Economía

Los problemas como oportunidades

El liderazgo interpersonal de los accionistas es fundamental para el éxito. Los accionistas responsables tienen gran coraje personal.

Por Carlos Luna Rivara

Dentro de las diferencias de perspectiva entre familiares -accionistas o no-, todo problema puede significar una oportunidad para fortalecer la relación con el otro.

Esta mentalidad puede influir significativamente en el bienestar individual y la armonía familiar.

Cuando los miembros de una familia empresaria consideran los desacuerdos entre familiares como oportunidades para construir la relación, y no como una causa de irritación negativa y molesta, esta aproximación puede cambiar de manera radical la interacción entre todos ellos.

Por ejemplo, cuando un hermano se acerca a otro hermano con un problema, si en lugar de pensar: “¡oh no! ¡Viene otra vez con lo mismo!, su predisposición para escucharle se basara en: “aquí tengo una gran oportunidad para ayudar realmente a mi hermano y para fortalecer nuestra relación”, el enfoque de la situación cambiaría completamente.

Lucía Ceja de IESE Business School dice que desde esta mentalidad de oportunidad, muchas interacciones dejan de ser solamente transacciones para ser fuente de transformación. Cuando en la familia empresaria todos sus miembros sienten el valor que se asigna a sus dificultades y a ellos mismos como personas, se pueden crear lazos fuertes de amor y de confianza.

Para desarrollar el hábito de la mentalidad de oportunidad, te invito a que identifiques alguna dificultad que tengas actualmente con un miembro de tu familia y reflexiona sobre cómo puedes explorar las oportunidades que te aporta esa dificultad, cómo te puede servir para construir nuevos lazos de confianza y construir una relación más profunda y significativa.

En definitiva, todos los familiares pero en especial los accionistas responsables y felices, capaces de conducir la empresa familiar de manera armoniosa y efectiva, se esfuerzan y tienen un gran coraje personal.

Saben que ayudando a los demás miembros de la familia a sentirse seguros, a salvo, orgullosos, respaldados y reafirmados en su identidad, logran un objetivo superior que se convierte en ventaja competitiva: construir estabilidad empresarial y armonía familiar.

¿Listo para tener una mentalidad positiva en las diferencias con tus familiares?