Fútbol Nacional

Expertos del futbol sugieren soluciones para la Bicolor

La reciente participación de la Bicolor en la Copa Oro —último lugar— y  en la tercera fase clasificatoria de la Concacaf rumbo al Mundial de Rusia 2018 contra Antigua y Barbuda, donde los seleccionados lograron imponerse con un global de 2-1, incrementó en la opinión pública deportiva el debate del por qué las selecciones del Caribe lograron elevar su rendimiento y Guatemala no.

Por Edwin Fajardo

El combinado Azul y Blanco tiene una prueba de fuego en la fase de grupos de la Concacaf, Camino a Rusia 2018. (Foto Prensa Libre: Eduardo González)
El combinado Azul y Blanco tiene una prueba de fuego en la fase de grupos de la Concacaf, Camino a Rusia 2018. (Foto Prensa Libre: Eduardo González)

Jamaica —52 del ranquin Fifa—, subcampeona en la Copa Oro 2015; Trinidad y Tobago —54— y Haití —87—, sobresalientes también en ese  torneo regional, siendo las tres del Caribe, se ganaron por su rendimiento  el respeto  de la Concacaf.  Además, las tres  serán parte de la cuarta fase premundialista.

Por debajo de ellas se encuentra la Bicolor —98 del mundo—, a la que  los resultados deportivos no le han acompañado  en el  2015. En 12 juegos ha logrado triunfar en dos ocasiones —1-0 ante Bermudas y 2-0 frente a Antigua y Barbuda—, ha perdido siete veces —dos contra selecciones del Caribe: Trinidad y Tobago y Cuba— y acumula tres empates —uno frente a Bermudas—.

El escenario de entusiasmo, pasión y  frenesí de los aficionados por los juegos de la Selección Nacional  ha comenzado a ser menos inusual, aunque en la victoria del último martes (2-0) ante Antigua y Barbuda, el estadio Mateo Flores palpitó un resurgir.

La discusión  del por qué el Caribe creció sigue profesándose. Hoy, siete expertos del futbol nacional analizan el problema y dictan soluciones para equiparar la evolución.

Determinar un modelo de juego

Óscar Enrique Sánchez, exfigura de Comunicaciones en las décadas de los setenta y ochenta, señala que el sufrimiento en los partidos clasificatorios al Mundial de Rusia 2018 —contra Bermudas y Antigua y Barbuda— se debe a que se ha modificado el modelo de juego del futbolista guatemalteco.

“Ahora queremos ser más rápidos que el balón, y eso es totalmente imposible. Guatemala se ha caracterizado por poseer jugadores técnicos, situación que tomaban en cuenta los seleccionadores para formular su modelo de juego”, explica el famoso Conejo.

“Los seleccionados quieren jugar a cien por hora y están basando su juego en el aspecto físico y no en el técnico. Hemos descuidado ese factor fundamental del futbol”, adhiere el también entrenador.

Sánchez, cuatro veces campeón goleador de la liga guatemalteca, añade que la Bicolor es perjudicada porque los equipos hacen un mal trabajo en los cimientos.

“Los clubes siguen trabajando mal desde abajo. Deben reflexionar”, aseguró.

Inversión en ligas menores

Raúl Cancinos, exentrenador guatemalteco de la Liga Nacional y actual director del Departamento de Capacitación de la Fedefutbol, afirma que la Sele podría exponer mejor rendimiento si los clubes invirtieran en sus fuerzas básicas desde el futbol base hasta la categoría especial.

“Los clubes lastimosamente no trabajan en toda su magnitud sus categorías inferiores. Son pocos los que se atreven a hacerlo. Esa labor la ven como un gasto económico y no como una inversión”, lamenta Cancinos.

El descuido del aspecto técnico en los programas de formación y la falta de confianza de los directivos hacia el técnico nacional son otros  de los puntos que señala el profesional de la docencia que repercuten  en la Selección.

“Se ha descuidado mucho la técnica por la necesidad de desarrollar a atletas. El futbol ahora es un todo, ya no se trabaja mucho en la especificidad. Nuestros técnicos deben tener mejor oportunidad porque ellos conocen la idiosincrasia del guatemalteco”, enfatiza.

Exportación de futbolistas

El exseleccionado nacional David Stokes, autor del gol histórico ante Checoslovaquia en los Juegos Olímpicos de México 1968, admite que la falta de exportación de jugadores a ligas competitivas es factor importante por el cual a Guatemala le ha costado derrotar en el 2015 a los países caribeños.

“Los futbolistas caribeños han incrementado su nivel porque están jugando en ligas competitivas. Su roce es muy distinto al de nuestros muchachos”, sentencia el exjugador del Oro de Jalisco Guadalajara, México, y del Adler, de El Salvador.

