Economía

Estudio piloto sobre la élite empresarial

“En la toma de conciencia está la primera posibilidad de cambio”, así se titula el estudio piloto que realizó la Fundación Gedeón, con la antropóloga Alejandra Colom, sobre las perspectivas de la élite empresarial en relación con el desarrollo de Guatemala.

Por Karen Wantland

Archivado en:

Opinión

El documento tiene un enfoque cualitativo, que condensa las interpretaciones personales de 11 allegados o que forman parte de la élite empresarial, entre ellos tres indígenas, los cuales fueron seleccionados dentro de un grupo que la Fundación Gedeón cataloga como con cierto nivel de “despertar” porque participan en espacios políticos o empresariales donde se discute el desarrollo de Guatemala.

Las preguntas generadoras del estudio fueron: ¿qué provoca el “despertar” de las personas respecto del desarrollo de Guatemala? y ¿qué las hace comprometerse con este, más allá de tratar de garantizar que sus intereses individuales, familiares y empresariales se mantengan a salvo?

Lo más interesante de este estudio es que el miedo prevalece como un determinante en las posturas, acciones y actitudes de la élite empresarial no indígena, mientras que los indígenas identifican otras motivaciones como haber vivido en la pobreza.

Si bien es cierto, el documento es una investigación piloto, el hecho de que identifique al miedo como la principal motivación de la élite empresarial para promover cambios es una razón más para seguir apostando por la sostenibilidad corporativa.

El antídoto del miedo es la paz y las empresas que reducen al máximo sus impactos negativos tienen menos posibilidades de tener conflictos internos y externos.

Una compañía que es consciente del valor que puede generar identifica oportunidades de negocio, a la vez que mejora las condiciones ambientales y sociales.

Como dice el título del estudio, la toma de consciencia es la primera posibilidad del cambio y los empresarios deben mirar hacia adentro para identificar aquellos puntos de encuentro que tienen con sus grupos de interés para promover el desarrollo sostenible.

En la ecuación de la sostenibilidad, el sector privado juega un papel fundamental; sin la generación de ingresos económicos no puede existir desarrollo sostenible y en palabras de Lise Kingo, directora de Pacto Global, el 80% del alcance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible depende del sector privado.

El miedo paraliza y Guatemala necesita avanzar, pero esto solo lo lograremos con empresarios “despiertos” que le apuesten a la sostenibilidad y que vean las ventajas competitivas que prevalecen cuando se expone el bien que se hace.