Voz Comercial

Nina Grimaldi, 21 años, estudiante de medicina. 

Tuve la fortuna de detectarme a tiempo la anormalidad en mi seno, aunque fue chocante decidir si aprobar  una cirugía radical (mastectomía, extirpación completa del seno) o una  conservadora (cuadrantectomía, extirpación de una sola porción del seno).  Mi ginecóloga me ayudó mucho y tomé una decisión de la que me siento satisfecha.  

Por Edición: Margarita Pacay, redactora contenidos comerciales

Archivado en:

Cáncer de mama

Doné una buena parte de mi cabello y quedarme calva no fue tan impactante como verme con libras demás, al grado de  que el 90 por ciento de mis pantalones ya no me cerraran, efecto de la quimioterapia, sedentarismo  posterior a la operación, cansancio y diversas razones, sé que esto será temporal.

Conocí otra parte de mi misma que creo aún sigo conociendo.   Todas somos más fuertes de lo que pensamos, solo necesitamos tener más fe en nosotras mismas. La fuerza se obtiene internamente, así que no hay que dejarse vencer.





El autoexamen es muy importante, y si se detectan algo distinto, por mínimo que sea se debe consultar de inmediato.  Es mejor que el especialista diga que fue una falsa alarma a dejar que el tiempo pase y el problema avance al punto de ser fatal.