Fútbol Nacional

El coloso de las historias

Espaciosos y acogedores. Con paredes blancas que los hacen luminosos. Cómodos y con mil historias que podrían ser escritas, pero que finalmente se quedan allí después de cada partido. Los camerinos del Doroteo Guamuch Flores son ese espacio de intimidad para Comunicaciones y Municipal, que hoy disputarán el clásico 296.

Por Jeniffer Gómez

El Doroteo Guamuch Flores acogió en el clásico 295 a cinco mil 381 personas. (Foto Prensa Libre: William Santos)
El Doroteo Guamuch Flores acogió en el clásico 295 a cinco mil 381 personas. (Foto Prensa Libre: William Santos)

Trece mil 800 entradas estarán a disposición,  a partir de las 9 horas,  de los aficionados de Comunicaciones para presenciar el duelo.

El vestuario es ese lugar donde los jugadores conversan antes de un juego, en el que al medio tiempo se exponen todas las frustraciones cuando de un mal partido se trata y se va abajo en el marcador, o las satisfacciones de un buen funcionamiento.

Para cada partido que se disputa en el coloso de la zona 5, el equipo local es el encargado de elegir cuál de los cuatro camerinos va a utilizar, en este caso y como en la mayoría de partidos, Comunicaciones eligió el principal, el que tiene dos jacuzzis y una anécdota inolvidable.

“Es el camerino más completo. Tiene dos jacuzzis y 30 espacios para colocar la indumentaria de cada jugador; además es el que utilizó la selección de Argentina cuando vino a Guatemala”, cuenta Carlos López, administrador del estadio.

Este espacio también albergó al equipo de veteranos del Real Madrid, con grandes leyendas como Emilio Butragueño.

Hoy, será el hogar momentáneo de los jugadores cremas, que esperan celebrar frente a su afición para ganar la fase de clasificación.

Del otro lado —derecho—  donde ingresan los futbolistas al campo, está el camerino que utilizará hoy Municipal.

El espacio es quizá más reducido que el principal, pero con las mismas comodidades, aunque sin los jacuzzis, pero bien reza un dicho que “el ambiente lo pone uno” y como es de esperarse, en el cuadro escarlata todo es alegría por el buen momento que atraviesan.



Sublimes y acogedores, con ganas de guardar los mejores momentos, estarán hoy los camerinos del mítico escenario. (Foto Prensa Libre: William Santos)
Sublimes y acogedores, con ganas de guardar los mejores momentos, estarán hoy los camerinos del mítico escenario. (Foto Prensa Libre: William Santos)