Economía

Organismo colombiano crea biofertilizante para soja que enriquece el suelo

Un organismo estatal colombiano desarrolló un biofertilizante para el cultivo de soja que utiliza bacterias para fijar el nitrógeno atmosférico y así aumentar la producción, reducir el impacto en el medioambiente y enriquecer los suelos.

Por Bogotá / EFE

Archivado en:

Biofertilizante Colombia Soja
Investigadores colombianos desarrollaron un biofertilizante para soja.
Investigadores colombianos desarrollaron un biofertilizante para soja.

Fruto de una investigación de diez años, el Rhizobiol, un producto líquido desarrollado por la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica) , adscrita al Ministerio de Agricultura, ayuda a producir “hasta media tonelada más de soja” por hectárea, según sus creadores.

Además, permite reducir hasta en un 80 % el uso de fertilizantes nitrogenados de síntesis química, como la urea, y, de paso, disminuir el consumo del petróleo que se usa para su procesamiento.

El Rhizobiol utiliza las bacterias “bradyrhizobium japonicum” , que establecen simbiosis con la planta de soja y tienen la capacidad de dejar al nitrógeno disponible para que éstas lo puedan utilizar en su crecimiento y desarrollo normal, indicó a Efe el investigador Mauricio Camelo.

“Al formar la simbiosis se forman unos nódulos en las raíces y ahí fijan el nitrógeno en la raíz de las plantas” .

“Al formar la simbiosis se forman unos nódulos en las raíces y ahí fijan el nitrógeno en la raíz de las plantas” , explicó por su parte, Héctor Arévalo, ingeniero agrónomo de Corpoica.

Arévalo sostuvo que las bacterias empiezan a enriquecer los suelos pobres, es decir aquellos con ausencia de microorganismos o con poca materia orgánica.

“Después del sembrado de soja que utilize Rhizobiol se puede sembrar, por ejemplo, maíz y va a haber mayor productividad. Se está buscando enriquecer el suelo y establecer estas bacterias en los sitios donde no están” , acotó.

El Rhizobiol, precisó Arévalo, tiene un uso “muy sencillo” y requiere de menores esfuerzos que los fertilizantes tradicionales, ya que consiste en impregnar la semilla de la soja en el momento de la siembra.

Tan pronto germina la semilla, explicó, el embrión sale, se encuentra con las bacterias, las radículas las capturan y éstas se establecen.

“Por 80 kilos de semilla que se utilizan para sembrar una hectárea de soja se utiliza un litro del producto, que cuesta 22,000 pesos (unos 8 dólares)” , detalló.

Colombia tiene cerca de 40,000 hectáreas sembradas de soja, que producen un promedio anual de 90,000 toneladas, e importa 363,501 toneladas del producto.

El Ministerio de Agricultura se ha planteado la meta de alcanzar el millón de hectáreas para 2020.

Corpoica ha identificado una oportunidad de negocio para el Rhizobiol en Bolivia, porque dicho país tiene cerca de un millón de hectáreas sembradas y es una de las naciones a las que Colombia más le compra el cereal.

En el país la soja se utiliza, mayoritariamente, en la industria de alimentos y en concentrados para cerdo, ganado y pollo.