Fútbol Nacional

Rafael Arriaga: "La pelea ya no es solo entre dos clubes"

Aunque el ombligo lo dejó en Cobán, Alta Verapaz, el presidente del recién coronado campeón del futbol nacional, Rafael Arriaga  Martínez, se declara un antigüeño de pura cepa.

Por Edwin Fajardo

Rafael Arriaga, presidente de Antigua GFC, habla de las expectativas del equipo en el 2017. (Foto Prensa Libre: Carlos Vicente).
Rafael Arriaga, presidente de Antigua GFC, habla de las expectativas del equipo en el 2017. (Foto Prensa Libre: Carlos Vicente).

Creció en la casa de sus abuelos maternos, cerca del parque de La Merced, ubicado en la sexta avenida norte de Antigua Guatemala,  en medio de todas las costumbres que hacen única a la ciudad colonial.

Aunque después se trasladó a la capital para culminar sus estudios superiores —es Abogado y Notario, egresado de la Universidad San Carlos de Guatemala—, su amor  por el terruño antigüeño siempre se mantuvo intacto.

Bajo su gestión,  el conjunto panzaverde ha conseguido sus primeras dos estrellas  —Apertura 2015 y 2016—, después de haber permanecido en penumbras, incluso estuvo en la Segunda División, donde comenzó su sueño como directivo de los coloniales.

¿Qué sintió cuándo Hugo Acosta anotó el penalti decisivo en la final de vuelta del Apertura 2016 contra Municipal?

Por primera vez sentía como latía mi corazón. Aunque el penalti errado por Kendel Herrarte me puso triste, el acierto de Acosta, como dice la canción, provocó que tocara el cielo con las manos.

¿Disfrutó más el cetro conseguido contra los rojos que frente a Guastatoya?

Sí, porque fue de visita y en definición de penaltis. Haberle ganado a un equipo grande como Municipal también lo hace más especial.

¿Cuál es su  reto para el 2017?

Seguir potenciando al equipo para que dé pelea en la Liga de Campeones de la Concacaf y tener una mejor representación que la pasada, en la que nos pasó factura la inexperiencia.

"La pelea ya no es solo entre dos. El futbol es de momentos y este es el momento de Antigua".

  • Rafael Arriega
¿Por qué han utilizado el patrón de nacionalizar jugadores para tener éxito?

Queremos ser exitosos en la cúpula dirigencial y para eso hay que tener resultados para generar credibilidad. Hemos  nacionalizado jugadores porque no hay en nuestro medio. Por ejemplo, hay escasez con los laterales. Además los refuerzos tienen la obligación de enseñarle a los que vienen abajo en nuestras categorías menores, porque tienen calidad.

Antigua también ya ganó dos campeonatos en las ligas menores, en la Sub 15 y  Sub 17. Incluso es el primer equipo que tiene una escuela de futbol en Puerto Barrios, Izabal.

¿Cree que su poderío económico esté encareciendo el futbol guatemalteco como lo hizo en su oportunidad el expresidente crema Roberto Arzú?

No lo creo. El presupuesto mensual de Antigua GFC no supera el Q1 millón al mes. Estamos entre la tercera y la cuarta planilla más cara. Municipal y Comunicaciones siguen invirtiendo más que nosotros.

¿Pesó lo económico para que José Manuel Contreras prefiriera estar con ustedes?

Cuando él estuvo en Comunicaciones talvez fue el jugador mejor pagado del futbol nacional. Con nosotros, llega por convicción, debido a que nuestra oferta fue más baja que la de su anterior club.

¿Antigua GFC está para darle pelea a rojos y cremas?

Voy a robarle una frase al entrenador argentino Diego Simeone, del Atlético de Madrid, quien refirió que en España se había acabado el mito de que la liga era de dos,  debido a que su equipo había roto esa hegemonía. La pelea ya no es solo entre dos. El futbol es de momentos y este es el momento de Antigua.

¿Cómo se sobrepuso  al escándalo masivo de dopaje?

Nos llenó de incredulidad ese tema. Sigo creyendo que hubo algo externo para afectarnos. No entiendo como nuestra columna vertebral pudo arrojar positivo a una sustancia que no favorece a los futbolistas, sino a los físicoculturistas —Sarm S-22—. Aún así nos hemos repuesto y le seguimos pagando a los cuatro jugadores afectados, aunque no es nuestra obligación.

¿Cree que el Tribunal de Arbitraje del Deportivo (TAS, en inglés) podría fallar a su favor?

Ya le dieron trámite a nuestro caso y ese es un indicativo satisfactorio. Estamos pendientes de la audiencia. Probablemente puedan librar a los jugadores, según algunos expertos que hemos consultado. Ya hay un caso en Guatemala, en golf, como antecedente.

¿Hubo negligencia en el caso de sus jugadores dopados?

Por supuesto que sí. Nunca fueron escuchados los futbolistas. El Comité de Regularización debió haber resuelto el caso, pero como la cosa estaba turbia decidió nombrar a una Comisión de Expertos.

¿Es por eso que en la Asamblea del Futbol, del 25 de octubre, votó en contra del Comité de Regularización?

No, para nada. Simplemente no avalé su gestión porque en un año que han estado en la Federación no han hecho nada. Como asambleísta tenía mi derecho de no avalar su mandato. No me gusta ser un invitado de piedra.

¿Qué es lo  más difícil dentro de su etapa exitosa al mando de los coloniales?

Cuando llegamos a ocupar el último lugar en el Apertura 2014 bajo el mando del técnico Mauricio Tapia —en ese torneo le compraron la ficha deportiva a Heredia—. Sin embargo, eso nos sirvió para fortalecer el proyecto, del que siempre hemos estado seguros.

Hay varios jugadores que han pasado por sus filas que alegan que no les han cancelado sus honorarios, al igual que la Asociación de Futbolistas Guatemaltecos (AFG). ¿Cómo se puede entender eso?

Con estos futbolistas hubo malos entendidos. Ya se les canceló lo pendiente, que no eran honorarios sino su liquidación. Con la AFG estamos agradecidos porque atendieron a nuestro jugador Hessler Archila. En su momento solo se aportó un monto porque tenemos un seguro en la Liga.