Deporte Nacional

El último adiós a Vicko Castillo. ¡Hasta siempre!

Este martes le dieron el último adiós a Estefan Vicko Castillo, el piloto guatemalteco de motocrós que falleció el domingo, en la primera fecha del Campeonato Nacional.

Por Carlos Vicente

Fue un momento muy emotivo el que vivieron familiares y amigos de Vicko Castillo. (Fotografías Prensa Libre: Cortesía de Arturo Ochoa)
Fue un momento muy emotivo el que vivieron familiares y amigos de Vicko Castillo. (Fotografías Prensa Libre: Cortesía de Arturo Ochoa)

Su sonrisa y carcajadas cada vez que compartía alguna broma con sus amigos ya no se escucharán, ni el rugir de la Yamaha cuando la encendía.

Todos extrañarán a un ser especial que dejó su huella en el lugar que más amaba, la pista de tierra en la que se despidió de una forma intempestiva, pero feliz, sobre su inseparable compañera, su moto. 

La partida del piloto profesional de motocrós, Estefan Vicko Castillo, a sus 26 años, deja un enorme vacío en ese deporte y el ambiente de una familia que vive al máximo esa disciplina.

Lee también: Vicko Castillo siempre mostró su orgullo por representar a Guatemala

Su muerte, después del fatídico accidente, el domingo recién pasado, en la primera fecha del Campeonato Nacional de Motocrós, en la pista Coliseo Xtreme Park, de unos  mil 700 metros, ha revivido los más nostálgicos recuerdos para sus seres queridos desde que se inició en el deporte en 1995 con apenas 5 años.

“Siempre fue muy activo, tenía mucha energía y nunca decía que no”, recuerda Tomás Pablo Pete Castillo, su hermano mayor y aliado en el deporte.  

Con lágrimas  y  la voz entrecortada, Pete relató que nunca ha olvidado que en el 2001 en una competencia en Chile, Vicko, por travieso, le cayó una pesa en la mano y  le pusieron una goma azul para cerrar la herida.

Lee también: Vicko Castillo deja un vacío en familiares y amigos

“El aún no competía y recuerdo que estaba feliz porque tenía una línea azul en la mano y la movía de una manera peculiar para molestar a las chicas, porque nosotros lo mandábamos con mi  hermano gemelo, Tomás Ángel”, recordó Castillo.

Después de esa anécdota, que generó una pequeña sonrisa, reina un silencio y el semblante del gemelo decae por completo nuevamente.

Sabe que las risas de Vicko ya no estarán más en los pasillos de la casa y que deberán seguir adelante sin el hermano menor, de tres. “Era un gran campeón. Nunca dijo que no a nada”, agregó.

Lee también: Velerista Olímpico Juan Maegli denuncia el robo de su bicicleta 

Talentoso

Con apenas 7 años, Estefan logró su primer reconocimiento después de posicionarse en  el quinto lugar en el Campeonato Nacional en los 50cc.

Lee también: René El Campana de León pelea por un sueño

Dos años más tarde tendría su debut internacional  en el Campeonato Centroamericano Infantil en el que   terminó tercero.

En el 2009 participó en el Mundial Juvenil que se celebró en Nueva Zelanda. En ese evento estuvo dentro de los  mejores  30.

El menor de los Castillo dio de que hablar después de terminar en el  primer lugar en Campeonato Centroamericano en El Salvador, en 55cc,  en el 2000.

Con 13 años terminó segundo  en Campeonato latinoamericano, categoría 65cc.

Lee también: El ciclismo femenino tiene un nuevo equipo profesional

Después de esas presentaciones Vicko subió al podio en unas 23 competiciones más en las que destacan dos primeros lugares en Campeonato Nacional de Motocrós en la modalidad de expertos MX1 A —2007 y 2011—.  

Indicios

Todas las travesuras de Estefan  solo eran destellos de un atrevimiento que más tarde lo pondrían a la par de grandes talentos en el deporte de la velocidad como Klaus Caballeros, en Enduro, Tony Medrano y Hans Muller, en Motocrós.

Lee también: Sergio Tejeda, un guerrero que hará sus rutinas en el cielo

Sereno y manejador de su  ansiedad en la pista, el piloto había vuelto a la acción con otra mentalidad después de una suspensión de dos años por  dopaje.

“Al verlo nuevamente  nos emocionamos mucho y nos llenó de esperanza porque lejos de bajar su nivel lo subió. Vimos en él un gran potencial. Ya estábamos cansados de ver que siempre ganaban los extranjeros”, indicó Klaus Caballeros, uno de los íconos del motociclismo guatemalteco.

Estefan Castillo junto a Juan Martínez  eran las principales figuras de esa especialidad.

La capacidad que mostraban dentro de la pista fue elogiada,  ya que daban un verdadero espectáculo con sus acrobacias, principalmente Vicko, quien también era amante del Free  Style, una categoría del motociclismo que conlleva muchos riesgos, más que el motocrós.

Lee también: Guatemaltecas se consagran en el baloncesto en silla de ruedas en Managua

Otras de sus aficiones era practicar ciclismo de montaña, tenis y surf.

“He sido amigo mucho tiempo de la familia y tuve una bonita amistad con Vicko. Era un muchacho alegre muy dedicado a sus entrenamientos. En la carrera lo vimos un poco ansioso, algo que no es usual en él y le dijimos que le bajara, pero desafortunadamente ocurrió el percance en el que perdió la vida”, lamentó Caballeros.

Hoy volverá a la pista Tinco, la que muchas veces recorrió y disfrutó. Vicko ya no estará más entre esos talentosos únicos que dejan una huella imborrable.

Contenido relacionado:

> Rossi se recupera de sus heridas tras accidente de motocrós

> Vicko Castillo lamenta trágico accidente en Honduras

> Campeones del mundo de freestyle visitan Guatemala