Fútbol Nacional

Minor López Campollo está en Guatemala y todavía no define su futuro

El quetzalteco Minor Ignacio López Campollo que militó en el torneo anterior con el Ñublense de Chile, regresó a Guatemala luego de rescindir su contrato con el equipo sudamericano.

Por Milton Meléndez U. / Guatemala

El guatemalteco Minor López Campollo durante un entrenamiento con la Selección Nacional. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El guatemalteco Minor López Campollo durante un entrenamiento con la Selección Nacional. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Casi cuatro años después desde que viajó a buscar una aventura en el futbol extranjero por segunda vez en su carrera, “Nacho” López vuelve al país, y aunque no tiene claro su futuro, aprovecha el tiempo para descansar en su querido Quetzaltenango junto a su familia.

“Llegamos a un acuerdo con el Ñublense para que me pagaran en cuotas lo que me debían. Me pagaron una parte y me dieron mis papeles a cambio de que no los demandara”, expresó López Campollo desde Quetzaltenango.

“A veces es cansado y decepcionante las cosas que nos suceden a los futbolistas. Existen malos dirigentes en todas partes”, agregó el quetzalteco de 30 años.

La situación de López Campollo en Chile fue similar a la que vivió el también nacional Elías Vásquez, quien se quedó sin cobrar durante ocho meses en el Deportivo Anzoátegui de Venezuela.

“Cuando Elías estaba en Venezuela yo hablaba mucho con él porque yo jugaba con el Atlético Venezuela, pero yo tuve la suerte de que a mí no me quedaron mal”, explicó.

El jugador formado en las fuerzas básicas del Xelajú MC y que después pasó a Marquense y Comunicaciones, afirmó que no tiene ninguna oferta de ningún equipo y solo descansa y espera si llega algún ofrecimiento.

“Por el momento solo estoy descansando y trató de compartir todo el tiempo que pueda con mi familia. Es mentira que haya tenido alguna comunicación con alguien de Marquense. No me habló nadie”, aseguró López.

Minor López Campollo comenzó su aventura en el extranjero cuando en 2011 viajó a Chile para formar parte del Naval, equipo del que salió un año después para jugar con La Serena.

En 2013 volvió a Guatemala para jugar en Marquense y después con Comunicaciones.

Al año siguiente retomó su carrera en el extranjero cuando firmó con el Atlético Clube de Portugal, equipo con el que jugó dos años, antes de volver a Sudamérica para jugar en Venezuela y después por último con el Ñublense.