Economía

Nuevo Ministro de Economía

Encontrándome en la Conferencia Mundial de Zonas Francas en Cartagena, recibimos la noticia del cambio de Ministro de Economía y, hasta el momento de escribir este artículo, también del Viceministro encargado del comercio.

Por Fanny D. Estrada

Archivado en:

Fanny D. Estrada

Rubén Morales fue el Ministro número 66 desempeñándose en el cargo durante un año y 4 meses. Se sabe que en los últimos 50 años el período de permanencia en el puesto del Ministro de Economía es de un año, con excepciones como el Ministro De La Torre que hizo casi los 4. Cada Ministro deja su huella, en el caso del ministro Morales sin duda deja la política económica incluyente como él la denominó, la cual interrelacionó una multiplicidad de elementos que interactúan para lograr prosperidad, fortaleciendo la visión de poner atención a la dinamización de las economías locales. El Viceministro Lacs deja avances importantes en materia de la tan esperada Unión Aduanera centroamericana, la cual ha dado señales de caminar, por los progresos de la unión entre Honduras y Guatemala. Los motivos de sus cambios aún no se conocen muy bien pero como lo han expresado, los cargos públicos están siempre a la disposición del Presidente.

La tarea para el nuevo Ministro no es nada fácil. Cuando un gerente exitoso y con experiencia, que proviene del sector empresarial llega al sector público, el primer choque que recibe es la forma de ejecutar. Acostumbrarse a la exposición, a la crítica pública hasta por el más mínimo movimiento, y quizás la tarea menos valorada y comprendida de un Ministro de Economía es la de ser mediador de la apertura económica que el país escogió hace varios años para insertarse en la economía global.

Para quien no se ha sentado en esa silla, es fácil decir que un Ministro esta de un lado o del otro, que favorece a un sector o a otro, sin tener la menor idea que al ser un país pequeño donde su mercado local no le alcanza para sacar adelante a 17 millones de habitantes, no le queda otro camino que insertarse en el mundo para crear mercado adicional y amplio, para que la producción tenga espacio de crecer y con ello generar los empleos que la población necesita para salir de la pobreza. Eso obliga a un ministro a empujar la competitividad y productividad del país, teniendo la tarea nada sencilla de interactuar con todos los sectores.

Dentro de todo lo anterior proteger al consumidor, impulsar la competencia, llevar eficientemente los registros de los bienes inmuebles con la seguridad que ello requiere.

Ministro, que la fuerza lo acompañe, los guatemaltecos somos luchadores, el país se construye ladrillo a ladrillo y con poner algunos la misión estará cumplida.