Deporte Nacional

Soberanis y Mollinedo van tras la  gloria en los Juegos de Toronto

Dalia Soberanis no se obsesionó de niña por una muñeca, sino por un  juguete poco convencional —unos patines—, que a partir de los 6 años de edad  le cambiaría por completo la vida.

Por Edwin Fajardo

Con apenas 14 años  participó en sus primeros Juegos Panamericanos —Guadalajara 2011— y ahora, cuatro años después, el destino vuelve a colocarla tras el mismo reto, solo que en un escenario diferente: Toronto, Canadá.

“He madurado bastante en mis pensamientos y ahora tengo más responsabilidad. Sé lo que implica estar en unos Panamericanos, que para nosotros los patinadores son como unos Olímpicos, porque nuestro ciclo termina ahí”, dijo una emocionada Dalia, ganadora de una medalla de bronce en los pasados Juegos Centroamericanos del Caribe, Veracruz 2014.

“En Guadalajara —2011— era muy ingenua. En Toronto trataré de imponerme desde el inicio. Voy a estar  compitiendo en velocidad —500 y 200 metros— y en fondo —10 kilómetros a puntos—”, indicó Soberanis, quien por sus resultados competitivos el Comité Olímpico Guatemalteco (COG) modificó su beca deportiva  de Q2 mil 500 a Q3 mil 400 mensuales.

El ingeniero

Eduardo Mollinedo cursa el sexto semestre de ingeniería industrial en la Usac y después de  13 años de patinar cumplirá un sueño de niño: representar al país en unas justas deportivas importantes.

“Gracias a Dios se cumplió  una meta que tenía desde niño y que  en ocho años se me había vuelto esquiva. Ahora me queda enfocarme y terminar de prepararme para poder regresar con una medalla”, explicó el medallista de bronce en San José 2013.

Después de un agridulce 2014, donde el COG le había quitado su beca por falta de méritos deportivos, misma que ha vuelto a recobrar este año, Mollinedo  no se imagina en otro escenario que no sea el podio de la pista donde competirá en los 200 y 500 metros  contrarreloj y 10 mil metros por puntos.