Economía

Cerveza artesanal gana terreno en Estados Unidos

El éxito de la cerveza artesanal en Estados Unidos ha empujado en los últimos meses a los gigantes del sector a invertir importantes cantidades para hacerse con pequeños productores que no dejan de ganar mercado.

Por New York / EFE

La cerveza un mercado pujante en EE.UU.
La cerveza un mercado pujante en EE.UU.

"Si no puedes con tu enemigo, únete a él". El dicho, aplicado al mercado, suele convertirse en algo así como "si tienes mucho más dinero, cómpralo", y eso es precisamente lo que están haciendo las grandes compañías.

El ejemplo más reciente se vio esta misma semana, cuando Constellation Brands -uno de los mayores productores de bebidas alcohólicas del mundo y propietario de marcas como Corona- anunció que pagará US$1 mil millones por la californiana Ballast Point.

La operación es la mayor que ha vivido nunca el sector de la cerveza artesanal y confirma una clara estrategia por parte de los grandes fabricantes.

En septiembre, Heineken se hizo con el 50% de la propiedad de Lagunitas, otra popular marca de California y una de las mayores cerveceras dentro del universo de las pequeñas firmas independientes gracias a su distribución en todo Estados Unidos.

Hace un año, la española Mahou San Miguel adquirió un 30% de otro de los pioneros de este mundo, Founders.

Anheuser-Busch InBev, mientras tanto, ha comprado ya varios fabricantes en distintas regiones del país, como Goose Island Brewery, de Chicago; Blue Point Brewing, en Nueva York; y Elysian Brewing, de Seattle.

Muchas de estas compañías surgieron, paradójicamente, como respuesta a todo lo que representaban cervezas como la estrella del catálogo de Anheuser-Busch: Budweiser.

Poco a poco, lo que nació como un negocio local y a pequeña escala, ha ido ganando terreno gracias a un público dispuesto a pagar algo más por cervezas con más cuerpo y sabor.

Según los últimos datos, la industria artesana tiene un 10% del mercado en Estados Unidos, que genera en conjunto unos US$100 mil millones al año, y en 2014 registró un crecimiento del 18% con respecto al año anterior.

Esa fuerza contrasta con el estancamiento del resto del sector cervecero y la tendencia parece aún lejos de frenarse. Según la Brewers Association, que representa a miles de pequeñas





Mercado Pujante

Para el 2,020 las cerveceras artesanas podrían tener el 20% del mercado. Aunque no hay una definición clara sobre qué constituye una empresa artesana, esta asociación tiene en cuenta a aquellas que producen menos de 6 millones de barriles, que utilizan principalmente ingredientes tradicionales y que tengan menos de un 25% de su propiedad en manos de un gran fabricante. Frente a la proliferación de pequeñas empresas, los grandes del sector han seguido en los últimos años reduciendo su número a través de multimillonarias fusiones.

Este año, AB InBev -la mayor cervecera del mundo fruto ya de la combinación de varios gigantes- dio un paso más con la compra de su rival británica SABMiller por más de US$100 mil millones. La firma resultante de la combinación de los dos negocios, que se conocerá como Newco, producirá un 30% de la cerveza que se consume en todo el mundo, con presencia en más de ochenta países y una fuerza laboral conjunta de unas 225 mil personas.

Frente a ese poderío, ¿podrán seguir creciendo las cerveceras independientes? ¿O terminarán muchas de ellas precisamente absorbidas por el modelo contra el que se rebelaron?