

Gran cantidad de peces muertos se observan a lo largo de varios kilómetros en el río La Pasión, en Sayaxché.
Gran cantidad de peces muertos se observan a lo largo de varios kilómetros en el río La Pasión, en Sayaxché.

El gobernador Antonio Morales Ozaeta dijo que el domingo último visitó el área afectada y observó que más de 30 kilómetros de norte a sur y 10 de este a oeste abarca la zona afectada, lo cual perjudica a pescadores de las comunidades Flor de la Selva, Santa Amelia, El Piojo, El Colorado y Champerico.

Agregó que ayer se reunió con personal de la compañía productora de palma africana, Repsa, y vecinos afectados, con el fin de buscarle solución al problema, pues esta es la segunda ocasión que ocurre en este año.

Medinilla expresó que no ha visitado el lugar afectado, pero que sí tiene conocimiento del caso, y por versiones y notificación de las autoridades locales y pescadores se decidió declarar alerta amarilla, y solicitó al Ministerio Público que investigue qué ocasionó esta nueva tragedia ecológica.

Evaristo Carmenate Madrigal, representante de los pescadores de la zona urbana de Sayaxché, afirmó que la mortandad de peces es incalculable, por lo que reina la preocupación en los vecinos que se dedican a la pesca artesanal.

Agregó que la contaminación prácticamente acabó con todas las especies acuáticas, por lo que entregaron un documento con varias peticiones, entre estas que se limpie el río y se determine qué causó la mortandad.

Buscan tóxicos

Es indignante observar tantos peces muertos. Se hizo un recorrido por el lugar y se enviaron muestras para buscar tóxicos en el agua, dijo Roy Flores, jefe del Área Suroccidental de Salud en Sayaxché.

“Tratamos de verificar si los vecinos han consumido esa agua y si han comido los peces”, señaló Flores.

Agregó que las muestras tomadas por la mortandad anterior determinaron la presencia de un órgano fosforado, según el análisis del Departamento de Toxicología de la Universidad de San Carlos de Guatemala.