Economía

Estados Unidos y Cuba abrirán embajadas en cada país

Estados Unidos y Cuba formalizarán el lunes el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas, con la reapertura de embajadas en Washington y La Habana, un paso definitivo que deja atrás más de medio siglo de ruptura y desconfianza.

Por AFP

Archivado en:

Cuba EEUU
El presidente cubano, Raúl Castro y el estadounidense Barack Obama, acordaron mejorar las relaciones. (Foto Prensa Libre: AFP).
El presidente cubano, Raúl Castro y el estadounidense Barack Obama, acordaron mejorar las relaciones. (Foto Prensa Libre: AFP).

El 20 de julio Cuba y Estados Unidos inaugurarán un nuevo tipo de relación en su historia compartida de cerca de 120 años, sin la subordinación que caracterizó al período 1898-1959 ni el enfrentamiento del último medio siglo.

Este hecho hace necesario repasar momentos históricos importantes entre ambas naciones.

"Se trata de fundar un nuevo tipo de lazos entre ambos Estados, distintos a los de toda nuestra historia común", dijo el presidente Raúl Castro esta semana.



El presidente cubano, Raúl Castro. (Foto Prensa Libre: EFE).
El presidente cubano, Raúl Castro. (Foto Prensa Libre: EFE).


Esa historia común comenzó en 1898, cuando Estados Unidos intervino en la guerra de independencia de Cuba contra la corona española, por petición de los independentistas cubanos.

Tras la derrota de España, se suscribe el Tratado de París, por el cual Madrid reconoce la independencia de Cuba y cede a Washington Filipinas, Guam y Puerto Rico.

Un gobierno militar norteamericano se establece en Cuba entre 1898 y 1902, año en que nace la república, pero antes de retirarse impone un apéndice a la Constitución cubana (La Enmienda Platt) que le otorga el derecho a intervenir militarmente, lo que haría nuevamente en 1906, 1909 y 1913.

También le garantiza la cesión a perpetuidad de terrenos para bases navales y carboneras, en virtud del cual se establece la base naval de Guantánamo, en 1903.

En la década de 1920, las empresas norteamericanas se instalan en los principales sectores de la economía cubana, situación que se mantiene hasta 1959 cuando, con la llegada de Fidel Castro al poder, comienzan las primeras desavenencias.

Castro visita Estados Unidos en abril de 1959 por invitación de la Asociación de Editores de Periódicos y se entrevista con el vicepresidente Richard Nixon.

Comienza un conflicto de escalada vertiginosa. Washington aprueba acciones encubiertas contra Cuba y Castro nacionaliza las empresas norteamericanas en la isla.

Estados Unidos rompe relaciones con Cuba el 3 de enero de 1961, cuando ya patrocinaba y entrenaba una invasión de anticastristas que llegaría a Bahía de Cochinos el 17 de abril de ese año y sería derrotada en tres días.

En 1962 Washington pone en vigor el embargo contra Cuba, continúa fomentando acciones encubiertas y logra la expulsión de Cuba de la OEA.

En contrapartida, Castro apoya guerrillas y movimientos de izquierda en América Latina.

Ese mismo año, en octubre, se produce la crisis de los misiles soviéticos en la isla, que pone al mundo al borde del holocausto nuclear.

Washington aprueba en 1966 la ley de Ajuste Cubano, que privilegia la emigración de la isla y posteriormente las Torricelli (1993) y Helms-Burton (1996), para endurecer el embargo.

La Habana exige una indemnización de 121.000 millones de dólares por daños del embargo y acciones encubiertas.

Además de ser el "enemigo" durante más de medio siglo, Estados Unidos es el principal receptor de emigrados cubanos, con una comunidad de cerca de 2 millones de personas.