Deporte Nacional

Marcos Reichert celebra sus 21 títulos en la motovelocidad

La pasión por la velocidad ha convertido a Marcos Reichert en uno de los pilotos más ganadores de la historia del motociclismo en Guatemala. A sus 29 años y con 13 de carrera sigue con la misma sed de triunfo.

Por JORGE OVALLE

<p>El piloto Marcos Reichert festejó su título 21 en la motovelocidad. (Foto Prensa Libre: Jorge Ovalle)<br></p>
El piloto Marcos Reichert festejó su título 21 en la motovelocidad. (Foto Prensa Libre: Jorge Ovalle)

El fin de semana pasado añadió dos campeonatos más a su vitrina personal: el título nacional en Superbike y el de Supersport.

Dos campeonatos que ganó con paso arrollador al terminar primero en 20 de las 24 carreras de la competencia. Reichert suma 21 títulos nacionales de motociclismo —entre motocrós, supermoto y motovelocidad—.

Su carrera la inició a los 16 años en el motocrós; cuatro años después optó por la motovelocidad, en la que ha conquistado 12 veces el título, 11 de ellos en la categoría expertos —seis de la Superbike y cinco de Supersport—.

“Estoy contento, satisfecho y tranquilo con la participación de este año, sobre todo porque tuve rivales muy fuertes. Jeffrey Echeverría fue complicado en la categoría 600, desafortunadamente tuvo un accidente bastante fuerte dos fechas antes del final; en la 1,000 el rival más complicado fue Javier Beltranena.

Un dominio sólido de Marcos, quien es respaldado por su equipo, el Marcos Reichert Racing Team. “Ellos son un gran soporte, en especial los mecánicos que mantienen en óptimas condiciones mis motocicletas, con un buen seteo”, resalta Marcos.

Clave del éxito

La preparación física y los buenos hábitos de alimentación son dos factores que destaca el piloto nacional. “La constancia es algo importante para ser campeón, mantengo un buen ritmo de trabajo físico lo que me ayuda a soportar las pruebas en la pista”, explica.

Además, Marcos comenta que para ser un ganador es necesario tener una preparación mental y psicológica para soportar la presión de un fuerte calendario de competencia.

No existen los límites

“No hay límite. Se puede llegar hasta donde uno quiera soñar. Todo está en creer en uno mismo, luchar en cada entrenamiento para dar lo mejor”, añade Reichert, quien sonríe al recordar todos sus triunfos.

El motorista guatemalteco resalta entre sus logros el campeonato Latinoamericano de Superbike conseguido en 2009. “Representar a Guatemala en el extranjero es una sensación bastante bonita, que nunca se me va a olvidar y la tengo muy presente en mi corazón”, recuerda emocionado.

El campeón nacional cierra el 2014 en la motovelocidad con este doble éxito, luego de un gran esfuerzo que lo llevó a cosechar el título 21 en su carrera deportiva y con la esperanza de volver internacionalmente.