Copa América

Mantienen el partido Panamá-Bolivia a pesar de amenaza de tormenta tropical

Las autoridades decidieron mantener en pie el partido de este lunes de la Copa América Centenario entre Panamá y Bolivia en Orlando (EE.UU.) a pesar de la amenaza que supone el paso de la tormenta tropical Colin por el norte del estado de Florida, informaron fuentes oficiales.

Por Orlando/EFE

La selección de Bolivia durante el entrenamiento en el ESPN Wide World of Sports Complex, en Orlando, Florida. (Foto Prensa Libre: EFE)
La selección de Bolivia durante el entrenamiento en el ESPN Wide World of Sports Complex, en Orlando, Florida. (Foto Prensa Libre: EFE)

La portavoz del Ayuntamiento de Orlando, Heather Fagan, explicó a Efe que siguen de cerca las evoluciones de Colin y que responsables de la organización del torneo están en permanente contacto con departamentos de emergencias y de protección civil locales por si en las próximas horas hay que suspenderlo.

Explicó que en las próximas horas evaluarán la situación y que quién tomará la decisión final sobre el partido será un "comité" compuesto por todas las partes implicadas, que están reunidas para analizar los efectos que puede tener Colin en el partido, que arrancaría a las 17 horas.

Por precaución

  • "La decisión del gobernador, Rick Scott, de declarar hoy el estado de emergencia en 34 condados, incluido el de Orange -donde está situado Orlando- no afecta al desarrollo del partido, pues se trata de una medida de "precaución".

Fagan dijo que la decisión del gobernador, Rick Scott, de declarar hoy el estado de emergencia en 34 condados, incluido el de Orange -donde está situado Orlando- no afecta al desarrollo del partido, pues se trata de una medida de "precaución".

Fuentes de la organización dijeron a Efe que cada estadio tiene su protocolo de actuación en este tipo de casos y que hay un equipo que analiza los riesgos de que algún rayo pueda caer en el Camping World Stadium, lo que podría llevar a detener el partido en caso de ser necesario.

Estas mismas fuentes explicaron que una de las opciones que se suelen barajar en Florida en este tipo de casos es retrasar unas horas el partido hasta que las condiciones garanticen la seguridad de las selecciones y espectadores.

Indicaron además que disponen de especialistas para vigilar que el césped del estadio drene el agua de las tormentas que se esperan para esta tarde en el norte y centro de Florida.

En previsión de fuertes lluvias, la organización mandó enviar desde Jacksonville, al norte del estado, unas lonas para cubrir el césped de la instalación, que se terminó de plantar el pasado martes, con el objetivo de mantenerlo en las mejores condiciones posibles.

Colin, que mantiene vientos máximos sostenidos de 85 kilómetros por hora, azota ya con fuertes lluvias y vientos la costa oeste de Florida, donde se espera que toque tierra esta tarde o noche, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.



La selección de fútbol de Panamá entrenó en el campo de la Universidad de Florida Central en Orlando. (Foto Prensa Libre: EFE)
La selección de fútbol de Panamá entrenó en el campo de la Universidad de Florida Central en Orlando. (Foto Prensa Libre: EFE)


En su boletín el CNH indicó que Colin se encontraba a 455 kilómetros al oeste-suroeste de Tampa, en la costa oeste de Florida, y a 360 kilómetros al suroeste de Apalachicola, en el noroeste del estado.

Fuentes de la selección de Panamá indicaron a Efe que había dudas sobre si el partido se podría disputar debido a la tormenta y que estaban a la expectativa.

La amenaza de lluvias ya impidió a los jugadores de las dos selecciones hacer el habitual reconocimiento del terreno de juego, pues la organización prefirió que el césped estuviese en las mejores condiciones para los dos partidos que tiene que acoger, dado que es temporal.

Colin podría dejar acumulaciones de lluvia de 3 a 5 pulgadas (76 a 172 milímetros) con acumulaciones máximas en áreas aisladas de 8 pulgadas (203 milímetros) en el oeste al norte Florida, señaló el CNH.

La tormenta tropical se desplaza rápidamente en dirección nornoreste con una velocidad de traslación de 26 kilómetros por hora.