Economía

Netflix busca capital en la lucha por el trono del streaming

Netflix apuesta por los contenidos propios, pero para ello necesita una gran cantidad de capital. Para conseguirlo, el servicio de video online emitirá títulos de deuda con los que espera conseguir US$1 mil 600 millones, según anunció el gigante del streaming en la noche del lunes. 

Por Agencia DPA / EE. UU.

Netflix presentó unas cifras trimestrales impresionantes con un aumento de 5.3 millones en el número de clientes y un total de US$3 mil millones. (Foto Prensa Libre: www.xataka.com)
Netflix presentó unas cifras trimestrales impresionantes con un aumento de 5.3 millones en el número de clientes y un total de US$3 mil millones. (Foto Prensa Libre: www.xataka.com)

La compañía negociará detalles como el plazo de pago y los intereses con los primeros inversores. En los últimos años, Netflix gastó cerca de US$6 mil millones al año en el desarrollo de contenidos originales -desde series como "Narcos" a películas como la recién estrenada "Fe de etarras"- y en 2018 prevé invertir entre siete y ocho millones.

Hace apenas cinco años que Netflix alcanzó su primer gran éxito con la serie de intrigas políticas "House of Cards", protagonizada por Kevin Spacey y Robin Wright. Desde entonces, el mercado de la televisión ha cambiado a una velocidad vertiginosa y la empresa estadounidense no ha dejado de crecer.

Hace unos días presentó unas cifras trimestrales impresionantes con un aumento de 5.3 millones en el número de clientes y un total de US$3 mil millones (2 mil 500 millones de euros) de ingresos.

Los servicios de pago que ofrecen películas y series online aún no han sustituido a la televisión tradicional, pero cada vez adquieren más importancia y Netflix tiene mucho que ver en esa tendencia, pues es la empresa que asentó este modelo de negocio.

La firma, fundada en 1997 en Los Gatos, California, comenzó como un servicio de préstamo de DVD y Blue-ray online. En los años siguientes su éxito fue aumentando hasta que en 2003 salió a bolsa y desde entonces su valor ha subido de 300 millones a más de U$87 mil millones.

El vertiginoso aumento de su valor se debe a que el número de clientes creció desde 2011 de unos 23 a 109 millones.

Además, ahora Netflix está disponible en más de 190 países.

Esto atrae a la competencia. Mientras que el gigante estadounidense Disney anunció recientemente su propio servicio online para 2019, el popular canal de pago HBO, de Time Warner, ya está disponible en Internet desde 2015, con series tan exitosas como "Juego de Tronos". Asimismo, Hulu, también pionera del mercado, cuenta con producciones de gigantes del sector como NBC Universal, Fox y Disney.

Sin embargo, el mayor rival de Netflix hasta ahora es Amazon. Aunque es conocido por su enorme expansión en el negocio de la venta online, compite desde hace tiempo con la plataforma de streaming mediante su servicio Prime Video.

Google, por su parte, está ampliando su negocio en YouTube con cuentas de pago y contenidos exclusivos para profesionales. Y Facebook y Apple también planean inversiones de miles de millones de dólares en contenidos de video exclusivos, según los medios estadounidenses.

En la lucha por el trono del sector, las producciones propias, denominadas "originals", son la clave del éxito. HBO ya se hizo un nombre con clásicos como "Los Soprano" o "The Wire" y hoy en día sigue siendo sinónimo de calidad. Amazon, por su parte, aún no ha alcanzado un gran éxito internacional con sus series, mientras que Netflix brilla recientemente con "Narcos", pero está teniendo problemas para continuar "House of Cards" o "Orange Is the New Black".

Para competir por el siguiente "hit", los principales servicios prevén grandes inversiones. Netflix destinará a contenidos exclusivos US$6 mil millones de dólares este año; Amazon, US$4 mil 500 millones y YouTube también subirá la apuesta. Disney, mientras tanto, comenzará con la inversión en su canal de deportes ESPN, que será inaugurado en 2018 como servicio en "streaming".

Aunque las producciones propias pueden acabar siendo caros fracasos, lo cierto es que en caso de éxito no sólo actúan como un imán para los clientes. Además, las producciones compradas pueden salir también caras y la adquisición de los derechos es a menudo complicada.

Asimismo, los acuerdos de licencia suelen estar limitados y cuando dos socios se convierten en rivales, se pueden perder valiosos contenidos.

Netflix siente que está bien preparada, pero es consciente de la amplia competencia. Por eso se esfuerza por mejorar su servicio "tan rápido como sea posible", sobre todo a través de más inversión en la programación, según explicó el director ejecutivo, Reed Hastings.

Al menos en Wall Street hay una gran confianza depositada en la empresa y las cifras trimestrales fueron bien recibidas. Goldman Sachs y JPMorgan Chase recomendaron ya la semana pasada comprar las acciones después de que Netflix subiera los precios del abono mensual. Desde entonces, su cotización ha marcado un récord tras otro.