“Necesitamos que nuestros futbolistas se fogueen en otras latitudes para que aumenten su rendimiento. Marco Pappa ha demostrado una mejoría en sus condiciones por estar en el Sounders Seattle, de la MLS”, agrega.

Para el nacido en el sector bananero de Morales, Izabal, el futbol de Guatemala luce estancado, derivado a que siguen faltando los procesos de formación y porque las nuevas generaciones no vienen tan entusiasmadas como las de antes.

Programas con políticas de estado

Rolando Pineda Lam, expresidente de la Fedefutbol y de Deportivo Marquense, indica que el problema que experimentó la Selección ante los países caribeños es un fenómeno complejo y de doble vía, que puede ser solucionado con un programa nacional de desarrollo de política de Estado.

“Estamos en un círculo vicioso donde los directivos piensan en campeonatos y  resultados cortoplacistas, y no en situaciones de largo plazo. Se escudan, a veces con justa razón, en que no tienen dinero”, admite el empresario.

“Si bien es cierto que la Fedefutbol no es la encargada de formar a  los futbolistas, ellos pueden incitar para que otras entidades del deporte creen programas de iniciación y desarrollo. El Consejo Nacional del Deporte (Conader)  y la Dirección General de Educación Física (Digef)  son algunas que se pueden sumar. Un ejemplo es Achik”, asegura.

El exdirigente enfatiza en que la inversión económica en el futbol debe ser pública, por lo que representa ese deporte en el país y porque cuesta encontrar fuentes de financiamiento para lograr grandes objetivos.

Amplitud del universo deportivo

Byron Sagastume, licenciado en Ciencias del Deporte, piensa que uno de los primeros problemas a los que debe hacerle frente la Bicolor, es el estrecho universo deportivo con el que cuenta el seleccionador para la escogencia de sus jugadores.

“Una de las grandes dificultades del futbol nacional es el reducido universo con el que cuenta. En Liga Nacional son 12 equipos, y cada uno como mínimo tiene 20 jugadores. Es decir que el entrenador puede escoger los mejores de una población de 240 futbolistas; es algo muy pequeño”, explica el exgerente deportivo de Comunicaciones.

Sagastume considera  que no deben aumentarse la cantidad de equipos para ampliar el universo, sino hay otras alternativas como la creación de más  ligas y la salida de futbolistas a otras competencias.

Agrega que un punto clave para que la selección mejore es que de una vez pueda darse la profesionalización en el balompié. “Muchos piensan que nuestro futbol es profesional, situación que no es así. Hay muchas deficiencias”, admite.

Formar futbolistas con liderazgo

El defensor de Deportivo Marquense y exseleccionado nacional, Luis Ricardo Rodríguez, expresa que las series que disputó Guatemala contra Bermudas, principalmente, y ante Antigua y Barbuda, se complicaron por la ausencia de líderes en el conjunto que dirige el argentino Iván Franco Sopegno.

“Los jóvenes deben  ir de la mano de jugadores de experiencia y líderes. Ellos necesitan quién los guíe y aconseje. La inclusión de Fredy Thompson, por ejemplo, en la serie última le dio mayor fortaleza a la Selección Nacional”, menciona el recio zaguero.

Rodríguez es de la opinión también de que el nivel técnico-táctico del futbol de Guatemala ha decaído. “Nos hemos estancado en el tema de la técnica y de la táctica. Los caribeños, todo lo contrario, han mejorado esas capacidades, además de su ya acostumbrada potencia física”, refiere.

Rodríguez es positivo y piensa que aunque  a los seleccionados les costó tomar la idea de juego del técnico argentino, aún hay tiempo para afinar más detalles.

Mejorar el ritmo de la Liga Nacional

Uno de los asistentes técnicos de la Azul y Blanco, el exdelantero mítico del Municipal de 1974, Emilio Mitrovich, apunta que uno de los factores que le ayudaría a la Sele para incrementar su potencial sería mejorar el ritmo con el que se juega en la Liga Nacional.

“Tenemos buenas sensaciones de los últimos dos partidos contra Antigua y Barbuda. Dimos un paso importante. Si hablamos de las situaciones  que nos serviría para aumentar las capacidades de los chicos, sin duda una de ellas sería mejorar el ritmo de la Liga Nacional, no el nivel”, aduce el Nazareno, quien afirma que por eso hay jugadores que sobresalen en la Liga y con la Bicolor no.

Mitro agrega que las selecciones del Caribe han dado pasos históricos y que Guatemala les ha jugado bien. “Los hemos dominado. No han sido abrumadores cuando los hemos enfrentado”, relata.

El exjugador dice ser muy respetuoso de las opiniones que genera la Bicolor, porque “es el equipo de todos”. “Soy muy respetuoso de las opiniones que se generan. La Sele es el equipo de todos”, afirma.