Deporte Nacional

Un charrúa muy guatemalteco que sueña con Tokio 2020

Tenía seis años cuando montó por primera vez un caballo. La sensación fue indescriptible y la conexión que se creó entre él y   el rumiante  marcó su vida y rumbo en el deporte.

Por Jeniffer Gómez

Rodríguez espera comenzar un nuevo ciclo olímpico. (Foto Prensa Libre: Carlos Vicente)
Rodríguez espera comenzar un nuevo ciclo olímpico. (Foto Prensa Libre: Carlos Vicente)

Después de 39 años de esa experiencia como un pequeño jinete, inspirado por su padre Wylder Rodríguez, el campeón nacional de  salto, Juan Andrés Rodríguez, quien revalidó el título que festejó por primera vez en el 2007, tiene nuevas ilusiones y se traza ambiciosas metas.

“Volver a ganar después de aquel título hace unos años, me hizo sentir muy feliz. Es una gran satisfacción para mí el regresar a lo más alto”, asegura el experimentado jinete, quien en el 2008 representó a Guatemala en los Juegos Olímpicos de Pekín.

Juan Andrés, de padre uruguayo y madre guatemalteca, irradia alegría y disfruta cada etapa de su vida. Su familia es su inspiración y una de sus actividades favoritas a parte de montar, es disfrutar de un “buen asado” en compañía de sus pequeñas hijas gemelas, Ana Sofía y Ana Cristina, su hijo Juan Andrés —15 años—, quien  también se dedicó a la equitación, y su siempre y constante apoyo,  Michelle, su esposa.

  • 2 medallas ha ganado en Juegos CA y del Caribe, en San Salvador 2002.

Aunque en sus primeros años de vida dejó su país para venir a Guatemala, le gusta mantener ciertas tradiciones, como disfrutar de la “tan famosa y rica carne” de Sudamérica, pero el crecer en el país de la Eterna Primavera le ayudó a  llevar con orgullo los colores nacionales, además de haber formado una familia que lo ayuda a vivir de manera plena.

“Mi  familia está bastante involucrada en este deporte. No me puedo quejar porque en cada competencia me apoyan y me echan porras. Es una fórmula muy bonita y ojalá algún día pudiéramos competir con mis hijos y estar en algún equipo juntos. Eso es un sueño”, confiesa el medallista en los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Con décadas de experiencia que lo llevaron a ganar medallas en los Juegos Centroamericano y del Caribe de    San Salvador 2002 y una aparición en Juegos Olímpicos. Rodríguez quiere volver a sentir esa chispa especial de estar en competencia con los mejores del mundo.

Guatemala no tuvo representantes de equitación en Río 2016 y Rodríguez quiere revertir eso en las próximas justas. “En los Juegos Panamericanos de Lima 2019 se van a repartir las plazas para los Olímpicos de Tokio 2020”,  asegura.

En los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2007, Rodríguez vio el resultado a tantos años de esfuerzo y dedicación, pues aunque no subió al podio, consiguió su pase a Pekín, algo que quiere volver a sentir. “Cuando uno ya dio una probadita quiere otra vez. Y me prepararé para ser parte de este nuevo ciclo olímpico, con Tokio 2020 como meta”, confiesa el atleta.