Economía

Guatemala en el ojo de calificadoras de riesgo

Los impactos generados por la desarticulación de una red de defraudación aduanera que operaba en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) sigue generando golpes al país, esta vez desde las auditorías externas que realizan firmas de riesgo y que podrían poner en duda no solo la calificación de país, sino también el clima de negocios.

Por Urías Gamarro

La cicig y el Ministerio Público desarticularon la semana pasada una red de defraudación aduanera que operaba a lo interno y externo de SAT; esto impactaría en las evaluaciones al país.
La cicig y el Ministerio Público desarticularon la semana pasada una red de defraudación aduanera que operaba a lo interno y externo de SAT; esto impactaría en las evaluaciones al país.

Dorval Carías, ministro de Finanzas, reconoció ayer que el caso de corrupción en la entidad recaudadora de impuestos que descubrió la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) la semana pasada, podría generar un ambiente negativo en los agentes financieros del extranjero.

“La baja recaudación fiscal es uno de los temas que siempre las calificadoras ponen en la mesa y este tema —de corrupción— podría tener más repercusiones”, aseguró el ministro luego de asistir ayer al Palacio Nacional de la Cultura donde el presidente Otto Pérez Molina amplió el mandato de la Cicig por dos años más.

El ministro, enfatizó que el riesgo para el país es una posible reducción del punteo, el cual las tres principales calificadoras mantienen en el ranquin como estable.

En marzo del 2014 la firma Fitch Ratings redujo la nota de riesgo país de Guatemala de BB+ con perspectiva negativa a BB estable.

La agencia en esa ocasión criticó las bajas tasas de crecimiento económico, el bajo nivel de ingresos tributarios y la incapacidad de atender demandas sociales.

Las calificadoras Moody´s mantiene una calificación de Ba1 (estable) y Standard & Poor´s en BB (estable).

Además, la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), en la revisión del capítulo cuarto, resaltó en las recomendaciones que se debe mejorar desde el punto de vista administrativo y estructural el nivel de recaudación porque no se podrán atender las demandas sociales.

La misión del referido organismo internacional, indicó que durante el 2014 y el 2015 no existe un impulso fiscal y recomendó mejorarlo, considerando la etapa pre electoral.

En los tres años del administración del presidente Pérez Molina, la SAT no ha alcanzado las metas previstas de recaudación y mantuvo un agujero por Q2 mil 461 millones en el ejercicio anterior.

Para la próxima semana, se activarán las reuniones de mesa de riesgo país, para estudiar las estrategias a desarrollar y superar la crisis en el aparato recaudador con las agencias.

Consecuencias

El ministro explicó que una rebaja en la calificación de riesgo país, se traduce en que la tasa de interés en la cual Guatemala puede colocar deuda por medio de bonos en los mercados internacionales tanto pública como privada será a un costo mayor.

Eso se traduce en que los inversiones perciben un mayor nivel de riesgo.

Otro impacto, explicó sería en el clima de inversión extranjera, sobre todo en la atracción de capitales frescos.

Carías, subrayó que el tema de las calificaciones es abordado como Estado y la próxima evaluación de las agencias esta prevista para 2016, y la idea dijo, es mantener el ranquin o mejorarlo.

“Queremos ordenar la casa —SAT— y luego realizaremos un trabajo de lobby en el exterior con las calificadoras”, subrayó.

El ministro confirmó que para junio próximo una misión del FMI vendrá para la revisión del capítulo cuarto que consiste en la evaluación fiscal, el desempeño de la política macroeconómica y sistema financiero.

Al 31 de marzo último la deuda externa del país era de Q56 mil 436.6 millones que incluyen préstamos y colocación de bonos en el exterior, mientras que la deuda interna era de Q62 mil 522.4 millones que suman un deuda total por Q118 mil 959 millones.

En la formulación del proyecto del presupuesto para el 2016, Finanzas contempla la emisión de un cupo en el mercado extranjero que deberá de aprobar el Congreso.