BBCMundo

La sorprendente historia de "Don Patricio", el misterioso irlandés que salvó al Barcelona de la ruina

El FC Barcelona es sinónimo de glamour en el fútbol: Messi, Maradona, Johan Cruyff, Xavi y Andrés Iniesta le pusieron su sello de calidad.

Por BBC Mundo

Pero, en algún momento de sus 118 años de historia, el gigante catalán estuvo a punto de desaparecer. Y gracias a un irlandés, Patrick O'Connell, más conocido como "Don Patricio", logró superar una de las peores crisis de su existencia.

O'Connell fue jugador y técnico -campeón con el Real Betis en 1935- y marcó al Barsa porque logró ayudarlo a sobrevivir los rigores de la Guerra Civil española.

Sin embargo, a pesar de sus hazañas -también fue capitán del Manchester United-, el irlandés murió en la pobreza y el olvido en marzo de 1959 y fue enterrado en una tumba sin nombre.

Y no fue sino hace unos 10 años que varios fanáticos del Celtic de Belfast, donde jugó gran parte de su carrera, recordaron las hazañas del que ahora es llamado el "salvador del Barcelona".

Por esa razón, Don Patricio tendrá a partir de este viernes una placa azul que recuerda sus méritos, no solo en las canchas sino también en su condición de mecenas. Y será instalada en Albert Street en Belfast, Irlanda del Norte.

"Nos honra recordar a Patrick O'Connell. Estamos seguros que su legado va a ser apreciado no solo en Irlanda sino en España y en otros países", señaló Chris Spurr, director del Ulster History Circle, que otorga estas placas en territorio norirlandés.

Pero, ¿cómo un irlandés terminó salvando de la ruina a uno de los equipos más poderosos del planeta?

Manager

Como futbolista, la carrera de O'Connell lo llevó por el Celtic de Belfast y el Manchester United de principios del siglo XX.

Y una vez retirado de las canchas, decidió marcharse a España para convertirse en director técnico.

Allí dirigió al Racing de Santander y, en 1932, fue nombrado técnico del Real Betis, que estaba en segunda división.

Su gestión no solo puso al club sevillano en primera, sino que en la temporada 1934-35 lo logró llevar a la última fecha del campeonato empatado en puntos en el primer puesto con el poderoso Real Madrid.

Y el último partido era contra el equipo merengue. El resultado final fue 5-0 y el Betis consiguió el único título de su historia.

Por esa razón, O'Connell fue contratado por el FC Barcelona, que ya vivía una fuerte crisis después del suicidio de su fundador, Joan Gamper, en 1930, y la fuerte caída en el número de socios.

Pero en julio de 1936 estalló la Guerra Civil española y la crisis se ahondó.

México y Estados Unidos

El club catalán fue asociado por el régimen de Francisco Franco con el bando republicano y comenzó a sufrir una fuerte crisis económica debido a las presiones del gobierno.

El presidente del club de ese entonces, Josep Suñol, fue fusilado por soldados falangistas. El número de socios, en tanto, no lograba pasar de los 4.000.

El equipo necesitaba dinero… y de forma urgente. Entonces Don Patricio, junto a un empresario catalán que vivía en México, ideó una forma de recaudar fondos para poder salir a flote: emprender una gira internacional.

Con sus contactos logró organizar varios partidos en México, Cuba y Estados Unidos. El equipo viajó en un tren con las luces apagadas para evitar ser bombardeado por las fuerzas aéreas italianas leales a Franco.

El Barcelona logró llegar a México. El fenómeno de un equipo europeo fue bien recibido, tanto en la capital mexicana como en Nueva York, y el club logró recaudar US$12.900, el dinero suficiente para sortear -de momento- la crisis económica.

Pero O'Connell no fue capaz de repetir la hazaña del Betis con el club catalán, en parte porque muchos de los jugadores pidieron asilo político durante la gira (solo regresaron cuatro).

Y poco después, se marcó de España de regreso a Londres.

Muerte y resurrección

O'Connell terminó sus días en la pobreza en Londres, en 1959. Fue enterrado en una tumba sin identificación en el cementerio de Santa María, en el barrio londinense de Kilburn.

Mientras tanto, el FC Barcelona se convirtió en uno de los grandes clubes de la historia, así como el Manchester United en el que había jugado.

Hace alrededor de una década, Fergus Dowd, fanático del Celtic Belfast, se enteró de boca de su padre de los méritos de Don Patricio e inició una campaña para rescatar del olvido al héroe norirlandés.

"Recuerden esto: sin él, no existiría el Barcelona. No fue Messi, ni Cruyff ni Maradona. Fue O'Connell quien salvó al Barcelona de la extinción", le dijo Dowd a la BBC.

Y en su empeño consiguió el apoyo de los alemanes Franz Beckenbauer y Oliver Khan y el portugués Luis Figo, entre otras estrellas del fútbol internacional que ayudaron a Dowd a darle a O'Connell el reconocimiento que merecía.

Se firmaron camisetas para recaudar fondos para construir un monumento.

El empeño llegó lejos: Dowd no solo consiguió una placa en la calle de Belfast para el fallecido futbolista, sino que el nombre de O'Connell fue inscrito en el Salón de la Fama del FC Barcelona en 2015.

Y el acto se realizó antes de un partido que hubiera sido emblemático para "Don Patricio": el FC Barcelona frente al Real Betis.