Fútbol Nacional

Cremas buscan escribir una nueva historia

Aquella atrevida idea de lograr el hexacampeonato que surgió segundos después de que levantaran su quinta corona consecutiva ante su acérrimo rival, Municipal, el 20 de diciembre del 2014, ya no parece tan lejana y osada para la maquinaria crema.

Por Edwin Fajardo

Carlos Figueroa celebra su gol durante el juego de anoche ante Antigua GFC. (Foto Prensa Libre: Óscar Felipe)
Carlos Figueroa celebra su gol durante el juego de anoche ante Antigua GFC. (Foto Prensa Libre: Óscar Felipe)

Ayer, en su propio fortín y ante una afición que se notó exigente —silbó en varios momentos del juego— y que parece no estar conectada con la realidad y la historia que podría escribir el actual plantel, la locomotora blanca cumplió con los pronósticos y las apuestas, y pese a empatar 1-1 ante Antigua GFC —global 6-2—, avanzó a su final 23 en la era de los torneos cortos.

Con su segundo objetivo del certamen en el bolsillo —el primero fue cumplido con ganar la fase de clasificación—, el engranaje albo espera el nombre del equipo con el que disputará la gran final del Clausura 2015, que saldrá del juego de hoy entre Municipal y Suchitepéquez (0-0 la ida).

Ímpetu colonial

Como se esperaba, fue el conjunto colonial quien empezó lleno de ímpetu, en búsqueda de la primera anotación del partido.

El argentino Matías Donnet se vistió con el traje de creativo en el conjunto aguacatero y en la primera media hora de juego se mostró muy participativo, pero con el transcurrir de los minutos se apagó.

Comunicaciones supo leer el juego y en los primeros 15 minutos cedió la iniciativa, algo inusual, más sí es en condición de local.

Sin embargo, esa interpretación y lectura de juego les daría frutos rápidamente a los albos, ya que Antigua GFC no soportó el ritmo por el factor físico que comenzó a hacerle mella, lo que ocasionó que Comunicaciones tomara el control del partido.

Aunque el conjunto comandado por Mauricio Tapia saltó al Cementos Progreso con una línea de cuatro defensores, ahora sí con dos laterales naturales —Erwin Morales y Javier Melgar—, todo lo contrario al juego de ida, esa decisión no bastó para tapar las frecuentes salidas de los dos volantes abiertos de los albos, Carlos Figueroa y Carlos Mejía, que se las ingeniaron para llevar peligro a la portería de Víctor “el Lobo” Ayala.

Eje central

José Javier del Águila fue el encargado del equilibrio en el mediocampo albo y de la conexión entre la línea de tres defensores y del nuevo tridente de ataque: José Contreras, Enrique Miranda y Agustín Herrera.

Precisamente el mexicano Herrera sería el primero en probar suerte en la portería colonial; sin embargo, su remate de izquierda al minuto 20 sería devuelto por el travesaño.

Siete minutos después llegaría la primera anotación de los blancos, precedida por una hermosa triangulación entre Contreras, Miranda y Figueroa, encargado este último de hacer el último pase a la red del pórtico “panzaverde”.

Los coloniales asimilaron perfectamente el golpe crema y dos minutos después encontraron la paridad en el partido, por medio de Óscar Isaula.

Para el segundo tiempo los coloniales tuvieron las opciones más apremiantes para romper la igualdad, pero Isaula y Olman Vargas no fueron certeros.

Mientras tanto, Comunicaciones optó por jugar con más calma de la habitual, dosificando sus fuerzas para los juegos finales, situación que no comprendió parte de la afición blanca, que los abucheó y amargó el festejo de pelear por el hexa y la corona 30.